• Parientes que inhabilitan II

    Siguiendo con los parientes que desde su cargo inhabilitan a un candidato a la alcaldía por ser su familiar cercano (artículo 35 del Código Civil), debemos aclarar que deben cumplirse algunas condiciones para que se genere la inhabilidad a que se refiere el artículo 37.4 de la Ley 617 de 2.000, cuyo texto dice: 

    “Inhabilidades para ser alcalde. No podrá ser inscrito como candidato, ni elegido, ni designado alcalde municipal o distrital:

    1. Quien tenga vínculos por matrimonio, o unión permanente, o de parentesco hasta el segundo grado de consanguinidad, primero de afinidad o único civil, con funcionarios que dentro de los doce (12) meses anteriores a la elección hayan ejercido autoridad civil, política, administrativa o militar en el respectivo municipio…”

    Y ese familiar con autoridad en ese municipio puede ser el Personero, quien no puede tener como candidato a la alcaldía, a un pariente dentro del segundo grado de consanguinidad (papá, mamá, hijo, abuelo, nieto o hasta un hermano), pero si un sobrino, un tío o un primo. De igual manera en tratándose del Contralor Municipal o Departamental, así como el gerente de la E.S.E hospital local o departamental con funciones en el municipio, o de cualquier cargo departamental con autoridad en el mismo ente territorial.

    Ahora bien, si una entidad municipal o departamental que funcione en el municipio, entra en proceso de intervención o de liquidación, este funcionario interventor, promotor o liquidador, genera la misma inhabilidad para sus parientes cercanos que aspiren a un cargo de elección popular, según los términos del artículo 37.4 de la Ley 617 de 2.000, pues este funcionario actúa como representante legal de dicha entidad o empresa, tienen la capacidad jurídica para ser parte en cualquier proceso y representa a esa empresa en liquidación tal como lo define el Decreto 2130 de 2015.

    En efecto, si se trata de una empresa pública municipal creada por el Concejo Municipal, debe atenerse a lo dispuesto en el Acuerdo que apruebe el Concejo, donde se ordena su liquidación, que debe estar armonizado con las normas nacionales sobre este tema específico.

    Pongamos un ejemplo práctico: el hospital departamental de Sabanalarga es intervenido por la Superintendencia Nacional de Salud. Su agente interventor y sus familiares de éste, hasta el segundo grado de consanguinidad, quedan sujeto a las inhabilidades que señala el artículo 37.4 de la Ley 617 de 2.000.

    Compartelo

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *