Procesos judiciales contra el embajador Armando Benedetti pasan a la Fiscalía

El hoy embajador de Colombia en Venezuela, Armando Benedetti es investigado por el presunto gran enriquecimiento ilícito, tráfico de influencias, violación de comunicaciones e injuria y calumnia.

Cuatro procesos judiciales en contra del embajador de Colombia en Venezuela, Armando Benedetti, pasaron a manos de la Fiscalía General de la Nación después de que la Corte Suprema de Justicia perdiera su competencia en dichos casos.

El alto tribunal había vinculado a Benedetti el pasado mes de julio en el proceso de contratos para viviendas de interés social del Fondo Financiero de Proyectos de Desarrollo (Fonade), que tuvieron lugar durante el gobierno del expresidente Juan Manuel Santos.

Al parecer, la entidad le había entregado ese acuerdo al partido de la U, colectividad en la que militaba Benedetti en ese entonces como senador. El excongresista fue mencionado en uno de los contratos que investiga la Fiscalía como parte del entramado de corrupción.

Por tal razón, Benedetti fue denunciado por el abogado Jaime Lombana y se inició la investigación en su contra. Sin embargo, pese a los procesos en contra del exsenador, el pasado 29 de agosto fue posesionado como embajador en Venezuela.

Según el artículo 235 de la Constitución, los diplomáticos no son juzgados por la Corte Suprema sin una acusación previa de la Fiscalía General de la Nación. Entonces, si bien puede juzgarlo, no puede adelantar indagaciones contra Armando Benedetti.

Caso Fonade
Uno de los procesos por los que se investiga a Benedetti se remite a Jorge Iván Henao Ordóñez, quien fue gerente de la Unidad de Desarrollo Territorial de Fonade entre 2016 y 2017. Se entregó a las autoridades en agosto de 2018 y ha brindado información sobre el caso.

Gracias a sus aportes, los exsenadores Musa Besaile y Bernardo ‘Ñoño’ Elías fueron encontrados culpables y posteriormente condenados. El diario El Espectador indicó que Henao ha sido quien mencionó a Benedetti en el caso.

En su relato, Henao señaló que lo conoció en 2016 en el Congreso, a través del exsenador Elías. Sostuvieron una corta reunión en la que dijo que tenía una empresa “buena” y le pidió que buscara cómo “se le puede ayudar” desde Fonade.

Se trataba de Certicámaras, dirigida entonces por Juan Carlos Santofimio, quien logró conseguir con Henao un contrato entre $500 y $1.000 millones para dicha compañía para desarrollar labores de archivo.

Otros procesos
Benedetti también es investigado por presunto enriquecimiento ilícito, debido a que los reportes de ingresos del exsenador no concuerdan y no estarían justificados. Benedetti asegura que no existen pruebas y están buscando cómo inculparlo.

Además, aparentemente información de la DIAN permitió establecer que el congresista presentaría patrimonios por justificar correspondiente a 2009, 2014, 2016 y 2017.

Compartelo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *