• Va bien, alcalde

    Orlando Parra

    En general, los electos suelen decepcionar. Esta decepción comienza desde la campaña, cuando se dedican a comprar votos (¿a cómo se paga el voto en Pereira, a 50 mil?) o cuando carecen de un programa serio. Su programa se reduce a sonrisas y abrazos. La decepción se intensifica cuando llegan a gobernar y se les nota perdidos. Esto es especialmente cierto para aquellos que apenas tienen experiencia en administrar una pequeña o mediana empresa y creen que el estado se mueve al mismo ritmo. Eso, claro, si es que han administrado algo en su vida.

    Por eso, es gratificante encontrar gobernantes que tienen claridad y dicen (y esperamos que hagan): “Tomaremos decisiones anti políticas si es necesario para mejorar la calidad de vida”. Así es, alcalde. Los peores gobernantes, generalmente, son los que se dedican a pensar y actuar para las próximas elecciones. Siguen en campaña. Se les olvida que deben gobernar para el presente, actuando con la responsabilidad que han asumido para el futuro de municipios, departamentos y países.

    • Las discotecas también han sido reguladas.
    • Vamos a reestratificar el municipio. Debemos implementar el cobro coactivo. Actualmente, la jurisdicción tiene una deuda de más de 140,000 millones de pesos. Muchos ciudadanos están demorados en pagar. Trabajaremos con empresarios y constructores para resolver esta situación.
    • Las fotomultas y cámaras de seguridad son esenciales para controlar el desorden en las vías. Queremos cerrar la ciudad y hacerla más segura. Las grandes ciudades del mundo son inteligentes, desde la semaforización hasta la vigilancia en parques, colegios y puntos críticos.
    • Algunos sectores temen las fotomultas, pero si la gente respeta las normas, no debería haber problemas. Las fotomultas existen en la mayoría del país. En el municipio, hay 140,000 vehículos inscritos, y el 45% no tiene ni SOAT ni tecno mecánica. Esto es peligroso y debe cambiar.
    • Estamos trabajando en la implementación de alimentadores para el transporte masivo. Un alcalde, esencialmente, es quien le da orden a la confusión que tienen unos habitantes que se creen llenos de derechos, pero sin ningún deber.

    Alcalde, es esencial que tome las decisiones importantes este año. Que las saque adelante. Prácticamente, lo que no haga, especialmente a nivel de “garrote y zanahoria” en el primer año, le será muy difícil hacerlo en los siguientes. Y, lógico, habrá protestas, es lo normal, habrá quienes se opongan, a las buenas, a las malas. Usted nunca olvide que fue electo para gobernar, y que primero están los intereses colectivos, que los de particulares o grupos minoritarios. La ciudad se lo agradecerá, así le digan que lo están “destrozando en redes”. Tranquilo, existe una mayoría silenciosa, que cada vez más se aleja de la putrefacción generalizada de esas redes y lo que valora son los HECHOS.

    Va bien, don Roberto Jiménez, a quien nunca he tratado personalmente, en sus intenciones y acciones para Dosquebradas

    Declaraciones tomadas de: EL BLOG DEL MINISTRO: https://youtu.be/V7UGowRt8GI?si=9bnwzrBHhzNmdKX6

    Redes Sociales: orlandoparrag – orlandoparragopinion

    Compartelo

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *