• Fuerte crítica se escuchó en el senado a los fondos privados de pensiones

    RAM / “Los fondos privados de pensiones tienen secuestrada a una gran cantidad de colombianos, que ya cumplió con su tiempo para pensionarse y no ha podido recibir su asignación económica por los años cotizados”.

    Así lo señaló la senadora Aída Avella, al instalar la audiencia pública sobre las víctimas de los fondos privados, que tuvo lugar en el Salón Boyacá del Capitolio Nacional.

    La congresista lamentó que el presidente de Colpensiones, Juan Miguel Villa, “actúe como un sepulturero, porque no sale a defender la institución, pese a tantos anuncios que se conocen de la liquidación de la entidad y tampoco se manifiesta entorno a la reforma pensional”.

    La senadora Avella indicó que “estos fondos privados manejan el 70 por ciento el presupuesto de la nación. Resulta lamentable que muchos hombres y mujeres mueran de viejo sin haber obtenido una pensión cuando esto es una obligación del Estado”.

    A lo anterior agregó que “aquí se dan situaciones tan injustas que el presidente de la Federación Nacional de Cafeteros gana 105 millones de pesos, mientras un recolector del grano no tiene seguridad social, porque su sueldo no le da para pagarla”.

    Para el abogado Carlos Ballesteros, las personas afiliadas a los fondos privados fueron engañadas cuando los invitaron a vincularse a dichas entidades, porque no les reconocen su valioso aporte y resultan pensionándose con un sueldo mínimo, aunque su tiempo y ahorro sea superior a lo estipulado legalmente.

    Según Ballesteros, “los fondos privados debe acabarse y fortalecer a Colpensiones para que no se engañe a las personas que ahorran con la ilusión de obtener una pensión adecuada”.

    Para la representante de las víctimas de los fondos privados de pensiones, Anny Durán, son muchos los abusos de estas entidades recaudadoras y recordó el de una médica pediatra que tiene un niño en condición de discapacidad. “Esta madre, cabeza de familia, trabaja en cuidados intensivos, tiene una remuneración de diez millones de pesos y Porvenir solo le reconoce el sueldo de 900 mil pesos por tener un hijo especial”.

    Durán indicó. “Aquí no existe regulación para estas entidades que castigan a la mujer, quien debe acumular más tiempo de lo normal y también perjudica a los adultos mayores cuando tienen mucha longevidad, porque no los cobija en su totalidad mientras vivan.

    Para César Armando López, funcionario del Ministerio de Transporte, “en estos momentos me encuentro secuestrado por un fondo privado de pensiones, porque empecé afiliado a Cajanal y con la liquidación de esta Caja nos trasladaron al Seguro Social, pero a un grupo de trabajadores nos trasladaron al fondo privado ING sin nuestra autorización”

    A lo cual agregó: “Al llamar para reclamar me indicaron en este fondo que eso pudo ser un problema de falsificación de firmas, porque es lo que ha venido sucediendo, luego de un peritazgo de la Fiscalía se me informa que la única firma válida era la mía, lo que me obligó a instaurar tutelas y derechos de petición, donde al final concluyeron que mi firma era falsa y me indicaron, luego de tantos años de lucha, en el 2014 me informan que van a pasar mis aportes a Colpensiones, pero meses después me llaman de Protección y me informan que estoy afiliado con ellos porque ellos compraron a ING, donde estoy en esa base de datos y hoy tengo 64 años y no se me ha resuelto mi situación de traslado y mucho menos lo de mi pensión”.

    Así mismo, Ligia Bejarano, quien se considera víctima de Porvenir, relató: “Trabajé durante 24 años en una empresa y 10 trabajadores demandamos para lograr nuestra pensión, pero aceptaron a solo siete, a pesar de estar todos en la misma situación. De modo que no se entiende cómo se interpreta la justicia, unos sí otros no, cuando es el mismo tema.

     

    Para el senador Wilson Arias, del Polo Democrático, es evidente el engaño de estos fondos privados de pensiones a los ciudadanos que los vinculan con falsas expectativas y cuando quieren regresarse a Colpensiones, les ponen una serie de condiciones y obstáculos enormes.

    Los fondos privados utilizan los recursos de sus afiliados y los ponen en bolsas internacionales y cuando estas quiebran les trasladan las pérdidas a los ahorradores, pero cuando ganan a parte de la sumatoria de nuestro ahorro, no lo comparten con nadie.

    Para la asesora jurídica de la Confederación Unitaria de Trabajadores, Mery Laura Perdomo, “la intensión del Gobierno es profundizar un sistema de ahorro individual en dos pilares, el primero en un pilar precario que es de 45 mil pesos mensual a un adulto mayor, valor que no sirve para una pensión adecuada y el segundo es para las personas que sí podemos cotizar sobre un salario mínimo, pero esto se lo trasladarían a los fondos privados para que estas entidades sigan siendo más ricas”.

    El senador Antonio Sanguino manifestó que lo que pretende el Gobierno es acabar con el régimen de prima media y entregarle a los fondos privados, el ahorro de los trabajadores.

    Finalmente, la senadora Aída Avella anunció la presentación de proyecto de ley que permita a los ciudadanos trasladarse de fondo cuando esto crean pertinente y pidió que el Estado atienda a los campesinos, adultos mayores y personas en condición de discapacidad y les otorgue su pensión como corresponde a un Estado social de derecho.

    Compartelo

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *