Presidente Gustavo Petro anunció la Declaratoria de Desastre en Colombia

En el día de ayer (lunes) en reunión del Consejo Nacional de Riesgo, entidad creada por la ley, básicamente compuesta por el Gabinete y las entidades especializadas en Atención de Desastres, decidimos declarar Desastre en el país.

No se apellida natural porque no es un desastre natural; es la combinación entre el Fenómeno de La Niña, que reiteradamente se presenta, profundizado por la crisis climática.

Para información de todo el país, hay que decir que los niveles en este momento de lluvias durante todo el año, que se mantienen desde el mes de marzo, son los más altos en los últimos 40 años. Ni siquiera el desastre del 2010, 2011, logra los niveles actuales de caída de lluvias.

Y hay una probabilidad del 54 por ciento de que se prolonguen para el año entrante, lo cual, obviamente, pone al país, a la sociedad, a las gentes de Colombia en una situación difícil.

Por eso hemos decretado el Desastre después que casi 300 municipios lo han hecho a través de calamidad, la figura que se utiliza municipalmente.

Ya nos acercamos a 800 municipios afectados y el número de muertos asciende a 266.

Hay una pérdida ostensible de cosechas que agrava la situación del precio de alimentos, que ya vienen en altos por los choques internacionales, por la inflación en dólares de los alimentos por la caída del peso.

Y la situación entonces se va tramitando es a partir del hambre, del incremento del hambre.

¿Qué vamos hacer con la Declaratoria?

Sumar una serie de partidas, no ejecutadas aún en el presupuesto nacional en diferentes entidades –el valor exacto ya se alcanzará hasta al medio día de hoy, en la tarde– y ese dinero se va a invertir en lo que queda del año en atender los problemas del hambre y los problemas de la emergencia propiamente dichas.

Es una concentración de parte del presupuesto que aprobó el gobierno pasado, cambiándole su destinación hacia la atención exclusiva del hambre y de la emergencia que se provoca con las lluvias.

Entre los objetivos que nos vamos a proponer en un plan específico, que ya el Director de la Unidad de Riesgos, (UNGRD) doctor (Javier) Pava, les comentará con detenimiento, están:

-Un subsidio transferencia a personas madres cabeza de familia y madres de hijos en la primera infancia, cerca de un millón 200 mil, con un monto y, este es un cambio sustancial en la historia de las trasferencias en Colombia que, literalmente, se les podría denominar ´limosnas´, porque alcanza una cifra por cabeza de persona de 500.000 pesos.

Es decir, supera la línea de pobreza automáticamente; la persona que reciba este tipo de ingreso sale de la línea de pobreza y, el objetivo es, que se puedan nutrir suficientemente la primera infancia en la parte más, aquella que es apenas atendida por la mujer dada, la ausencia del padre, por razones en general, que tienen que ver con el machismo de esta sociedad.

El Estado va a hacer aquí un esfuerzo fundamental, para atender este núcleo de la población que nos parece vulnerables en términos del hambre.

-Dos, se cambió las formas de contratación. El Gobierno podrá contratar de ahora en adelante, directamente a organizaciones populares entre ellas, las Juntas de Acción Comunal, en un mapa específico elaborado, que es el mapa del hambre, contratos que intercambiarán un dinero mensual, para que la Junta de Acción Comunal organice allí un Comité de Hambre –espero que generalmente compuesto por mujeres– para lograr dar a través de ollas comunitarias: desayuno, almuerzo y comida en los barrios populares y en las veredas afectadas para garantizar que cualquier persona que tenga esta necesidad pueda tener un servicio en su barrio de comida.

-Tres, se va a ampliar el PAE, Programa de Atención Escolar, que ya existe, de tal manera que cubra el 100 % de los jóvenes, de las jóvenes, de los niños, de las niñas y, que, además se extienda por el periodo de vacaciones hasta el 31 de diciembre de este año, que también será un frente fundamental para que la primera infancia y la juventud, puedan tener los nutrientes necesarios en el mapa de pobreza.

-En cuarto lugar, se transformará Indumil en una reconversión industrial, para que pueda construir puentes, al estilo de los que se importan, de tal manera que rápidamente podamos lograr comunicación vial aquí en las partes donde se han caído los puentes donde se han roto las carreteras, en donde vaya a suceder en los próximos meses, tratando de garantizar una movilidad durante el periodo del invierno.

Estos son objetivos billonarios, al valorar cada uno de estos objetivos, estamos hablando de billones de pesos, que trataremos de ejecutar a través de la figura del desastre hasta el 31 de diciembre, el año entrante nos fortaleceremos con el presupuesto y la adición presupuestal que se presentará, si la reforma tributaria es aprobada en la próxima semana.

Así que dejo estos elementos, de lo que se ha discutido como plan para abordar el problema del hambre.

-Hay un quinto punto, que se nos olvidaba, y es que se instala un subsidio del 100 % a los fertilizantes que se destinen a la producción de alimentos en Colombia, incluido la producción cafetera, que es un tema más de mediano plazo pero esperamos que la rentabilidad para producir alimentos, a través de este subsidio aumente, y por tanto, para el primer semestre del año entrante podamos tener una canasta familiar, en lo que tiene que ver con alimentos, mucho más barata para comprar en el supermercado.

Compartelo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *