Pérdida de investidura

La pérdida de investidura es una figura jurídica de naturaleza sancionatoria donde el objeto de la demanda es de carácter ético, pues quien incurra en pérdida de su investidura le genera una inhabilidad de carácter permanente para ocupar cargos de elección popular, es decir, le decretan su muerte política.

Según el artículo 48 de la Ley 617 de 2000, son causales de pérdida de investidura para Concejales o Diputados, las siguientes:

1.Por violación del régimen de incompatibilidades o del de conflicto de intereses. No existirá conflicto de intereses cuando se trate de considerar asuntos que afecten al concejal o diputado en igualdad de condiciones a las de la ciudadanía en general. 2. Por la inasistencia en un mismo período de sesiones a cinco (5) reuniones plenarias o de comisión en las que se voten proyectos de ordenanza o acuerdo, según el caso. 3. Por no tomar posesión del cargo dentro de los tres (3) días siguientes a la fecha de instalación de las asambleas o concejos, según el caso, o a la fecha en que fueren llamados a posesionarse. 4. Por indebida destinación de dineros públicos. 5. Por tráfico de influencias debidamente comprobado. 6. Por las demás causales expresamente previstas en la ley.

Vale aclarar que esta pérdida de investidura se aplica al funcionario elegido y posesionado y es una acción totalmente independiente de la de nulidad electoral, sin caer en el principio non bis in ídem, no dos veces por lo mismo. O sea que un Diputado o un Concejal actual puede tener una demanda de nulidad electoral por una inhabilidad y otra por pérdida de investidura, por incompatibilidad, conflicto de intereses u otras causales.

La competencia de esta acción la tiene el Tribunal Administrativo de la jurisdicción donde ocurrieron los hechos, con segunda instancia del Consejo de Estado. Su caducidad es de cinco años y su ritualidad y procedimiento está señalada en la Ley 1437 de 2011 y la Ley 1881 de 2018, en concordancia con la Ley 1564 de 2012 (Código General del Proceso). Cualquier ciudadano está legitimado para presentar esta clase de demandas.

Un ejemplo de procedencia de una demanda de pérdida de investidura es el caso de un Diputado que teniendo investigación fiscal vigente en la Contraloría Departamental con fallo pendiente, intervenga en la elección del nuevo Contralor, hecho que constituye un conflicto de intereses.

cuellofrancisco@gmail.com

Compartelo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *