• El orden público está maluco

    Francisco Cuello Duarte

    El atentado contra el padre de la vice presidenta Francia Márquez es una muestra del grave estado de inseguridad que vive actualmente el país, a lo cual se le suma la reciente asonada contra el ejército y la policía en el municipio de Suárez (Cauca), cuando destruían un laboratorio de coca, así como los numerosos secuestros y hechos de violencia en Nariño, Meta y Sur de Bolívar. En el resto del país la delincuencia sigue vacunando a comerciantes, industriales y empresarios de todos los niveles sin que se escape el más humilde vendedor de empanadas callejeras. Ya se siente el impacto en la economía nacional y especialmente en el desempleo donde se nota la desaceleración en el aparato productivo.

    Vale aclarar que el orden público con esta clase de actores no está en manos de los Alcaldes, que no tienen el poder jurídico ni tampoco el político para enfrentar semejante imperio del mal. El problema de la inseguridad ciudadana no se puede solucionar con los mecanismos de la Ley 1801 de 2016 (Código Nacional de Seguridad y Convivencia Ciudadana).

    Sobre el tema, la Corte Constitucional en su sentencia C- 204 de 2019 ha expresado lo siguiente: “Las competencias de los alcaldes para el mantenimiento del orden público son amplias, pero se encuentran subordinadas a las directrices que, en la materia, expidan los gobernadores y, en últimas, el Presidente de la República. En estos términos es posible afirmar que, no obstante que los alcaldes, como autoridades propias y no designadas, se encuentran en el centro de la autonomía territorial, no actúan como autoridades autónomas sino como agentes subordinados”.

    El problema es más complejo y la solución está en manos del gobierno nacional en cabeza del Presidente de la República, quien en forma ingenua sigue creyendo en la buena fe del ELN y en la Segunda Marquetalia de Iván Márquez. No obstante, hay una luz de esperanza el domingo 28 de julio de 2024 en las elecciones presidenciales de Venezuela con impacto directo en nuestro país, donde el candidato de la oposición, Edmundo González (María Corina Machado) lleva una ventaja sobre Maduro, pues la estrategia militar interna cambiaría sustancialmente.

    Desde nuestro Centro Esotérico del Caribe vemos al expresidente Maduro colgado de una maleta gigante volando hacia un lejano paraíso fiscal.

    www.cuelloduarte.com

    Compartelo

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *