• ¿Es el sándwich el platillo más completo?

    Las 5 mejores salsas para acompañar tu sándwich

    El hambre aprieta y no sabe qué comer, así que va a la despensa y escoge un snack, ¿usted qué elegiría? Esta pregunta es la que numerosos nutricionistas formulan a diario a sus clientes, recibiendo siempre las mismas respuestas: fruta, una barrita energética o un jugo.

    A pesar de parecer las respuestas correctas, la realidad es que este tipo de alimentos, bien sean escogidos como almuerzo o como colaciones entre comidas, no son las opciones más saludables y hoy se descubrirá el porqué.

    El engaño de los snacks ligeros

    A la hora de seleccionar los alimentos que componen nuestra dieta, tendemos a estar influenciados por lo que los anuncios de distintas marcas publicitan. Lo light está de moda, pero, ¿algo que es bajo en calorías es automáticamente saludable? La respuesta es no.

    La comida que se vende como “baja en grasas” es más perjudicial para la salud, debido a que, al eliminar la grasa natural del producto, es preciso añadir azúcares y sal para no perder sabor, de modo que, aunque el aporte calórico se reduzca, los gramos de azúcar pueden llegar a superar los de los productos normales.

     El aporte excesivo de azúcar no sólo boicotea las dietas, sino que aumenta los niveles de triglicéridos y reduce el colesterol bueno, todo ello implicado en una mayor prevalencia de enfermedad coronaria.

    Comer una barrita energética no es perjudicial, pero sustituir comidas principales por este alimento, sería un claro ejemplo de autoengaño, dado que su aporte de carbohidratos no cubre las necesidades de macronutrientes que necesitaría un adulto.

    Lo mismo ocurriría con la fruta, puesto que, aunque es un alimento troncal dentro de la pirámide alimentaria, no cubre los requerimientos nutricionales y sólo causa saciedad por un rato, por lo que una vez que regrese el apetito, es más probable que se produzcan atracones.

    La reflexión final que realizan los nutricionistas es que lo más sabio es saber escuchar al cuerpo y aportarle lo que este necesita. La proteína, ciertamente, es la que produce mayor sensación de saciedad, y, por ello, hay que escoger alimentos que la contengan.

    En este sentido, recuerdan que las prisas no son excusa, ya que se cuenta con un platillo de rápida preparación, que de elaborarse con los ingredientes adecuados, puede llegar a ser una verdadera fuente de nutrientes: el sándwich.

    Un sándwich aporta hidratos de carbono gracias al pan, vitaminas y nutrientes gracias a la verdura y proteínas gracias a la carne, bien sea de origen animal o elaborada con productos vegetales.

    Uno de los apuntes que también realizaron los profesionales, es que lejos de lo que muchos puedan creer, echar salsa a los sándwiches no tiene por qué ser un aporte de calorías vacías, puesto que su fin es dar sabor. Añadir salsa sin que esta sea excesiva otorga personalidad a los menús y ayuda en el proceso de ingesta de los alimentos.

    En el proceso de deglución de los alimentos, la comida es masticada y humedecida por la saliva, formándose el bolo alimenticio, que pasará de la boca a la faringe, al esófago y finalmente al estómago. Añadir una cantidad moderada de salsa a las comidas ayuda a que estas pasen mejor y no se produzca la desagradable sensación de bola en la garganta.

    Cuando se preguntó cuál era la salsa más sana, la respuesta fue contundente, todas las salsas son saludables siempre y cuando sean elaboradas con productos naturales y no se añadan en cantidades abusivas a los platillos.

     Por suerte, Colombia es uno de los lugares con mayor riqueza de salsas, por lo que a la hora de elegir la salsa perfecta para elaborar un delicioso sándwich habrá variedad entre la que elegir. Por lo pronto, se proponen a continuación, cinco de las salsas más sabrosas, para que, llegada la hora del almuerzo, no haya excusa para no comer sándwich.

    Cinco grandes salsas para acompañar tu sándwich

    Salsa bbq

    Es una de las salsas más sabrosas, ya que es dulce y ácida al mismo tiempo. Es muy usada a la hora de cocinar carne, ya que con el calor se carameliza, logrando realzar los sabores ahumados.

    Salsa miel mostaza

    Esta salsa aporta color y sobretodo mucho sabor, siendo ideal para acompañar tanto la ternera como el pollo. Al mezclar el dulzor de la miel con el sabor ácido y picante de la mostaza, es inevitable que se haga la boca agua.

    Salsa italiana

    La salsa de tomate es un imprescindible de la gastronomía italiana. Es ideal para dar sabor a la pasta, pero también para los sándwiches, ya que los vuelve más jugosos y sabrosos, pero sin aportar un exceso de calorías.

    Salsa de ajonjolí

    Pasando de Italia a Asia, esta salsa usa como base el ajonjolí o sésamo. Los orientales conocen a la perfección las propiedades de las semillas y por eso saben sacarle todo el partido posible. Añadir salsa de ajonjolí a tu sándwich, supondrá un aporte de proteínas, ácidos grasos esenciales omega 3 y omega 6, ácido fólico, calcio, zinc, magnesio y vitaminas de los grupos B y E.

    Salsa qbano

    Llegaríamos al final de la lista y por ello, se reservó la mejor de las salsas para el final. Efectivamente, la salsa qbano o salsa de ajo, resulta una de las salsas favoritas de todo el mundo.

    Requiere pocos ingredientes y es muy versátil, sirviendo como el acompañante ideal para carne y papas, pero también para untar en sándwiches, hamburguesas o incluso para dippear. Lo mejor de todo es que contiene menos grasas que las salsas anteriores, pero guardando todos los beneficios del ajo, como serían el magnesio, vitaminas del grupo B y C y fibra.

    El ajo, además, contiene antioxidantes y ayuda a mejorar los niveles de colesterol, lo cual es amigable con la salud cardiovascular.

    Sobre la salsa qbano

    La salsa qbano original, sólo se puede encontrar en Sandwich Qbano, ya que la receta es herencia familiar de uno de los accionistas fundadores de esta cadena de restaurantes.

    Ciertamente, su ingrediente principal es el ajo, pero la receta íntegra es propiedad de esta empresa que lleva años comercializando sus sándwiches, que no son sólo sabrosos, sino que gozan de los beneficios nutricionales de los ingredientes frescos y naturales en unión con la salsa más saludable que existe hoy en día.

    Así que, si no tienes tiempo para preparar tu sándwich y necesitas almorzar algo saludable, sabes que puedes contar con esta cadena de restaurantes que además cuenta con servicio delivery a domicilio.

    De un modo u otro, recuerda: comer sano no es cuestión de calorías, sino de aportar los nutrientes que tu cuerpo necesita. Por ello, los sándwiches son la solución para cuando tienes prisa. No valen las excusas y más sabiendo que dispones de alternativas como Sandwich Qbano, que, aun tratándose de comida rápida, sólo incluye menús saludables.

    Tras todo esto, ¿usted qué elegiría?

    Compartelo

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *