• Funcionarios de la Registraduría podrán negarse a registrar nombres ‘raros’

    Si bien los padres pueden poner el nombre que deseen a sus hijos, los funcionarios de la Registraduría están autorizados a no registrar nombres que generar burlas, sean ofensivos o denigrantes.

    Existe un viejo adagio popular que dice que si una persona nace en Semana Santa le ponen de nombre matraca, esto haciendo referencia a la rareza de su nombre, pues en Colombia como en otros países de la región, existe una tradición según la cual los nombres de las personas deben diferenciarlo, por eso para ellos no existe posibilidad de que en su casa exista un Juan, un José o un Pedro.

    En tiempos de antaño el nombre se asignaba de acuerdo con la festividad diaria del patrono católico, el onomástico, llamaban las bisabuelas. Luego de unas décadas y con el espíritu estadounidense regado por el mundo a través de la televisión, el cine, la música, el deporte o la política, los nombres de presidentes, estrellas del séptimo arte, ídolos musicales o deportivos, inundaron de nombres el país, y los Roosevelt Fabián y los Michael Jackson Mosquera, podrían estar viviendo en cualquier ciudad colombiana.

    A pesar de que en Colombia los padres de un menor pueden ponerle el nombre que deseen, como es el caso de la familia de Magdalena que bautizó a uno de sus hijos como “6” por tratarse de ser el sexto hijo de la unión y a una de las mujeres como “meridiana” por haber nacido al mediodía, existen excepciones a las reglas y los funcionarios de la Registraduría Nacional del Estado Civil podrán abstenerse de inscribir nombres que puedan atentar contra la dignidad de las personas y que pueden ser descripciones ofensivas y denigrantes.

    Cuando un caso en el que los padres quieran registrar a su hijo con un nombre que resulte denigrante u ofensivo, el registrador no está en la obligación de registrarlo con esa denominación, entonces el funcionario recurrirá a un defensor de menores para que intervenga en la situación.

    “No se niega la inscripción, pero sí, hay oposición de escribir en el registro notarial una expresión grotesca y ofensiva que de ninguna manera describe la personalidad o individualidad de ese menor, por consiguiente, se podría apelar a la objeción de conciencia que se encuentra claramente regulada en la Constitución Política”, afirmó el director nacional de Registro Civil.

    Durante el año 2020 se registraron niños con nombre de futbolistas como James, Neymar y Cristiano y también con nombres de artistas como Maluma, y un tanto comerciales como Warnerbro y televisivos como Gokú o Chespirito.

    Los nombres con los que los colombianos más registran a sus hijos desde hace un par de años son Luciana, Mariana, Salomé, Isabella, Antonella y Mariana, para el caso de las mujeres, mientras que en hombres, Santiago, Samuel, Emmanuel, Emiliano y Jerónimo continúan siendo los más populares.


    Fuente / Colombia.com

    Compartelo

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *