• En audiencia pública en Santuario la comunidad habló sobre salud mental y vías

    Más de 90 asistentes a la plenaria, 9 participantes de la ciudadanía, intervención de autoridades locales y departamentales, así como la ausencia 8 concejales de Santuario fueron aspectos relevantes del encuentro.

    Se destacó en la jornada la participación del alcalde de Santuario, el presidente del concejo y un concejal.

    Santuario. Se cumplió en el municipio de Santuario la última audiencia pública del año realizada por la Asamblea Departamental, en este espacio de participación ciudadana se abordaron temas que la comunidad catalogó como los más problemáticos en el territorio: salud mental, en especial para la población infantil y juvenil, al igual que las vías terciarias del municipio. En la plenaria las autoridades locales y departamentales responsables de las temáticas tratadas, dieron respuestas a la comunidad.

    Para dar inicio a la jornada llevada a cabo en la escuela Sagrados Corazones de la cabecera municipal, los santuareños escucharon a la secretaría de Infraestructura de Risaralda, sobre los avances y las obras pendientes en el territorio, allí 6 personas de la comunidad intervinieron con solicitudes de celeridad en los procesos, al igual la atención a otras zonas que no han sido intervenidas y lo requieren con urgencia, pues hasta la vida de los habitantes del sector sea puesto en peligro por las condiciones viales.

    “Las vías dificultan todo para nosotros, de verdad tenemos sectores en los de transitar se ha convertido un riesgo para la vida o una tarea imposible, tenemos lugares en los que solo pasan motos y eso porque los conductores se pueden bajar y llevarlas arrastradas con las manos, entonces para la gente venir al pueblo a una cita médica, a una reunión o a comprar mercado, la dificultad es enorme, necesitamos calles dignas para todos”, dijo Olga Lucía Ruíz, santuareña.

    Por su parte el alcalde de Santuario, Adrián Bedoya, mencionó que en general casi todo el municipio requiere atención pero algunas de las zonas más preocupantes son “Los Mangos, El Tambo y El Encanto, esta última nos comunica con Apía, es muy necesaria porque muchas personas trabajan o viven allá; también tenemos una gran preocupación en la vía de Oro Fino, por esta se comunican más de 20 veredas y por allí se mueve gran parte de nuestra producción rural, ya ha tenido intervenciones pero nos preocupa ahora una pérdida de bancada”.

    Dentro de los compromisos que asumió el despacho de Infraestructura con la comunidad en la audiencia, algunos quedaron con promesa de solución pronta, así lo contó la mujer campesina, Lidia de Jesús Grisales, “estoy muy contenta porque en mi vereda El Rosal, necesitamos ponerle barandas a un puente que se había convertido en un riesgo para nuestros niños y niñas que juegan o pasan por allí, la secretaria Mónica Saldarriaga me prometió que con el taller de soldadura nos van a poner esas barandas, muchas gracias por estos espacios, sabemos que son muchas las necesidades y que se deben ir atendiendo de a poco”.

    En cuanto a salud mental, la comunidad y las autoridades municipales, fueron insistentes en la preocupación frente, asegurando que en Santuario, los trastornos, la depresión, tendencias suicidas y drogadicción son crecientes, especialmente entre los niños y jóvenes, “estamos conscientes que debemos articularnos entre el departamento, el municipio y la ciudadanía para ejecutar acciones atiendan este problema, desconocemos muchos programas que se pueden aplicar, pero hoy se nos abre el panorama”, dijo el alcalde, Adrián Bedoya.

    En un análisis epidemiológico realizado por una participante en la audiencia, estudiante de doctorado en salud, la psicóloga Lucy Nieto, contó que “estudié el comportamiento del suicidio en Caldas, Quindío y Risaralda, encontrando que Santuario es uno de los municipios con mayor índice, presentando además un riesgo relativo más alto para mujeres que para hombres, esto principalmente en zonas rurales campesinas, en donde la violencia de tipo psicológico es mayor”.

    Basada en lo anterior la psicóloga Nieto, pidió a las autoridades en salud atención prioritaria en servicios de salud mental, con talento humano que tenga preparación en multiculturalidad para favorecer los procesos a partir del entendimiento de las costumbres y patrones que han permanecido en las zonas campesinas.

    Para las respuestas a las necesidades de salud mental, desde la gobernación de Risaralda participó la profesional de la Secretaría de Salud, María Alcira Robayo, quien destacó los programas que están atendiendo esta problemática, al igual que contó los detalles más importantes que se están incluyendo en la formulación de la política pública de salud mental, en donde se incluye todo un componente que tendrá acción especial en las escuelas y colegios del departamento.

    La diputada Paola Nieto, presidenta de la Asamblea de Risaralda, resaltó la importancia del espacio vivido, “es fundamental que en estas audiencias contemos con la comunidad y todo lo que tienen para contarnos, es así cómo podemos atender las problemáticas reales que se tienen, la conectividad vial es muy importante, pero haber hablado de la salud mental fue vital, necesitamos ante cualquier cosa, tener una sociedad sana desde su ser”.

    En la audiencia pública y conjunta, lamentablemente, brilló la ausencia de 10 concejales de Santuario, contando únicamente con la participación del presidente de la corporación, el concejal Nelson Ariel Ochoa y el concejal Diego Mena. 


    Fuente / Boletín de Prensa.

    Compartelo

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *