Xi declara inaugurados XXIV Juegos Olímpicos de Invierno de Beijing

El presidente chino, Xi Jinping, declaró en la noche del viernes la apertura de los XXIV Juegos Olímpicos de Invierno en el Estadio Nacional de Beijing, según anunció la agencia de noticias Xinhua.

Foto / Agencia Xinhua.

Por otro lado la agencia Ansa Latina despachó al mundo el siguiente texto:

«Denle una oportunidad a la paz», pidió a los líderes mundiales el presidente del Comité Olímpico Internacional, Thomas Bach, al quedar formalmente inaugurados hoy los Juegos Olímpicos de Invierno de Pekín 2022.

Parafraseando a John Lennon y al son de su recordado tema «Imagine», el dirigente alemán hizo un llamado por la paz en el mundo, que vive situaciones de altísima tensión por estos días en algunas regiones del planeta.

Bach recordó que aún en tiempos signados por la incertidumbre que genera la pandemia de Covid-19, «se puede vivir en paz» y destacó que con los Juegos de de Pekín 2022 «se inicia una nueva era para los deportes invernales».

Previamente, el presidente chino, Xi Jinping, declaró formalmente inaugurada esta segunda edición de los Juegos Olímpicos que alberga Pekín en el mismo escenario central de aquella de Verano que organizó en 2008: el estadio «Nido de Pájaros».

«En las próximas semanas, competirán por el premio mayor», destacó Bach al dirigirse a los atletas durante una colorida y más acotada ceremonia que se desarrolló con una temperatura de 10 grados centígrados bajo cero.

El frío no logró quitarle brillo a la fiesta en la que Bach recibió un cerrado y cálido aplauso cuando saludó a los más de 300 millones de ciudadanos que practican deportes de invierno en este país y expresó sus buenos augurios al celebrarse en China el Año del Tigre.

Foto / Agencia Xinhua.

Todo bajo la atenta mirada de Xi Jinping, quien compartió el palco de honor con la primera dama, Peng Liyuan, y con el propio Bach y presenció el encendido del pebetero olímpico.

Como en cada edición de los Juegos, el último estafeta de la antorcha se mantuvo en reserva y esta vez el honor recayó en dos atletas, uno de los cuales la fondista Diniger Ylamaijang, de 21 años y de origen uigur, etnia que habita en las regiones del nordeste de China.

Una detalle para nada menor pues las denuncias contra el gobierno chino por las violaciones a los derechos humanos de las minorías musulmanas fue el argumento esgrimido por varias naciones para impulsar el boicot diplomático a estos Juegos.

Boicot encabezado por Estados Unidos al que se sumaron Gran Bretaña, Canadá, Dinamarca, Bélgica, Estonia, Lituania, Australia y Nueva Zelanda, que decidieron no enviar funcionarios a la ceremonia inaugural a modo de represalia.

Medida que no incluyó a los atletas de esos países, situación que Bach aplaudió en la víspera al recordar que los Juegos deben mantenerse ajenos a «cualquier disputa política».

«Gracias amigos de China», dijo el dirigente alemán al hablarle en el idioma de este país a los voluntarios y a todos aquellos que colaboraron y colaboran en la organización de la cita olímpica en plena pandemia.

La ceremonia se inició con un espectáculo concebido y dirigido por el director Zhang Yimou (el mismo que tuvo a cargo la apertura de Pekín 2008, aunque está resultó bastante más breve que aquella) y animado por más de tres mil personas, en su mayoría jóvenes, previo al desfile de las 91 delegaciones en un estadio colmado en un 60 por ciento de su capacidad.

La de Grecia, cuna de la primera edición de los Juegos, desfiló en primer lugar como es costumbre, mientras de fondo podía verse un mensaje de «bienvenida» en todos los idiomas.

China, que cerró el desfile, fue obviamente la delegación más aclamada por el público, que también ovacionó a los atletas rusos, quienes no pudieron hacerlo bajo la bandera de su nación debido a la sanción que le aplicaron a fines de 2015 a su federación por el denominado «Doping de Estado».

Similar recepción para la delegación de Taiwán, que desfiló bajo el nombre de «China Taipéi» que suele utilizar la isla en las competencias internacionales.

Fría, no sólo por el clima, fue la que recibió a la delegación de Estados Unidos, la más numerosa, en virtud del boicot diplomático que impulsó su presidente, Joe Biden, y de las tensiones entre las principales potencias del planeta.

Disputa que quedó plasmada durante la reunión que sostuvieron más temprano Xi Jinping y su colega ruso, Vladimir Putin, tras la cual firmaron una declaración conjunta reclamando que Occidente «abandone los enfoques ideologizados de la Guerra Fría».

Foto / Agencia Xinhua.

La crisis en Ucrania estuvo presente en la ceremonia inaugural no sólo en el discurso de Bach (que aplaudió de pie a la delegación alemana, una de las más numerosas), sino también en el mensaje enviado por el secretario general de la ONU, Antonio Guterres.

«Que el espíritu olímpico vaya más allá de estos Juegos para recordarle a todos, participantes y espectadores, que pertenecemos a la misma familia humana», afirmó.

«No hay límite para lo que podemos lograr si trabajamos juntos por la paz, por los derechos humanos, por la salud y el bienestar de todos en el mundo», agregó Guterres, quien permanecerá en China hasta el domingo y se reunirá con las autoridades de Pekín.

«En un mundo donde observamos tantas expresiones de racismo y xenofobia, de anti-semitismo y de odio contra los musulmanes, los Juegos representan un mensaje de tolerancia y respeto y demuestran que es posible competir y al mismo tiempo confraternizar», completó.

«Un rival no debe ser considerado necesariamente como un enemigo. La competencia debe servir para unirnos frente a los enormes desafíos del presente: Covid, clima, desigualdad, cuestiones todas que demandan de una mayor solidaridad global», completó Guterres.

«Me siento extremadamente emocionada, conmovida. Es una explosión de sensaciones y una experiencia única», destacó Michelle Moili, abanderada de la delegación italiana «honrada» de representar a su país en el desfile inaugural.

Desfile en el que Pita Nikolas Taufatofua, el taekowindista (también esquiador de fondo) tongano nacido en Australia que suele hacerlo con su torso desnudo, encontró hoy un émulo en Nathan Crumpton, único representante de Samoa americana en estos Juegos que compite en la disciplina skeleton.

También concurrieron con un sólo atleta las delegaciones de India y Tahití, en tanto que San Marino lo hizo con dos esquiadores, la contracara de Estados Unidos y Canadá, que son las más numerosas.

El color lo aportaron los deportistas de Timor Oriental, que desfilaron con sus típicas vestimentas étnicas, y el único representante de Nigeria, un esquiador que lo hizo enfundado en una chaqueta blanca con un sobrero verde imitando los colores de su bandera.

Todas las fotos / Agencia Xinhua.

Compartelo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

404 Not Found

404 Not Found


nginx