¡SOS…! Un Diputado para Marsella

Desde tiempos inmemoriales las etnias, las tribus, los pueblos, son clanes formados por personas que entrelazados en familias comparten un mismo territorio, que física y socialmente tienen las mismas expectativas, los mismos ideales y luchan por  los mismos propósitos, sentido desde el cual, la pertenencia y el amor por lo propio son parte de la existencia misma del individuo, situación ésta, que podría ser la premisa básica o  el fundamento de la identidad de los pueblos.

En un país como el nuestro en donde para cualquier municipio es prácticamente  imposible sustraerse de las grandes decisiones que toma el Estado o el Gobierno Central, debe ser claro para cualquier ciudadano de bien, que la única posibilidad que se tiene frente  este tema, es uniendo voluntades y conjugando esfuerzos comunes que permitan una presencia permanente frente a estos escenarios de poder.

El presupuesto aforado  para la Gobernación de Risaralda en el presente año está por el orden de los 484 mil millones de pesos,  de los cuales dentro de una distribución más equitativa deberían corresponder mejores partidas para el municipio. Eso solo se logra si podemos estar allá.

Según los datos de la propia Registraduria Municipal, en las pasadas elecciones Marsella contaba con 15.547 personas habilitadas para votar de las cuales ejercieron su derecho al voto para  la actual Asamblea de Risaralda 9.019, con estas cifras es claro y contundente  que Marsella pueda tener un diputado y con ello logremos una presencia más acorde a nuestras expectativas,  no solo en  cargos de connotada importancia, sino también, como la manera de lograr una mayor participación en soluciones laborales  y de contratación para muchos de nuestros conciudadanos, tanto a nivel de la Gobernación como de otras entidades estatales a nivel Nacional y Departamental y esto solo será posible, en la medida que ejerzamos algún  liderazgo desde una entidad como la asamblea Departamental. 

Así las cosas y como lo vengo manifestando desde hace mucho tiempo atrás, se hace necesario en insistir, en que por encima de todos los partidos políticos, corrientes ideológicas y creencias religiosas,  debemos lograr consensos en temas comunes que a todos como sociedad marsellesa no favorecen o  nos afectan.

Según se desprende de la Registraduria Municipal, contamos con un potencial de 14.500 personas hábiles para votar, de las cuales en las últimas elecciones ejercieron el derecho al voto 9.016, cantidad de votantes más que suficientes para que lográramos con éxito tener un escaño en la Asamblea.

Cerrar fronteras en torno a la aspiración  que foráneos puedan tener frente a este tema se hace imperativo, no podemos seguir permitiendo que unos cuantos mercachifles de la política vengan y con migajas compren a incautos líderes y electores, polaricen nuestras relaciones y salvo contadas excepciones, no vuelvan por aquí ni siquiera a dar las gracias.

Compartelo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *