• OPINIÓN / CÁPSULAS: Paradojas de la Política

    ¡Qué grandes contradicciones tiene mi amada Colombia! Parece que ahora fuera loCombia. Quienes sufrimos los cruentos resultados de la Violencia en nuestra Patria, sabemos valorar, en toda la extensión de la palabra, lo que significa la PAZ, paz que -hasta ahora- es parcial dado que sólo se ha logrado con la que fuera la más beligerante guerrilla en nuestra nación y la más antigua del continente, las FARC.

    Pero hay que reconocer que desde su desmovilización y desarme, para tornarse en un partido político, la FARC (Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común) se han salvado muchas vidas y evitado más secuestros y atentados contra poblaciones inermes. Sin duda, ha sido un paso grande hacia la consolidación de la paz total si se llega a acuerdos con los otros grupos insurgentes o si las fuerzas armadas legítimas del Estado logran someterlos; lo último, sin saberse en cuántas muertes de compatriotas y las muchas más pérdidas económicas ocasionadas por la voladura de oleoductos.

    *******

    Hay bastantes enemigos de la Paz, escudados en el contenido del Acuerdo del Teatro Colón. En el plebiscito realizado el 2 de octubre de 2016, el NO ganó por el lánguido 0,22 %  -ni siquiera por el uno por ciento- y se dimensionó como gran victoria, cuyo eco aún resuena como argumento para volver “trizas” el mencionado Acuerdo. Ahora por conveniencia electoral, se dice que se modificará, lo que se puede interpretar como que se acomodará a las pretensiones políticas de quien gane la Presidencia, sin tener en cuenta que dicho Acuerdo no es con un Gobierno sino con el Estado colombiano. Los gobiernos son transitorios pero el Estado es permanente.

    *******

    La gran paradoja, en mi modesto concepto, es el papel que han desempeñado muchas sectas religiosas en su “guerra” porque la guerra continúe. Sectas que se dicen “cristianas” y el término lo escribo entre comillas por el convencimiento que tengo que quienes creemos en Jesús de Nazaret, en su sacrificio y resurrección, somos verdaderos cristianos.

    Y resulta paradójico que quienes cotidianamente oran el Padre Nuestro al pedir al Dios Omnipotente “perdona nuestras ofensas como nosotros perdonamos a quienes nos ofenden” lo digan mecánicamente y no como un acto consecuente con la fe que dicen profesar. Y, además, olvidan lo que Jesús dijo, según Juan 13:34: “Os doy un nuevo mandamiento: amaos unos a otros como yo os he amado”. Y amar al prójimo no es querer perpetuar la letal guerra que nos ha azotado por más de medio siglo.

    Otra paradoja: quienes han sido víctimas, verdaderas víctimas, en su inmensa mayoría han expresado su perdón a sus victimarios. Y quienes no han resultado victimizados son quienes más se oponen al perdón y reconciliación en nuestra nación. ¿Cuáles las razones? Ojalá pudiera tener las respuestas correctas. Y es que en medio del caos, producto del miedo y tantas afirmaciones mendaces, demasiados dislates, (que una gran cantidad de ingenuos se los cree) un “sindicato” de dirigentes políticos puede seguir disfrutando de impunidad, apropiándose de los recursos del erario público (entiéndase corrupción) desalojando de sus tierras a inermes pequeños propietarios y minifundistas para adueñarse de ellas, etc. En síntesis, como dice el refrán popular: “río revuelto, ganancia de pescadores”.

    *******

    Y ¡oh, paradoja! Cuando hace algunos años unos dirigentes políticos se agredían verbalmente, con argumentos para ellos válidos, ahora se coaligan para defender sus intereses, sus privilegios, más no los de las clases populares, esto es de la mayoría de colombianos. ¿Acaso no parece sospechosa la coalición de Duque-Uribe con quienes dicen representar a varios partidos políticos, como el Conservador, el Liberal, Cambio Radical, Mira y otras facciones religiosas, como es el caso de Viviane Morales Hoyos y el ultraderechista Alejandro Ordóñez Maldonado?

    *******

    Personalmente me duele mucho lo sucedido con el otrora glorioso Partido Liberal. Su actual Presidente, César Gaviria, traicionó sus postulados, sus doctrinas, y olvidó que “ser liberal es un honor que cuesta”. Ha sido una completa veleta señalando el punto hacia donde sople el viento a su favor. En el actual gobierno, para que su hijo Simón (el que no sabe leer, como ocurrió en la fallida reforma a la Justicia, cuando fue Presidente del Congreso) fuera Director del Departamento Planeación Nacional; ahora, pensando en el apoyo del duque-uribismo para las pretensiones presidenciales de Simoncito, el delfín. Trato de entenderlo, pero no de justificarlo, porque ha sido un afortunado de la política, pues encontró su Presidencia en un cementerio, en medio del dolor masivo de un pueblo por la inmolación de su líder Luis Carlos Galán Sarmiento. Hoy sus hijos se arrepienten de haber entregado la bandera del Nuevo Liberalismo al señor Gaviria.

    En días pasados leí un jocoso anuncio que decía, algo así: “El Partido Liberal ha muerto. Su velación se realiza en la funeraria Gaviria. Sus restos serán esparcidos en el C.D. el próximo 17 de junio”.

    *******

    Una paradoja más. El candidato por firmas y con apoyo del partido Cambio Radical, #Mejor Vargas Lleras, esperaba ganar las elecciones en primera vuelta para pasar a la segunda. Pero apenas obtuvo 1.407.840 votos, el 7,28 % de los válidos a nivel nacional. Se confiaba en el apoyo de  las que comúnmente se ha denominado “maquinarias” para lograrlo. Pero no aparecieron en su campaña, no porque hayan desaparecido, sino que, conocedores como quien más de todas las triquiñuelas electorales, se deslizaron sigilosamente hacia el Centro Democrático ya que avizoraron que el candidato Duque podría salir favorecido con su ayuda, como en efecto ocurrió.

    Ojalá tales “maquinarias” desaparecieran para siempre. Pero no; aprovecharan la ocasión para fortalecerse, pues la inversión que harán para robustecer tal campaña tendrán que recuperarla exponencialmente a través de contratos de obras civiles, de prestación de servicios, de provisión de medicamentos, de insumos, etc. Esto será el continuismo de la corrupción rampante que, por desgracia, ha hecho metástasis en buena parte de la contratación estatal.

    *******

    Para unos el candidato Petro es guerrillero y por eso los descalifican, cuando en realidad es un exguerrillero debidamente amnistiado; por tal razón pudo ser constituyente en 1991, congresista y alcalde de Bogotá, además de ser integrante del partido político creado por el M-19 que se llamó Alianza Democrática M-19. Pero hay exguerrilleros, que militan en el otro bando que, según una gran cantidad de ciudadanos, sí son buenos, tales como -entre otros- Everth Bustamante, Rosemberg Pabón y Carlos Alonso Lucio, este último esposo de Viviane Morales y quien también fuera asesor de las AUC. ¿Y qué de malo ha hecho Antonio Navarro Wolff, también exguerrillero, que se ha desempeñado como Ministro de Salud, Secretario de Gobierno de Bogotá, Alcalde de Pasto, Gobernador de Nariño, Representante a la Cámara y Senador?

    *******

    Los de allá se trenzan en discusiones sobre que el uno está incurso en asuntos disciplinarios por responsabilidad administrativa y por detrimento fiscal cuando fue Alcalde de Bogotá, unos ya fallados a favor del acusado y otros pendientes. Pero no son asuntos penales. Mientras los de acá, señalan que contra el más relevante “padrino” de la campaña del C.D. se adelantan más de 200 investigaciones, esas sí de carácter penal, y que por eso, precisamente, quieren acceder a los tres Poderes del Estado para lograr se archive dichos procesos y se obtener total impunidad. Algunos de ellos, no de los que adelanta la Comisión de Investigación de la Cámara de Representantes, sino ante la Corte Suprema de Justicia, acaban de ser declarados de lesa humanidad para evitar su prescripción.

    Creo que es mejor esperar a ver qué pasa con la pretendida reforma a la Justicia en Colombia. Queda la alternativa de la Corte Penal Internacional para que verdaderamente se dilucide las acusaciones de los sindicados.

    *******

    Ya estoy hastiado de tantas burdas acusaciones, sobre todo de la forma en que se expresan en las redes sociales. Tengan en cuenta los que dijo Jesús: “aquel de ustedes que esté libre de pecado que tire la primera piedra” (Juan 8:1-7)

    ******

    Reconforta a mi espíritu libérrimo la votación lograda en Dosquebradas por Sergio Fajardo, en éstas recientes elecciones presidenciales: 40.302 votos, esto es el 43,27 % del total válido. Este resultado demuestra que para Presidente se vota a conciencia e independiente de los gamonales políticos. ¡Felicitaciones para esos más de cuarenta mil ciudadanos que votaron!

    *******

    El recién pasado lunes festivo me integré a la tertulia en la que 4 amigos discutían sobre si Petro era o no socialista o comunista. Pidieron mi opinión, como recién llegado. Los invité a que me definieran qué es ser socialista y qué es ser comunista. En sus definiciones no hubo ni el menor asomo a la realidad. Entonces les respondí que ni lo uno ni lo otro; que es un candidato de la izquierda colombiana. Esto me comprobó que muchas, demasiadas, personas actúan impulsadas por emociones y pasiones y no por entendimiento y análisis plenos de la realidad sociopolítica.

    Dosquebradas, junio 8 de 2018

    Correo electrónico: ferpis7@hotmail.com

    Los comentarios, opiniones, críticas y/o juicios expresados en esta columna, son de exclusiva responsabilidad de su autor y no de RISARALDAHOY.COM. El equipo de RISARALDAHOY.COM no necesariamente comparte las ideas y opiniones expresadas en su portal, pero respeta el derecho a la libertad de expresión de quienes son sus colaboradores.

    Compartelo

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *