• Dosquebradas, sin… identidad, sin turismo y el Patrimonio?

    Jairo Franco / gestor y productor turístico y cultural

    Dosquebradas, municipio que adolece de identidad cultural y requiere fortalecer su pertenencia, en una localidad reconocida como industrial, que, por años, sin éxito, ha tratado de consolidar su capacidad y convocatoria turística siguiendo procesos efímeros que cada gobierno entrante eclipsa con sus nuevas propuestas. Desgaste de recursos continuo que, a pesar de esfuerzos, no logra la perspectiva ni de un turismo en escala (parada regional), desperdiciando su capital por falta de trabajo en equipo (interno/externo). A pesar de estar apalancada en la declaratoria de PCC, han transcurrido 9 años sin acciones concertadas (regionales) para emprender un trabajo mancomunado, que, desde la base, le permita logros de imagen, marca y mercadeo, al menos bajo la práctica de un turismo en escala, usufructuando tan honrosa mención de “Municipio Industrial”, aprovechando el ser localidad en tránsito regional obligado y sede de algunas de las marcas de ropa confeccionada más importantes de Colombia.

     

    Dosquebradas, un Municipio que desde las atalayas de sus cerros desperdicia una alianza estratégica articulada y el potencial turístico de sus vecinos (Armenia, Pereira, Santa Rosa, Marsella y Manizales), varios de los cuales se pueden vislumbrar desde un cerro tutelar, cuyo mirador (360°) facilitaría la conjugación de un destino de Turismo Rural y Comunitario, implementado a través la autóctona labor campesina y la vernácula producción agrícola; involucrando para ello el Turismo Social Recreativo, el potencial Natural (Parques Naturales), el paisajismo y la biodiversidad. Trasversalizando e incorporando el Turismo Cultural y el Agroturismo, mediante la apropiación del Patrimonio Cultural Inmaterial (Artesanía, Gastronomía, Folclor: música y danza, narración y cuenteria), sin olvidar una inmersión de compras a la industria y el comercio local, articulando así un excelente corredor turístico de alta diversidad y gran variedad en sitios de interés; fomentando el crecimiento económico, la inclusión social y el equilibrio medioambiental, en una real dinámica de movilidad económica integral.

     

    Si los ODS (Objetivos de Desarrollo Sostenible) determinan que la cultura es su cuarto pilar fundamental, abogando su inclusión en toda política pública relacionada con el desarrollo económico y las comunicaciones, la cohesión social, la cooperación y el Turismo (aprobada por 195 estados miembros y 8 miembros asociados). Preceptos insertos en los planes nacionales, departamentales y municipales de desarrollo, al igual que en los planes de acción de Turismo, de Agricultura, de Desarrollo Social, de Educación y Cultura. Perspectiva que nos aboca a una relación intrínseca desde los respectivos despachos municipales, tendiente al desarrollo sostenible, aplicando un

     

    enfoque holístico humano y una estrategia transversal en lo Administrativo Gubernamental. Por ende, no es exagerado suponer una sinergia Dosquebradas/Región para favorecer el desarrollo de un Turismo Rural y Comunitario local e intermunicipal, como factor de desarrollo socioeconómico endógeno municipal.

     

    Implementar y visibilizar una transversalidad Ministerial: MinCIT, MinCultura, MinAgricultura y Desarrollo Rural, MinMedio Ambiente y Desarrollo Sostenible, MinSalud y Protección Social, acorde sus políticas, planes y programas, a través de los despachos locales en función Misional, propicia la concertación estratégica de propósitos a conjugar, cohesionando beneficiarios mediante acciones congruentes, que optimicen eficientemente el recurso y forjen una intervención e impacto integral con beneficio comunitario. Acciones que conllevan el llamado al orden de nuestros representantes legisladores regionales, acopiando sus cuotas económicas, que no son personales, por la aprobación de proyectos y leyes, alternando gestión ante los Ministerios en función de la representatividad otorgada por sus electores, a fin de que mediante sus respectivas comisiones en Senado y Cámara, previo lobby de proyectos, estos políticos/legisladores de la región, ejerzan un verdadero y preponderante papel protagónico, en cumplimiento de sus deberes como representantes del pueblo, y así, al fin, cumplan con su cometido gestor ante la ciudadanía local, departamental y regional, movilizando recursos para el fomento y el desarrollo del Turismo Rural y Comunitario; la Innovación y Diseño Artesanal; la salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial, la seguridad alimentaria, el fomento y la regulación de la producción pecuaria, agrícola y de alimentos. En conclusión: el fomento y desarrollo sostenible de un Turismo multitipológico y Pluridisciplinario, a través de la conjugación estratégica y táctica del Patrimonio Cultural Inmaterial, para el fortalecimiento del ser humano y su desarrollo social, como persona inserta en un conglomerado rural menos favorecido y cuyo proyecto de vida está en la “Pacha Mama”, su habitad, su producción y gestión en el campo.

     

    La proyección de imagen de la ciudad parece estar en el olvido o poco importa a sus gobernantes que buscan, en su cuatrienio, beneficios para unos cuantos. Hoy se olvida que la ciudad, casa común ciudadana, igual que una empresa, debe de entregar satisfacción y bienestar, tanto a clientes (foráneos) como a quienes la integran (ciudadanos), sin esta misión es imposible que una ciudad genere valor interno/externo y menos que proyecte una imagen positiva.

     

    Dado que es imposible hablar de sociedad sin el hombre, ni de cultura al margen de la sociedad, ello nos infiere a reconocer que la influencia de la cultura es decisiva en el desarrollo territorial. Ahora, si el turismo incrementa la productividad, contribuye a

     

    dinamizar el crecimiento económico y el desarrollo sostenible, fortaleciendo la equidad social, como lo expresa el PND, entonces cabe anotar que el Plan Sectorial de Turismo hace parte del PND 2018-2022, tal como lo disponen los artículos 2º y 16º de la Ley General de Turismo (Ley 300/1996). Planes que incluyen las políticas de turismo sostenible y competitividad del mismo; políticas de turismo comunitario, de artesanías y el cultural con su particularidad de identidad y patrimonio; cerrando estos posibles componentes de producto, en la caracterización del destino, se cuenta con las políticas para el turismo de naturaleza, ecoturismo y un conjugable con todos, el turismo social, a implementar al amparo de las normas, planes y programas, en el “Municipio Industrial” del Occidente Colombiano.

     

    Cabe agregar, refiriéndonos al turismo cultural, además de 5 anteriores, las Convenciones UNESCO (2003 y 2005), para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial (PCI) y la Promoción de la Diversidad de las Expresiones Culturales, promulgada y reglamentada en Colombia (Ley 1037/2006, Decreto 2380/2008 y Ley 1185/2008), que en este sentido el PCI, al igual que el PCCC, confluyen y complementan las tipologías del turismo enunciadas con anterioridad, integrándose mediante los conocimientos, las técnicas y los usos sociales, junto con los instrumentos, objetos y artefactos (gastronomía, artesanía…); las prácticas costumbristas, las artes del espectáculo, las representaciones y expresiones artísticas (artes escénicas), las tradiciones y costumbres, lo rituales religiosos, actos festivos y conmemorativos de las comunidades étnicas y los grupos humanos territoriales. Todos ellos factores generadores de identidad, pertenencia y cohesión social.

     

    En este orden de ideas, todo nos lleva reconocer la viabilidad y preponderancia del Municipio en crear la oferta del Turismo Rural y Comunitario (TR&C), desde el ejercicio experiencial, a través de rutas y senderos temáticos agro&eco turísticos: visitas guiadas a fincas con participación en faenas agropecuarias, paisajismo natural, trekking Interveredal, el mariposario, las cabalgatas… etcétera. Así mismo, la disponibilidad con que cuenta la localidad para la práctica del turismo de aventura (parapente, puénting, paintball, ciclo- montañismo y moto-aventura… entre otras), articulando estas modalidades con el turismo cultural: Ruta de los Petroglifos Quimbaya, la Arriería Cafetera, las posadas y paradas artesanales, integrando lo rural con lo urbano mediante una propuesta metodológica de innovación social competitiva, propias para el fortalecimiento de capacidades locales de los dosquebradenses y pobladores circunvecinos.

     

    Finalmente, el gran reto de la administración de Dosquebradas, está en la capacidad de gestión nacional de recursos, la concertación e instrumentalización de esfuerzos interadministrativos y la implementación estrategias transversales que conlleven al cumplimiento conjunto de propósitos afines (debilidad institucional), propendiendo por la cohesión ciudad/administración. Fundiéndose en un crisol de iniciativas emprendedoras turístico/culturales y sociocomunitarias, aunando el apoyo a los “Colegios Amigos del Turismo” se daría lugar a nichos del conocimiento y la técnica a conformación comunitaria de emprendimientos turísticos, industrias culturales y creativas rurales con valores diferenciadores, competitivos y de sostenibilidad, importantes para el desarrollo de la comunidad y proveedora de oportunidades para la generación de ingresos alternativos.

    Compartelo

    1 thought on “Dosquebradas, sin… identidad, sin turismo y el Patrimonio?

    1. Pero señor Jairo usted tiene información de primera mano donde se demuestra que a la directora de operativa de cultura es inoperante y no le interesa invertir en la cultura y lis artistas de Dosquebradas, solo en los de pereira, Belén de umbría y balboa y se los trae
      Para dosquebradas y hacer proselitismo político a favor de juan carlos rivera. Pero como usted es amigo de ella prefirió quedarse callado y no hacer veeduría y tenía como. Así que no venga hacerse el que no sabe como esta todo. Y la veeduría resulto ser de papel una mentira.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *