Histórico, Nace primera Veeduría Cultural de Risaralda

Jairo Franco / Presidente – Veeduría

En respuesta al clamor artístico del Departamento, atendiendo la solicitud de avezados gestores y activistas con la mayor experticia de la región, se dio tránsito y vida legal a la Veeduría Ciudadana, pionera en el eje Cafetero, para asuntos culturales: la Veeduría Cultural de Risaralda.

Reconocida mediante Resolución N°085 de la Personería Municipal, integrada por 5 veedores independientes, elegidos por representantes de diversas ESAL culturales y grupos artísticos, presidida por el gestor cultural y productor artístico Jairo Franco, rodeado de un equipo de profesionales, se presenta esta organización amparada por los artículos 2, 23, 70, 103 y 270, de la Constitución Política Colombiana, como uno más de los mecanismos de participación ciudadana, cuyas funciones se reglamentan a través de la Ley 850 del 2003, acompañada de la Ley Estatutaria (1757 de 2015), Ley de Transparencia (1712 de 2014), El Código de Procedimiento Administrativo y de lo Contencioso Administrativo (Ley 1437 de 2011), en consonancia con la Ley de Patrimonio Cultural (1185 de 2008) y la Ley de Cultura (397 de 1997), entre otras.

“Queremos ser antídoto contra la pandémica corrupción, la desangrante inmoralidad administrativa, aquella que campea orondamente, movilizando recursos a su libre albedrío, la misma que socava la confiabilidad y credibilidad ciudadana desequilibrando la estabilidad institucionalidad y comprometiendo hasta la propia legitimidad institucional, en menoscabo no solo del desarrollo, sino de quienes, en el contexto cultural, lo hacen posible creando y sembrando memoria día a día, de quienes cultivan expresiones y manifestaciones artístico-culturales como su legado para la posteridad a través de la danza, la música, la artesanía, la gastronomía, el teatro y las artes literarias, entre otras,  aquella herencia que luego se llamara Patrimonio Cultural Inmaterial, hoy patrimonio vivo y vilipendiado. Manifestó Jairo Franco, integrante del grupo de fundadores de la Veeduría Cultural de Risaralda. 

Así mismo, se dio a conocer que la Veeduría Cultural de Risaralda, en cumplimiento de sus funciones, practicará la vigilancia de la gestión pública administrativa, con sujeción al servicio, conjugando los intereses generales enmarcados en los principios de igualdad, moralidad, eficacia, economía, celeridad, imparcialidad y publicidad, en la contratación, la inversión, la destinación y uso de los recursos públicos asignados a la cultura en Pereira y Risaralda. 

De otro lado, Diego León Giraldo Gómez, Coordinador de la VCR, resaltó  que de especial importancia en la vigilancia será la correcta aplicación de los recursos públicos, la forma como estos se asignen, conforme a las disposiciones legales y a los planes, programas y proyectos debida e institucionalmente aprobados; seremos veedores del cumplimiento del cometido, los fines preceptuados con acatamiento a la cobertura geográfica real y efectiva, sobre beneficiarios existentes, no imaginarios,  registro de evidencias en corresponsabilidad a los hechos y cuantificados al tenor del objeto y los alcances o metas, personas atendidas o  intervenidas de conformidad con los principios antes mencionados.  La Veeduría Cultural de Risaralda será el liencillo traslúcido y reflectivo que ejercerá vigilancia preventiva, durante y posterior a la gestión institucional para la cultura.

De manera sostenida se hará seguimiento minucioso a los recursos destinados para el desarrollo, la promoción, la difusión, el fomento cultural, la preservación y salvaguarda del Patrimonio Cultural, el Turismo Cultural y el Paisaje Cultural Cafetero; y en consecuencia, a la sana y cabal distribución e inversión de los Recursos Propios, del Sistema General de Participaciones, de las Regalías de la Nación, la Estampilla Procultura, la transparencia en la asignación y administración de los BEPS y Ley de Espectáculos Públicos. Insumos cuya compilación nos permitirán la presentación pública de informes correspondientes a nuestras consultas sobre los recursos asignados y ejecutados en el beneficio común ciudadano.

Propugnaremos por realizar una correcta veeduría verificando la transparencia y eficiencia en las convocatorias y la contratación pública, al tenor del artículo 1495 del Código Civil, en consonancia con la Ley 80 de 1993, ceñidos a los principios del debido proceso, la igualdad, la imparcialidad, la buena fe, la moralidad, la participación, responsabilidad, la transparencia, la eficacia y la celeridad, entre otras normas; aplicando un estricto protocolo de supervisión y control desde la etapa previa a la contratación, en observancia a la modalidad de selección, los estudios y planes que dieron origen a contrato –

determinado, su diseño, factibilidad, elaboración de pliegos y finalmente su ejecución y evaluación. En cada proceso existe la posibilidad de que este sea desviado o manipulado; estaremos atentos impidiéndolo, para que de este modo se realice una labor limpia, pulcra y transparente, sin visos de corrupción. Basados en estos preceptos seremos juiciosos, comprometidos y actuaremos en corresponsabilidad al interés ciudadano y, en particular, focalizados en la comunidad cultural, para de esta manera cultivar en la ciudadanía un gran sentido de ética y compromiso frente al el gasto público.

Sustentación de Información Pertinente

Una Veeduría Ciudadana es un mecanismo democrático civil avalado para ejercer vigilancia sobre la gestión pública, respecto a las autoridades, administrativas, políticas, judiciales, electorales, legislativas y órganos de control, así como de las entidades públicas o privadas, organizaciones no gubernamentales de carácter nacional o internacional que operen en el país, encargadas de la ejecución de un programa, proyecto, contrato con recursos del estado o de la prestación de un servicio público .

Funciones de una Veeduría Ciudadana son Vigilar los procesos de planeación, la asignación de los presupuestos, los procesos de contratación. Fiscalizar la ejecución y calidad de las acciones en la contratación y indaga para verificar el cumplimiento de estas y recibe informes, observaciones y sugerencias pertinentes. Tiene el deber de comunicar a la ciudadanía los avances de los procesos de control o vigilancia que se estén desarrollando y remitir a las autoridades correspondientes los informes que se desprendan del control y vigilancia. Si fuere necesario, denunciar ante las autoridades competentes los hechos o actuaciones irregulares de los funcionarios públicos.

El objetivo de las Veedurías Ciudadanas es el ejercer vigilancia sobre la correcta aplicación de los recursos públicos, la calidad, oportunidad y efectividad de las intervenciones públicas, la contratación pública y la prontitud de las diversas autoridades en garantizar los objetivos del Estado en las distintas áreas de gestión que se les ha encomendado.

 Quienes pueden formar parte de la Veeduría

 Los ciudadanos en general, actores sociales independientes y beneficiarios culturales cuyo interés y propósito sea el de promover prácticas veedoras culturales y conductas ajustadas a la ética y la moral en la convivencia Sociedad – Estado, para dinamizar y organizar acciones contra la corrupción y la impunidad y que cumplen las siguientes condiciones: 

No estar incurso en los impedimentos e inhabilidades de Ley para ejercer como veedor ciudadano, a saber:

  1. a) No ser contratista, interventor, proveedor o trabajador adscrito a la obra, contrato o programa objeto de veeduría o tenga algún interés de contratación próxima.

Tampoco podrán ser veedores quienes hayan laborado dentro del año anterior en la obra, contrato o programa objeto de veeduría;

  1. b) No tener vinculo por matrimonio, unión permanente o parentesco dentro del cuarto grado de consanguinidad, segundo de afinidad o único civil con el contratista, interventor, proveedor o trabajadores adscritos a la obra, contrato o programa.
  2. c) No ser trabajador o funcionario público, municipal, departamental o nacional, cuyas funciones estén relacionadas con la obra, contrato o programa sobre el cual se ejercen veeduría.

En ningún caso podrán ser veedores los ediles, concejales, diputados o congresistas;

  1. d) No tener vínculo contractual o extracontractual o participar en organismos de gestión de la ONG, gremio o asociación comprometidas en el proceso objeto de la veeduría;
  2. e) En el caso de organizaciones, haber sido cancelada o suspendida su inscripción en el registro público, NO haber sido condenado penal o disciplinariamente, salvo por los delitos políticos o culposos o sancionado con destitución, en el caso de los servidores públicos

 Grupo de Veedores Culturales de Risaralda

 Diego León Giraldo Gómez          Coordinador                         319 6504898

Jairo Antonio Franco Herrera      Presidente                            314 6195215

Angie Daniela Valencia Correa     Secretaria

Luis Felipe Franco Bedoya           Delegado a la Red Nacional Veedurías

Compartelo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *