• 123 proyectos de vacuna contra el Covid-19 ya están en fase preclínica

    Mientras el coronavirus se expande en el mundo, cientos de científicos desde los laboratorios luchan para tratar de desarrollar una vacuna que pueda frenar los contagios y evitar muertes en las poblaciones de riesgo.

    El nuevo coronavirus SARS-CoV-2 ha demostrado que es altamente transmisible debido a que en casi un 80% los portadores suelen ser asintomáticos.

    Los gobiernos han impulsado medidas como el uso de mascarillas, el distanciamiento físico e impuesto regímenes de confinamiento social, pero el creciente retorno a las actividades económicas mantiene latente el riesgo de un rebrote en países que creían controlada la pandemia.

    Los cálculos de expertos señalan que desarrollar una vacuna viable y eficaz podría llevarse hasta 18 meses, sin embargo, este proceso se está acelerando gracias a la cooperación científica y alianzas de importantes farmacéuticas.

    La reciente declaración de la Organización Mundial de la Salud con respecto a los trabajos para obtener la vacuna contra el coronavirus, reconoció 123 proyectos que ya tienen un candidato a vacuna, la cual se encuentra en fase preclínica y otros diez ensayos que han superado la fase clínica y adelantan pruebas en humanos.

    Se pueden destacar el proyecto de vacuna desarrollado en el Instituto de Biotecnología de Pekín, el cual está en fase 2, es decir, se trata de un estudio a mayor escala y se evalúan los posibles efectos secundarios y reacciones en el sistema inmune.

    También es muy prometedor el proyecto del Instituto Jenner de la Universidad de Oxford, que ya ha comenzado ensayos clínicos en humanos y tiene una probabilidad de éxito del 80%, aseguran que para finales de 2020 podría estar lista.

    El gigante farmacéutico alemán Pfizer y la estadounidenses BioNtech unieron esfuerzos para desarrollar una vacuna, la probaron con éxito en ratones y empezó el ensayo clínico en humanos con buenas expectativas.

    Desde ya varios gobiernos están planeando las fases de vacunación masiva y la OMS estima que cuando una importante proporción de la población se encuentra inmunizada, entre el 60 y el 70%, se alcanzaría la llamada inmunidad de rebaño o colectiva.

    Aunque existen tratamientos farmacológicos, hay restricciones para el uso de algunos medicamentos cuya efectividad no ha sido clínicamente comprobada.

    Desde el inicio de la pandemia el tratamiento ha sido con antivirales, antiinflamatorios y antibióticos, estos últimos no recomendables a no ser que se asocie con una infección bacteriana.

    Los medicamentos como el remdesivir, lopinavir han demostrado cierta eficiencia con el COVID-19, entretanto, la hidroxicloroquina y cloroquina, según un reciente estudio de la revista especializada The Lancet, indica que estos últimos no aportarían importantes beneficios en los pacientes de COVID-19, por tal motivo la OMS decidió suspender todos sus ensayos mientras se revisan los riesgos.

    Finalmente, la OMS retomó diez días después los ensayos con hidroxicloroquina y cloroquina a la luz de nueva evidencia científica.

    “Nos disculpamos colectivamente por la imagen de confusión que los estudios pueden dar, pero hay que seguir las evidencias científicas y asegurarse de que las personas que entran en estos ensayos clínicos lo hacen de una forma segura y que dé prioridad a su bienestar”, destacó en rueda de prensa el director de Emergencias Sanitarias de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Mike Ryan.

    Compartelo

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *