• ¿Qué esperar de Petro?

    El fin de la democracia es tan ligado al poderío americano como su origen, la unipolaridad y el ‘capitalismo-democrático’ están acabando. ¿Cómo lo enfrentará Petro?

    Los personajes no hacen la historia; la evolución histórica crea protagonistas que son accidentales (Hitler no volvió nazi a los alemanes, sino la humillación del Tratado de Versalles, el fracaso de la República de Weimar, la crisis financiera del 29 hicieron que el pueblo alemán buscara quien representara esas emociones).

    Todo ser humano ve el mundo de acuerdo a la información que recibe. Y lo mismo para la sociedad, la realidad acaba siendo la que presentan los informadores. Con el desarrollo de tecnologías de información masiva, los ‘comunicadores’ se convirtieron en el primer poder en cualquier comunidad: ellos fijan la agenda, se vuelven el registro de la historia. (El poder no lo tienen los políticos ni los empresarios, por eso cortejan a los periodistas). Crean una realidad virtual que no necesariamente coincide con la realidad real, pero que llega a imponerse sobre ella en la medida que la reacción que produce se inserta dentro de esa realidad virtual (ejemplo: el M-19 nunca tuvo nada de izquierda ni de ‘revolucionario’; nació de la Anapo, cuando el fraude a Rojas, la Nena nunca fue ideóloga sino populista; su inspirador Toledo Plata era ultraconservador; nunca propusieron o hablaron de estatizar, de expropiar, y menos de propuesta socialista o comunista. Sin embargo, han logrado que Petro para los opositores encarne el peligro del ‘Comunismo’).

    La ‘competencia’ de las redes sociales ha reducido la información a menos de 200 palabras que trasmiten al ciudadano un mensaje que solo pretende movilizar emociones (incluso con algoritmos para personalizar la manipulación del receptor). La polarización que hoy se presenta en el mundo nace de esta nueva forma de ‘información-manipulacion’.

    En resumen, en esta primera línea de evolución histórica lo que un mandatario haga o pueda tratar de hacer siempre estará deformado por quienes lo presentan (a favor o en contra).

    La segunda línea que determina la evolución histórica de una sociedad, o sea lo que en el fondo la está moviendo, es la forma en que genera y distribuye la riqueza colectiva. Es lo que se llama el ‘modo de producción’ que depende o está constituido por unos ‘factores de producción’ que se aplican a través de ‘sistemas de producción’ y que establecen unas ‘relaciones de producción’. Históricamente los factores fueron la tierra y la mano de obra, apareciendo después el Capital, luego la tecnología, y otras como el ‘capital humano’ (básicamente el acumulado de la educación) y más recientemente el Capital Social (la confiabilidad y la fluidez en el funcionamiento de las instituciones). Hoy estamos en la ‘Sociedad del conocimiento’ o más correctamente de la Innovación. La evolución de los factores, los sistemas y las relaciones se produce de una manera ‘dialéctica’ que caracteriza las diferentes etapas de la organización social.

    El Capitalismo corrrespondió a una de esas etapas pero hoy tanto los factores como las relaciones giran alrededor de nuevos elementos (Medio ambiente, Inteligencia Artificial, Robótica, internet y redes sociales, metaverso, etc).

    El ‘fin de la historia’ que propuso Francis Fukuyama correspondía al modo de producción industrial que dio crecimiento a la hegemonía americana, justamente por coincidir con esa evolución histórica del ‘modo de producción’.

    Colombia como ya se ha dicho está aún en una etapa feudal; en términos de la explotación económica estamos en un modelo de subdesarrollo dependiendo de la extracción de recursos naturales; el manejo del Estado consiste en crear nuevas reglas del juego (cambios legales y constitucionales) según quien suba al poder; el orden y la armonía social han sido desatendidos por el modelo neoliberal que entregaba esa responsabilidad al Mercado.

    El conjunto de estos problemas ha sido el propulsor de Petro como pudo explicarse la subida de Hitler, no en el sentido de la orientación que le dio el ‘fuhrer’ sino en encarnar la desesperación ciudadana (Por el cambio votaron en primera vuelta 80 % – se exceptúa la votación de ‘Fico’- y en la final 22 millones votaron por el cambio la mitad por el del sistema político y los políticos, y la otra mitad por un cambio más del modelo neoliberal).

    Los diagnósticos de Petro son acertados (el petróleo, la explotación del campo, el cambio climático , la equidad impositiva, y la respuesta a la crisis fiscal).falta ver la soluciones y si puede implementarlas, pero de hacerlo sería reconociendo que tanto el capitalismo como la ‘democracia’ cumplieron su ciclo y un sistema de planeación y de intervención del Estado se presenta como poder más responsable por el orden social que el mercado.

    El fin de la democracia – que se está viendo- es tan ligado al poderío americano como su origen. Solo apareció como contraparte a la propuesta comunista. La contracara de la soberanía autocrática (hereditaria) siempre fue la República (Ni Bolívar ni San Martín ni Garibaldi ni los movimientos sociales de la comuna francesa o la guerra civil española usaron esa palabra. Fue un eufemismo para vender la idea del ‘modelo americano’. La unipolaridad está terminando y con ella el modelo único de ‘capitalismo-democrático’. ¿Cómo lo enfrentará Petro?

    Compartelo

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.