• Un planeta vivo

    Recientemente, tuvimos en Pereira la visita de Alfredo Sfeir Younis, un chileno doctorado en economía ambiental, quien ocupó durante 30 años importantes cargos directivos en el Banco Mundial. Sfeir ha sido uno de los primeros altos ejecutivos a nivel internacional que ha reflexionado sobre la relación entre la economía e importantes fenómenos de la civilización actual: los medioambientales, los espirituales, los relacionados con la influencia del planeta sobre la comunidad humana global y del comportamiento colectivo en el cambio climático. El informe que presentó el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) es dramático cuando afirma que “para el 2050, 143 millones de habitantes de tres regiones en desarrollo se [convertirán] en migrantes climáticos, en vista de que muchas personas, familias e incluso comunidades enteras se verán forzadas a buscar sitios más viables y menos vulnerables para vivir”.

    Es indudable que cada vez hay una mayor conciencia gracias a muchas personas que han prendido las alertas en diferentes partes del mundo sobre el grave deterioro del planeta y la necesidad de un cambio de actitud para proteger el entorno en el que vivimos. Es interesante e importante anotar que entre quienes han asumido este liderazgo se encuentran individuos muy jóvenes, como Greta Thunberg, la suiza que a sus 16 años, en lugar de estar inmersa en el consumismo en que se encuentran la mayoría de sus pares, ha emprendido una férrea defensa del planeta, y ya son famosas en todo el mundo las manifestaciones que realiza los viernes frente al parlamento sueco con un cartel que dice: Skolstrejk för klimatet (huelga escolar por el clima). Esta iniciativa ha tomado tanta fuerza, que Greta fue invitada el 4 de diciembre de 2018 por la conferencia de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, en la cual expresó: “No hemos venido aquí a rogar a los líderes mundiales que se preocupen. Hemos venido aquí para hacerles saber que el cambio está llegando, les guste o no. El verdadero poder pertenece a la gente”.

    Alfredo Sfeir en su conferencia va mucho más allá y plantea que no puede haber salud en el individuo y en la comunidad mientras se viva en un planeta enfermo. Por eso, el imperativo actual es sanar emocionalmente  a la persona y al colectivo, y de esa manera se puede dar la sanación planetaria, porque “como es adentro es afuera, como es afuera es adentro”. La ecología interna es un reflejo de la ecología externa, porque las dos son una y la misma entidad.

     

    Compartelo

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *