• La democracia local

    DEMOCRACIA es una palabra muy trillada y explotada en nuestro medio. Este concepto en política apareció en Grecia hacia el año 508 antes de Cristo. Su etimología es demos: pueblo y krátos: gobierno; esto es, el gobierno del pueblo. Para efectos de este artículo, me gusta más interpretar tal término etimológicamente con la raíz demoi, que en griego es el plural de demos, para abrigar mejor el concepto de poder del pueblo.

    Aristóteles en el libro La Política explica su pensamiento sobre el gobierno ya no de todos (en montonera) sino de cada uno, lo que constituye una real política que él denominó politeia. Este concepto dentro del de DEMOCRACIA.

    Sentadas estas dos importantes bases, Democracia y Política, estimo conveniente que revisemos las cifras electorales de nuestras últimas cuatro Administraciones Municipales:

    ¿Estos resultados demuestran que en nuestro Municipio hay DEMOCRACIA? A un mandatario lo legitima, en forma directamente proporcional, el apoyo del pueblo expresado en la cantidad de votos obtenidos. Tomo como referencia para el análisis, los resultados de la última votación por  haber sido la de menor abstención y la de mayor participación.  Que de cada 100 ciudadanos en Dosquebradas, 29 nos impongan el Alcalde que a ellos “les convenga” mientras los otros 71 dejan que se explote su negligencia, su indiferencia, su pereza, su “importaculismo”, es para exclamar ¡Qué tristeza! Acaso ¿ese es el poder del pueblo? Es un poder que utilizamos, precisamente, para no poder, pero sí para joder. Es un derecho que sistemáticamente nos negamos a ejercer. Es que, además, es escandaloso el hecho de que frente a la totalidad de la votación por los diferentes candidatos a la Alcaldía, se presente una abstención del 41 %.

    Porque no se tratar de participar en un gobierno del pueblo; en nuestro caso, en administraciones municipales espurias “entronadas”, “legalizadas” por un minúsculo fragmento electoral que participa activamente en la defensa de sus intereses personales y de los sus amigotes, generalmente de los rancios contratistas y burócratas.

    La democracia debe tener un gran músculo social que se llama LIBERTAD; sin esta no puede existir aquella. La Libertad es, sin duda alguna, el mayor tesoro que el ser humano pueda tener porque permite conducir a la felicidad, bien supremo del ser humano; todos sentimos sus beneficios, pero es muy escaso el número de personas que conocen cómo se adquirió, cómo se conserva y cómo se ejerce. En uno de nuestros símbolos patrios, el ESCUDO, en la cinta ondeante, sobre un fondo oro, está escrito “Libertad y Orden”. Desde los orígenes republicanos nuestros se ha querido expresar con meridiana claridad la importancia de la Libertad, en cuyo nombre, por acción o por omisión, se han y siguen cometiendo demasiados atropellos.

    El estudio y la meditación son los padres de la Sabiduría; y la toma de decisiones con determinación facilitan obtener los medios para llegar a ella; esto es, son sus  predecesores. Pero pocos, muy pocos, nos atrevemos a tomar esas decisiones porque tenemos pereza mental o porque somos pusilánimes, o conformistas, o alienados, o porque vendemos nuestra conciencia por cualquier prebenda (mercados, TLC, burocracia) ¡Gran vergonzante miseria humana!

    Un pueblo ignorante y mendigante jamás será verdaderamente libre. Los ciudadanos nunca tendrán su conciencia, ni su mente, ni su responsabilidad social, emancipadas; estarán condenados a negarse su autodeterminación; estarán rayando, por su propia culpa, en la esclavitud y en la tiranía. Y si ese pueblo no es libre, no tendrá democracia porque ahí no florecerá jamás por la concentración cada vez mayor de quienes detentan el poder político que les hemos entregado nosotros. Y somos esclavos de un pequeño grupo dominante de “reyezuelos”.

    Me duele infinitamente reconocer que en Dosquebradas estamos no en la Dictadura del Proletariado de la que trata el Marxismo, sino en la masiva dictadura de la ignorancia y de la mendicidad. De la ignorancia en la que nos mantiene la clase política que en ella se solaza, porque a quienes la ejercen no les interesa que aprendamos a reflexionar, a analizar, a filosofar en búsqueda de la verdad. Y de la mendicidad que los políticos fomentan supliendo la necesidad de alimentos por pocos días, o con tejas, ladrillos y cemento. Esto es como la marihuana o la cocaína: crea dependencia y degeneración social. Alienación total. Lamentablemente, Dosquebradas tiene mucha similitud con el laboratorio de Iván Pavlov, donde los “científicos políticos” supeditan en los ciudadanos sus reflejos mediante condicionamientos psicofísicos inhabilitantes.

    ¿Cómo lo logran los políticos esos condicionamientos psicofísicos inhabilitantes? A través de lavados del cerebro, reflejos condicionantes para satisfacer necesidades primarias con mensajes subliminales, publicidad falaz, promesas incumplibles, propaganda de desprestigio de sus oponentes, torrenciales de dinero para comprar su voto, verborrea sugestiva y -fundamentalmente- DEMAGOGIA, entendida como “una estrategia utilizada para conseguir el poder político que consiste en apelar a prejuiciosemocionesmiedos y esperanzas del público para ganar apoyo popular, frecuentemente mediante el uso de la retórica, la desinformación, la agnotología y la propaganda política”.1 Sucedió en el plebiscito del Sí y el No.

    Con sapiencia, Abraham Lincoln, expresó: “No se puede formar el carácter y el valor mediante la eliminación de la iniciativa e independencia de las personas. No se puede ayudar a las personas de forma permanente haciendo por ellas lo que ellas pueden y deben hace por sí mismas”.

    Además, en Dosquebradas, en Risaralda y en Colombia, el ejercicio de la política se está convirtiendo en reinos, mafias o dinastías, donde los cargos de elección popular son heredables entre hermanos, cónyuges, hijos, tíos y sobrinos. Y hasta amigos “parientes” tras de los cuales se ocultan torvos y maléficos procederes. Dos ejemplos: la familia Mehreg, que primero tuvo a Habib como Senador y a la esposa, como Diputada que ahora se propone ser reelegida; y a él, ante la prisa de huir de la justicia, lo reemplazó su hermano Samy, ya por segundo periodo en la Cámara Alta. La familia Patiño: Al ingeniero Diego, Risaralda le ha dado todos los honores posibles; baste señalar que ha sido elegido dos veces Gobernador de Risaralda y cuatro veces Representante a la Cámara. Ahora su hijo pretende ser elegido Concejal de Pereira. Y en Dosquebradas, en relación con el Concejo, sí que hay que contar y un repitente aspirante a la Alcaldía.

    No votar, abstenerse de hacerlo, no es la solución. En el caso de que ninguno de los candidatos colme sus ideales, vote en blanco. Si ésta votación rebasa el 50% de la total, habrán nuevas elecciones con diferentes candidatos (Vea el Parágrafo primero del artículo 258 de nuestra Constitución).

    ¡Dosquebradenses: levantémonos de la humillante postración en que nos encontramos! Por nuestra libertad, por la de nuestros hijos, por la de nuestra familia, este 27 de octubre salgamos a votar, pero a votar a conciencia, sin vender el voto. SEAMOS LIBRES de las mafias electorales por fin; abrámosle paso  a una verdadera y perdurable  DEMOCRACIA.

    Santander, el gran prócer de la gesta emancipadora de la Gran Colombia, expresó una significativa frase que hoy exalta el Palacio de Justicia de nuestra Patria: «Colombianos las armas os han dado la independencia, pero sólo las leyes os darán la libertad». ¡LIBERTAD! ¡LIBERTAD! ¡LIBERTAD! 

    La maldad avanza a pasos agigantados y se entroniza hasta cuando los buenos lo permitamos. Pero ¿qué es la maldad? La maldad (del latín malitas), es una condición negativa relativa atribuida al ser humano que indica la ausencia de moralbondadcaridad o afecto natural por su entorno y quienes le rodean; actuar con maldad también implica contravenir deliberadamente usando la astucia, los códigos de conducta, moral o comportamiento oficialmente correctos en un grupo social.” 2 El Centro Democrático tiene doctorado laureado en esto.

    El refrán popular dice que “loro viejo no aprende a hablar” y otro que “árbol que nace torcido no se endereza jamás”. Es el momento del relevo generacional: démosle oportunidad a los nuevos aspirantes a los diferentes cargos de elección popular para que los “viejos detentores del poder” se jubilen o den un paso al costado. Es imperioso que renovemos nuestras élites administrativas y gubernamentales.

    Finalmente, ante la proximidad de estas elecciones -falta poco tiempo- orémosle a Dios implorando que su Espíritu Santo nos ilumine para que elijamos a los mejores y el proceso se dé en total paz.

    1 Wikipedia, La enciclopedia libre.

    2 Wuikiquote

    “Ubi Spiritu Domini, ibi libertas”

    “Donde está el Espíritu del Señor, hay libertad”

    (2 Corintios 3:17)

     

    Correo electrónico: ferpis7@hotmail.com

    Dosquebradas, octubre 3 de 2019.

    LO EXPRESADO EN ESTE ARTÍCULO DE OPINIÓN ES DE RESPONSABILIDAD EXCLUSIVA DE SU AUTOR Y NO NECESARIAMENTE REFLEJA EL PENSAMIENTO DE RISARALDA HOY.COM

    Compartelo

    1 thought on “La democracia local

    1. Excelente, sin embargo desear a Dios para que solucione las burradas y la corrupción del pueblo, no me parece justo. Y en cuanto a un proceso en PAZ, !ah, difícil¡ la mayoría se extasía con la guerra…

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *