Primer desalojo en vivienda adquirida con subsidios del gobierno nacional

La Alcaldía de Pereira conjuntamente con la Secretaría de Vivienda Social del municipio, delegados de la Policía, la Personería y el acompañamiento de Sindi Forero, abogada del Ministerio de Vivienda, realizaron lo que se conoce como desalojo en vivienda otorgada a través de auxilios del gobierno nacional en la ciudadela Salamanca.​

Dicho proceso legal y jurídico fue iniciado por el Ministerio, ya que se evidenciaron incumplimientos por parte de los propietarios en las obligaciones adquiridas previas a la entrega del subsidio.

El gobierno nacional ha sido claro en establecer que los beneficiarios de las viviendas entregadas con auxilios, deben comprometerse con el cuidado y preservación de los predios, además de cumplir con una serie de obligaciones, entre las más destacadas se encuentran el “No utilizar la vivienda para la comisión de actividades ilícitas”, punto en el cual los inquilinos fueron sorprendidos en flagrancia, gracias a un allanamiento ejecutado por parte de la Policía.

Previo a las investigaciones se pudo constatar que la persona residente de la vivienda y a cargo de la misma, se encuentra privada de la libertad, acción que fue determinante para dar inicio al proceso administrativo sancionatorio que terminó con la revocatoria del subsidio entregado.

El pasado martes, se procedió de manera oficial a la recuperación material del bien, informándole a los residentes de la propiedad con antelación dando tiempo para que desalojaran y entregaran de manera voluntaria el inmueble.

De acuerdo con el Decreto 1077 del 2015, el inmueble luego de ser desalojado e intervenido, se entregará a otros dueños que cumplan a cabalidad con los requerimientos solicitados por el Estado Colombiano. Es de destacar que este procedimiento es el primero que se lleva a cabo en el territorio nacional, sirviendo de ejemplo para que los que cuentan ya con su vivienda cumplan con sus obligaciones y se dispongan a fomentar al interior de sus hogares las buenas relaciones, la sana convivencia y no las actividades delictivas.

Compartelo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *