• Las razones de Julio César Londoño para no posesionarse

    IMG-20150929-WA0016Ante la inexistencia de una decisión judicial que lo autorice, por considerarlo un deber, abstenerse de hacerlo, evitar la configuración de causal de falta gravísima que trata el Numeral 17 del Artículo 48 del Código Disciplinario Único para quienes le den posesión y ser un acto ajustado al Ordenamiento Jurídico Vigente, de acuerdo al Numeral 9 del Artículo 34  de la Ley 734 de 2002 del Código Disciplinario Único que impone a todo Servidor Público acreditar los requisitos exigidos por la ley para la posesión y el desempeño del cargo, el Diputado Julio César Londoño Guevara, se abstuvo de tomar juramento ante la Junta Preparatoria que posesionó a los nuevos diputados del departamento para el período 2016-2019.

    Así lo expuso el Diputado Electo, al dar razón en el recinto de la corporación, de los hechos que ajenos a su voluntad, se registraron 2 días antes de las pasadas elecciones, cuando el Director del Área Metropolitana Centro Occidente (AMCO), emitió la Resolución 542, por medio de la cual  encargó de la dirección de la entidad a su hermano Pedro Pablo Londoño Guevara, en clara violación a la ley y generándole una expresa inhabilidad a su elección como diputado lo que ha motivado una inmediata demanda de este acto, acciones constitucionales de tutela frente al mismo, control de nulidad y restablecimiento de derechos y medida cautelar ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

    “El abstenerme de posesionarme, no proviene de una decisión libre y voluntaria, sino a mi obligación de cumplir como siempre lo he hecho con lo ordenado en las disposiciones y normas jurídicas vigentes;  a evitar las graves sanciones establecidas para dicha actuación tanto para mí como para quienes me posesionen y sobre todo, a la inexistencia de una decisión judicial que lo autorice, a pesar de todas las acciones interpuestas”, dijo Londoño Guevara hoy en el recinto de la asamblea.

    Así las cosas y evitando los efectos de un posible fallo en su contra, que pueda generarle además de la inhabilidad, muerte política o imposibilidad para ejercer tareas públicas hacia el futuro, el dirigente político dejó acéfala su curul y será la Asamblea la que defina la suerte de la misma. No obstante lo anterior, Afirmó que no claudicará en sus metas y continuará trabajando como lo ha hecho siempre, por construir una mejor Risaralda.

    Finalmente y en acto simbólico Julio Londoño pegó un cartel en su curul el cual dice: “A partir de hoy, esta curul respaldada por 9.732 risaraldenses, queda a disposición de las decisiones jurídicas inoperantes frente a las maniobras inescrupulosas de quienes han intentado frustrar la legitimidad alcanzada en las urnas”.

    Compartelo

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *