• Fue recapturada la excongresista Aida Merlano en Venezuela

    La exsenadora colombiana Aida Merlano Rebolledo fue capturada la tarde de ayer en el sector El Milagro de Maracaibo, Zulia, al occidente de Venezuela.

    Organismos de seguridad informaron que la detención fue practicada por miembros de la Fuerza de Acciones Especiales (Faes) a las 4 de la tarde. A esa hora los efectivos llegaron al edificio residencial Costa del Sol, ubicado en la avenida El Milagro, la principal del sector. Subieron precisamente al apartamento 11-C del piso 11.

    Luego de tocar varias veces la puerta, los funcionarios fueron atendidos por una mujer, quien resultó ser la exsenadora colombiana.

    Para el momento, Aida Merlano se encontraba en compañía de Elsida Tubiñez, quien funge como doméstica del inmueble y un hombre cuya identidad no fue revelada.

    La exsenadora y las dos personas que la acompañaban fueron detenidas por el grupo Faes, que informó de dicho procedimiento al Ministerio Público y a Interpol.

    Otras fuentes dijeron que Merlano ingresó a Venezuela de manera ilegal, delito que le será imputado en las próximas 48 horas ante un tribunal del Zulia. Además, en su residencia hallaron múltiples objetos usados por Merlano para camuflarse como, por ejemplo, pelucas, extensiones de cabello y, al menos, cinco documentos de identidad. También fueron requisados siete teléfonos celulares y un portátil.

    La ficha de Interpol dice que la excongresista fue condenada por la Corte Suprema de Justicia de Colombia mediante sentencia emitida el 12-9-2019 a la pena de 60 meses de prisión como autora responsable del delito “concierto para delinquir agravado, coautora de los delitos de corrupción al sufragante en concurso homogéneo y sucesivo y tenencia de armas y municiones”. El documento refiere que la exfuncionaria hacía parte de una estructura criminal dedicada a la compra de votos.

    La exsenadora intentó sobornar a los funcionarios de la Faes para que no se la llevaran detenida. Al parecer, les ofreció una suma en dólares, pero éstos ya tenían instrucciones precisas de capturar a la mujer. Incluso ella los hizo pasar al apartamento y les habló de los altibajos que ha tenido en su quehacer político. Los funcionarios oyeron atentamente la exposición de la mujer y luego le explicaron los delitos a los que se expone en el sistema judicial venezolano. “Eso que usted nos está planteando es un delito de colusión”, le respondió uno de los funcionarios.

    Previamente, Carlos García, jefe de la Delegación del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC) en Zulia, había negado la captura por parte de su cuerpo armado.

    Hasta el momento, no se sabe qué mecanismo de extradición podrá ser utilizado para traerla al país, toda vez que tras la captura de Digno Palomino y Jorge Eliécer Díaz Collazos, alias Castor, en Venezuela, el Gobierno de Colombia señaló que no podía realizar la solicitud de extradición debido “al deterioro” de las relaciones diplomáticas entre ambas naciones.

    Durante la tarde del primero de octubre, Aida Merlano había permanecido por más de tres horas en un procedimiento odontológico estético en el consultorio 318 del Centro Médico de La Sabana, al norte de Bogotá.

    Merlano se quedó aguardando en la ventana del consultorio para finalmente deslizarse por una cinta roja y caer justo en la entrada del parqueadero donde era esperada por un motociclista que portaba una maleta de domicilios con el emblema de la empresa de domicilios Rappi.

    Compartelo

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *