• Somero análisis de los resultados electorales locales / (Segunda Parte)

    Las Asambleas Departamentales y los Concejos Municipales son órganos colegiados con funciones político-administrativas, cuyos integrantes son elegidos por voto popular para periodos de cuatro años. Deben cumplir con las funciones señaladas en los artículos 300 y 313 de la Constitución colombiana, respectivamente.

    Pero una cosa es lo que se dice y otra es lo que se hace. A mi juicio los Concejos tienen tres funciones fundamentales: 1) Ejercer el control político de la Administración Municipal; 2) Reglamentar el uso del suelo a través del Plan de Ordenamiento Territorial -POT- ; y 3) Aprobar el Plan de Desarrollo Municipal lo cual implica el presupuesto (tributos y gastos) para su ejecución.

    Lamentablemente, al menos en este Municipio, nuestra Corporación no ha cumplido a cabalidad con tales funciones. Los concejales no se han preocupado sino por sus propios intereses. Llevamos más de 17 años sin un nuevo Plan de Ordenamiento Territorial por lo que  la ciudad ha crecido al garete, sin planificación, y con grave afectación para la reducida zona rural. Se han preocupado más por prebendas burocráticas -canonjías- y asignación de contratos para sus protegidos que por el bien común. Igual sucede con la Asamblea Departamental. Mi esperanza, que seguramente es la de la mayoría de los que votamos por estas instancias corporativas, es la de que quienes resultaron elegidos para el periodo 2020 – 2023, pongan todo su empeño, con sindéresis, en mejorar las condiciones de los ciudadanos de Risaralda y Dosquebradas.

    Pero, bueno, lo que me propongo en este artículo es hacer un somero análisis de los resultados electorales, especialmente de nuestro Concejo. (Cuando escribo concejo, con C, me siento impreciso al agregar el término municipal)

    En las justas electorales para nuestro Concejo participaron 12 partidos y movimientos políticos que inscribieron 160 candidatos que, en conjunto obtuvieron 69.780 votos, lo que determinó la conformación de nuestra Corporación municipal, así:

    Como se observa, estrenamos Concejal en cabeza de quien obtuvo la segunda mayor votación en la elección de Alcalde y, en teoría, asumirá la bancada de oposición. Y claro que el doctor Toro Valencia tienen una vocería respaldada por sus casi 25.000 votos obtenidos. Aquello de “oposición” es muy incierto, pero amanecerá y veremos; lo que sí me parece es que ejercerá muy bien sus funciones, al menos por año y medio, puesto que es posible (como su movimiento Dosquebradas sí es posible) que salga a aspirar a la Cámara de Representantes, como lo hizo el electo Alcalde

    Se dio, por fin, un gran relevo de concejales: doce nuevos (70,6 %); incluyo en estos a Tatiana López Saldarriaga quien se desempeñó como tal en este último cuatrenio durante 15 meses y que obtuvo un excelente y sorpresivo resultado (2.128 votos) la tercera votación entre los electos; tres actuales que repitieron (Miguel Ángel Rave, James Castaño y Rober Sánchez) y dos que -ya fueron Concejales- regresan al recinto edilicio (Roberto Jiménez y Humberto García)

    El umbral y la cifra repartidora cumplen con una función muy de partido, donde entran en juego los votos de su colectivo y los obtenidos por el candidato. Por ejemplo: Walter René Molano (partido de la U) obtuvo 1.118 votos pero no logró la curul y sí lo hizo Fernando Caballero (Dosquebradas sí es posible) con 979 votos. Otro caso que se puede observar es que si el partido de la U hubiera inscrito la cantidad de candidatos (17) y no sólo 10 como lo hizo, es posible que Walter René Molano fuera, de nuevo, concejal., pues al partido le quedó un remanente de 2.821 votos, según la cifra repartidora. Cabe recordar que el umbral fue de 2.358 votos. En fin, esas son las reglas electorales: dura es la ley pero es la ley.

    Estos los resultados en Dosquebradas de la votación para Asamblea Departamental y con referencia (numérica y porcentual) a los departamentales:

    Igual que con el Concejo, la cifra repartidora cumplió su función. Es el caso de Julián Alonso Chica (partido Conservador) que obtuvo 8.685 votos y no logró ser Diputado, pero sí lo hizo Paola Andrea Nieto (partido Cambio Radical) con 6.393 votos.

    Finalmente, la Asamblea Departamental, salvo cambios de última hora, queda integrada así:

    Poca, muy poca, renovación se dio en esta Duma. La primera votación era previsible por tratarse del hijo del Representante a la Cámara Diego Patiño. No sorprende el triunfal regreso de Juliana Enciso a la Asamblea, al contar con el apoyo de su esposo Habib Merheg Marún y de su cuñado y actual Senador, Samy Merheg Marún. La sorpresa la dio el abogado Daniel Silva Orrego quien obtuvo la séptima votación del total general, sin contar con experiencia alguna en estas difíciles lides político-partidistas.

    En el fondo de la Caja de Pandora, según la mitología griega, queda únicamente la ESPERANZA; y ella, para nosotros, es que estas dos Corporaciones -Asamblea y Concejo- cumplan a cabalidad con sus funciones constitucionales y legales; y que con responsabilidad y decoro satisfagan las aspiraciones y expectativas ciudadanas.

    Para todos los lectores de mis artículos les deseo una FELIZ NAVIDAD y mucha salud y prosperidad en el NUEVO AÑO.

    Correo electrónico: ferpis7@hotmail.com                                    

    Dosquebradas, diciembre 18 de 2019.

    LO EXPRESADO EN ESTE ARTÍCULO DE OPINIÓN ES DE RESPONSABILIDAD EXCLUSIVA DE SU AUTOR Y NO NECESARIAMENTE REFLEJA EL PENSAMIENTO DE RISARALDA HOY. COM

    Compartelo

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *