• Gobernador y Primera Dama visitaron a damnificados en Dosquebradas

    «Una tragedia que ha generado lazos de solidaridad con todos los ciudadanos», Nathalia Sierra Ramírez.

    El gobernador de Risaralda, Víctor Manuel Tamayo Vargas y la Primera Dama, Nathalia Sierra Ramírez, visitaron hoy a las 59 familias damnificadas por el deslizamiento de tierra que afectó a los habitantes del barrio La Esneda en Dosquebradas, para conocer de cerca las necesidades y las condiciones en las que se encuentran luego de la tragedia ocurrida este martes en la madrugada, que también afectó a familias de la Avenida del Río en Pereira.

    «Nos encontramos con una situación preocupante para las familias y los niños damnificados, ya que en la caseta donde se encuentran ubicados en el barrio, viven momentos de angustia y tristeza luego de haberlo perdido todo. Me encuentro muy preocupada por estas 59 familias que fueron desalojadas de sus viviendas porque aún corren peligro, pero el espacio es muy pequeño, sé que por la urgencia se acomodaron en el sitio, pero realmente tenemos que ubicarlos en donde puedan tener mejores condiciones sanitarias, solo tienen dos baños y no hay duchas y aunque les estamos entregando las ayudas como colchonetas, implementos de aseo, no tienen las condiciones para hacer uso de ellas; de verdad que debemos reubicarlos», dijo Sierra Ramírez.

    Por su parte, el gobernador Víctor Manuel Tamayo, al conocer de cerca esta situación anunció: «acabo de hablar con el Alcalde de Dosquebradas, le pedí que nos autorizara el ingreso a los salones de la escuela para ubicarlos ahí de manera decente y amplia, si no es así, me comprometo a regresar y buscarles otra solución, pero aquí vamos a estar, no los vamos a dejar solos”.

    La Primera Dama Nathalia Sierra agradeció la solidaridad de los risaraldenses e hizo un llamado a donar implementos de aseo y alimentos para niños y niñas.

    En la caseta del barrio La Esneda se encuentran ubicadas las personas desalojadas porque sus viviendas están en riesgo de caer ante un nuevo deslizamiento, allí hay familias extranjeras y de diferentes partes del país, todas preocupadas por sus pertenencias, al no poder ingresar a sus casas y sacar lo básico para la supervivencia.

    Son los casos de Gloria del Carmen López y María Camila Sánchez con sus hijos en la caseta comunal quienes afirman: “Ya nos censaron, nos han dado ropa, comida, no nos podemos quejar, pero nos encontramos preocupadas porque al ser desalojadas de nuestras casas que están en riesgo de deslizamiento estamos sin donde vivir y sin el resto de nuestras cosas”.

    Compartelo

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.