• «Basta de violencia, herir a una mujer es ultrajar a Dios»: Papa Francisco

    El papa Francisco inauguró el nuevo año con una condena a la violencia contra las mujeres y afirmó que hacerles daños es lo mismo que ultrajar a Dios.


    «Cuánta violencia hay contra las mujeres. Basta. Herir a una mujer es ultrajar a Dios, que tomó la humanidad de una mujer», afirmó el Pontífice durante la primera misa de 2022 celebrada en la Basílica de San Pedro del Vaticano.

    «El nuevo año comienza en el signo de la Madre. La mirada materna es el camino para renacer y crecer. Madres, mujeres miran el mundo no para explotarlo, sino para tener vida: mirando con el corazón, logran mantener sueños juntos y concreción», añadió el Papa en esta jornada en la que se celebra la solemnidad de santa María, madre de Dios y en la que también se ha establecido, desde hace 55 años, la Jornada Mundial de la Paz.

    Las madres, prosiguió, «saben mantener unidos los hilos de la vida» y por eso son esenciales en el mundo actual, porque son «capaces de tejer hilos de comunión, que contrarresten los alambres espinados de las divisiones, que son demasiados».

    «Las madres, las mujeres, no miran el mundo para explotarlo, sino para que tenga vida. Mirando con el corazón, logran mantener unidos los sueños y lo concreto, evitando las desviaciones del pragmatismo aséptico y de la abstracción. Y mientras las madres dan la vida y las mujeres conservan el mundo, trabajemos todos para promover a las madres y proteger a las mujeres», afirmó.

    Francisco además, envió un mensaje a la Iglesia católica: «La Iglesia es madre, es mujer, por eso no se puede encontrar un puesto a la mujer en la Iglesia sin reflejarla en este corazón de madre. Este es el gran lugar de la mujer en la Iglesia, del que derivan otros secundarios».

    «María -repitió el Papa en la homilía- compara diferentes experiencias, encontrando los hilos ocultos que las unen. En su corazón, en su oración, realiza esta operación extraordinaria: une las cosas bellas y aquellas feas, no las mantiene separadas, sino que las une».

    Por esto «María es la madre de la catolicidad, podemos decir» que «para esto María es ‘católica’, porque une, no separa», concluyó el Pontífice.

    Fuente / ANSA

    Compartelo

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.