• En una clínica de Dosquebradas médico abusó de su paciente

    El médico manizaleño Jorge Eduardo Chavarriaga Quiceno pagará 12 años de prisión por acceso carnal con persona incapaz de resistir, según decidió la Sala Penal del Tribunal Superior de Pereira, por hechos que ocurrieron en el 2012, en Dosquebradas (Risaralda).

    El médico manizaleño Jorge Eduardo Chavarriaga Quiceno pagará 12 años de prisión por acceso carnal con persona incapaz de resistir, según decidió la Sala Penal del Tribunal Superior de Pereira, por hechos que ocurrieron en julio del 2012, en Dosquebradas (Risaralda).

    Al victimario lo capturaron integrantes del CTI en abril de 2013, no aceptó cargos en la audiencia de control de garantías y le dieron beneficio de detención domiciliaria, mientras se llevaba a cabo el juicio.

    En octubre del 2014, un juez lo absolvió, pero la Fiscalía y defensa de la víctima apelaron la decisión. El 12 de diciembre, en segunda instancia, el Tribunal lo declaró culpable y ordenó su captura, para que pague la condena en una cárcel.

    La agresión

    En julio del 2012, la víctima acudió a urgencias de una clínica en Dosquebradas, pues sufrió un ataque de asma. Una médica la atendió y le recetó unos medicamentos que le provocaron taquicardia, por lo que la enviaron al consultorio de Chavarriaga Quiceno.

    Él aprovechó el estado de indefensión en el que permanecía la mujer, la besó y abusó sexualmente de ella. La mujer no dijo nada en el momento a una enfermera que llegó minutos después ni a una hija que la acompañaba.

    Cuando llegó a su casa se bañó y tiró la ropa a la basura. En el ambiente familiar y en el trabajo la notaron deprimida y ante las preguntas confesó lo que ocurrió. Puso la denuncia y recuperó las prendas que tiró, que luego fueron vitales para detectar el semen del médico.

    Absolución y posterior condena

    El juez que llevó a cabo el juicio avaló pruebas de la defensa como que la víctima sí se podía resistir, que el medicamento que le suministraron era excitatorio (pone al paciente en estado de alerta), que no hubo testigos del hecho y que luego del abuso, ella no le contó a nadie inmediatamente.

    Contrario a eso, el Tribunal Superior determinó que la víctima permanecía en un mal estado de salud y eso afectó su capacidad para reaccionar ante el ataque. Además, encontraron los rastros de semen, su testimonio fue veraz y se conoció el testimonio de una mujer a quien el médico se le insinuó y le tocó las piernas cuando el motivo de su consulta era otro.

    No tema denunciar el abuso

    *Avise de inmediato en Caivas, URI, Casas de Justicia, Comisarías de Familia y Centros Zonales del ICBF.

    *Suministre información detallada que permita identificar y localizar al autor.

    *Procure no bañarse, no limpiar las heridas y no cambiarse de ropa. En caso de hacerlo, lleve las prendas en el estado en que estén a la autoridad competente.

    *En lo posible, conserve los elementos utilizados en la agresión (armas, cuerdas, objetos contundentes, cabellos y condones, entre otros).

    *Acuda a Medicina Legal para que le practiquen el reconocimiento médico forense y a cualquier institución de salud para recibir asistencia médica.

    *Exija a las autoridades el respeto y materialización de sus derechos.

    *Deje el sitio en donde ocurrió la agresión en el mismo estado. No lo limpie, lave o barra.

    Fuente / La Patria.

    Compartelo

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *