• Para olvidar

    Esa es la frase exacta que debe utilizarse en lo que tiene que ver con la instalación de las sesiones legislativas de este 20 de Julio que van hasta el 2023.

    Las cosas no comenzaron muy bien y comenzaron exactamente como comenzó el gobierno de Iván Duque; recuerdo que fue con ventarrón y todo, en esta oportunidad el Jefe del Estado llegó tarde y para rematar después de un discurso que tenía muchas cosas para alterar los ánimos de los presentes terminó retirándose del recinto. Un asunto bastante delicado y fue que por cuarta vez el Jefe de Estado no respetó lo referente a la oposición que está consagrado en uno de los artículos de la Constitución Nacional.

    La réplica es importante y la réplica debe de escucharse por parte del mandatario y no por los delegados que deje, pero en esta oportunidad ni siquiera estuvieron los dignatarios del Gobierno para escuchar lo que dijo la oposición, en una respuesta que deja mucho para pensar, porque el Gobierno lo que hizo fue hablar de lo que fue su administración y es primera vez que hemos tenido que escuchar en el recinto del salón elíptico del Congreso de la República que se le diga mentiroso a un Presidente de la República.

    Cualquiera que escuchara al presidente Duque en su discurso, creería que estaba viviendo en el país de las Maravillas de Alicia y eso no es verdad porque la situación que se está viviendo en el país en diferentes sectores, donde el problema de la comida, la educación y la salud además del orden público es bastante delicado y complicado.

    Las rechiflas en el momento que hablaba el Presidente, las palabras del Presidente bastante hirientes y la altanería de quién fuera hasta ayer el Presidente del Senado hicieron pensar que no estábamos en ese país que dice buscar la paz y la tranquilidad para los colombianos, sino que estuviéramos en un ring donde se trataba de ver cómo era la fuerza del uno y del otro.

    No fue un día bueno el inicio de las sesiones extraordinarias del Congreso, no fue un día bueno por las rechiflas al Jefe del Estado, no fue un día bueno por el discurso de Iván Duque, no fue un día bueno por los retos y la forma que habló el Segundo Vicepresidente del Congreso quién anunció que no solo iba a ser oposición sino que iba a poner talanquera a la administración del presidente Gustavo Petro quién se posesiona el próximo 7 de agosto. Cómo estaría la cosa de complicada que hasta el excandidato presidencial Rodolfo Hernández se atrevió a decir que esto estaba muy complicado y estaba muy enredado, el uno no deja escuchar al otro y fue cuando en la instalación de la misma sesión se armó el alboroto y parecía que estuvieran hablando en una plaza de mercado cuando no se escucha a nadie y todo el mundo está vendiendo sus artículos. Es un mal comienzo y es un mal comienzo porque la idea que se tiene es que este Congreso va a ser totalmente diferente y debe ser totalmente diferente porque es un Congreso de cambios, un Congreso en dónde están muchos sectores políticos del país que han estado marginados y que representan sectores del país bastante olvidados por parte del Estado.

    Esperemos que no se cumpla el famoso dicho que “desde el desayuno se sabe que va a ser el almuerzo”, sería bueno que los congresistas trabajen como deben de trabajar y que se haga muchas cosas al estudiar las leyes para el beneficio del país y no para ir a dormir, a cobrar el sueldo y a darse vitrina, ahora que ya no los van a llamar honorables senadores sino ciudadanos senadores y ciudadanos representantes a la cámara.

    Ese nombre de honorables hay que ganárselo, dijo el presidente del congreso Roy Barreras, quien en un extenso discurso habló de los planes de trabajo y lo que se propone el próximo Gobierno y en lo que estará respaldando el Congreso en sus actividades, porque el nuevo gobierno tendrá mayorías en el Congreso y eso es importante, y que quienes presenten los proyectos, busquen leyes para el país, que quienes quieren trabajar lo hagan de manera honesta y no que sea una rivalidad entre la izquierda y la derecha.

    Decían el día de hoy que todavía hay mucha incertidumbre por lo que puede hacer el gobierno de Petro y eso es normal porque no se sabe que va a pasar cuando comienza cualquier gobierno y muchas veces se piensa que las cosas van a salir muy bien y salen peor de lo que uno quiere, esta puede ser una gran oportunidad para el país cuando estamos viendo que se quiere trabajar, que se quiere luchar.

    Nos damos cuenta que el gobierno saliente de Iván Duque fue un gobierno con aciertos y desaciertos, más desaciertos que aciertos, pero él mismo se quiso echar las flores y al mismo tiempo tomo el liderazgo de la oposición al gobierno de Gustavo Petro, aunque al final le deseó suerte en su mandato.

    Vemos caras nuevas en el Congreso, y esperamos que estén dispuestas a trabajar y no para atacarse el uno al otro, no respetando que hay oposición y hay Gobierno.

    Esperanzas y esperanzas, esas son las que se tienen y dicen que la esperanza es lo último que se pierde y esperamos que no se pierda, sería muy triste que siguiéramos las mismas con las mismas y en un país tan rico con tanta producción y con gente tan buena siga sufriendo las consecuencias de tantos años de gobiernos que no han hecho nada y que se han dedicado solo a destruir y acabar con lo poco que se tiene.

    De Iván Duque no es mucho lo que tengo que decir, hay gente que está esperando que en mi columna de despedida al presidente Duque hable exactamente de las cosas que no me gustaron de su gobierno, creo que lo mejor muchas veces es tratar de hablar de lo que viene y no de lo que pasó y esperar, como dijo un gran pensador la historia es la que califica a los gobiernos.

    Señores congresistas bienvenidos al Capitolio Nacional, bienvenidos a ese recinto dónde se hacen las leyes, bienvenidos con un trabajo seguro y claro, bienvenidos con honestidad, y bienvenidos sin revancha. Que los nuevos aporten mucho de lo que traen y que los antiguos no traten de torpedear lo que están haciendo los que han llegado, pensando simplemente que todo lo que ellos hacen es simplemente bueno.

    Al frente del Congreso habrá dos cabezas que tienen que ver mucho con el funcionamiento del mismo, el presidente del senado Roy Barreras, un hombre experimentado, un hombre que quiere la vida, al fin y al cabo es médico, un gran componedor porque le gusta la paz, la tranquilidad y la unidad de quienes están a su lado. Por su parte David Racero del Pacto Histórico, estará al frente de la Cámara de Representantes, con un respaldo que le da un mandato para que haga las cosas bien y esperamos que a pesar de su juventud las cosas puedan salir como se esperan en este país que está cansado de ver que las leyes no tienen fundamento y muchas veces no tienen base y que las buenas leyes las dejen los Padres de la Patria ir al fondo por falta de conocimiento o porque ellos quieren derrotar las iniciativas.

    Brindemos por un Congreso limpio, por un Congreso que no trate de torpedear, por un Congreso que trabaje, por unos congresistas que no vayan a dormir en sus asientos, por unos congresistas que asistan a las sesiones ordinarias y extraordinarias, por unos congresistas que no estén dispuestos solo a aparecer cuando se les va a pagar el sueldo, por unos congresistas que dejen huella y que la historia los tenga en cuenta para calificarlos más adelante.

    rudames@gmail.com

    Compartelo

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *