• Usaba menores de edad para comercializar pornografía infantil

    La Fiscalía consiguió material probatorio y evidencia física suficiente para que un juez de la República condenara a Jorge Hernán Gámez Orrego por los delitos de actos sexuales con menor de 14 años, acceso carnal abusivo con menor de 14 años, demanda de explotación sexual comercial de persona menor de edad, y utilización o facilitación de medios de comunicación para ofrecer actividades sexuales con personas menores de edad.

    El hombre de 40 años fue sorprendido en octubre de 2016 en una vivienda ubicada en el barrio Venecia de la Comuna Boston de Pereira (Risaralda), con tres niñas de 12, 13 y 14 años. Igualmente se comprobó que tuvo dos víctimas más, entre ellas un niño.

    Al ingresar se encontraron con la de 12 años posando semidesnuda frente a una cámara, y el imputado en ese mismo cuarto observando y frente a un computador, al parecer, transmitiendo dichas imágenes vía Internet.

    En otro cuarto fueron localizadas las dos niñas mayores, igualmente posando frente a una cámara, y se encontró computador más con un chat con contenido pornográfico, que estaba abierto desde el 25 de septiembre en donde se constató que desde esa fecha se estaban enviando imágenes de tipo sexual hacia China y Estados Unidos.

    Gracias a una fuente que proporcionó la información porque estuvo en ese lugar, así como su hermana, se conoció que allí se producían videos de contenido pornográfico, los cuales eran enviados hacia el exterior. Que niñas menores de edad eran las protagonistas de los mismos en conjunto con el indiciado.

    El hombre natural del Quindío fue señalado por las víctimas mediante entrevista, como la persona que les pagaba entre $100 mil y $400 mil por hacer según sus palabras, shows frente a las cámaras. Que en algunas ocasiones les pedía tocarse entre ellas y en otras, él participaba tocándolas y simulando que tenían relaciones sexuales, para posteriormente lucrarse con la venta de esas grabaciones mediante una página web, videochats y redes sociales.

    Sin embargo, la Fiscalía logró demostrar que sí hubo contacto sexual con algunas de las niñas por lo que se le condenó igualmente por acceso carnal.

    Fue así como el Juzgado 4° Penal del Circuito de la ciudad ordenó a la Fiscalía compulsar copias para que se investigue por el delito de tráfico, fabricación y porte de estupefacientes, teniendo en cuenta que en varias de las entrevistas realizadas a las menores de edad, manifestaron que él les daba marihuana, pastillas que podrían ser éxtasis y la sustancia conocida como Popper.

    Finalmente ordenó que el material recaudado en el lugar y que sirvió como evidencia para demostrar la culpabilidad de Gámez Orrego, fuera destruido al representar una ofensa para la libertad sexual e integridad física de las víctimas.

    Compartelo

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *