• Se complica la extradición de la excongresista Aida Merlano

    RAM / El Gobierno Nacional parece estar en una encrucijada con el caso de la excongresista Aída Merlano, actualmente en manos del presidente venezolano Nicolás Maduro, a quien muchos sectores políticos en Colombia consideran un dictador.

    Hasta el momento Maduro no ha tomado ninguna decisión definitiva sobre la suerte de Merlano y solamente ha planteado la posibilidad de revivir las relaciones consulares entre Colombia y Venezuela, a lo que el presidente Iván Duque ha respondido: “Que no vengan ahora a enredar la pita”. La razón que dificulta el traslado de la exsenadora al país es que las relaciones entre los dos países están rotas y los canales de comunicación para tramitar este tipo de situaciones son inexistentes.

    En el panorama hay al menos tres caminos para que la excongresista costeña regrese al país y pague la condena que le impuso la Corte Suprema de Justicia a 15 años de cárcel, la que, en todo caso, fue apelada por la defensa de Merlano.

    El primer camino es el ha planteado Duque, es decir que sea “deportada” y que “se le aplique en Colombia todo el peso de la ley”.

    En este camino ya se cumplió la primera parte, es decir la captura de Merlano, quien estaba cobijada con una circular roja de la Interpol.

    Sin embargo, este camino ya no es posible debido a que la justicia venezolana le dictó prisión preventiva a la fugitiva y le imputó los delitos de uso de documento falso, usurpación de identidad y asociación para delinquir. Este proceso deberá ser decidido en ese país antes de que se tome una decisión sobre si se deporta o no a Colombia.

    Compartelo

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *