El llanto del Gobernador

Hace muchos años no veía llorar a un mandatario, el último que recuerdo fue a Mockus. Llama la atención. La clave aquí es saber qué lo ocasionó. El momento sucedió en Santa Cecilia, el corregimiento más lejano de Pereira en la vía a Quibdó; el único triétnico pues conviven las comunidades indígena, afro y mestiza; frontera vial entre Risaralda y Chocó. Allí de manera simbólica Tamayo decidió celebrar su primer cumpleaños del departamento en su segunda administración. Una forma de recordar  “la Risaralda profunda” “la otra”, esa donde 7 de cada 10 personas vive en la pobreza, en la miseria https://www.elespectador.com/sites/default/files/2510945e3c902604789.jpg

Luego de la intervención de la Comunidad de la Madre Laura, docentes hablando sobre la residencia escolar para indígenas que vienen desde comunidades en la profundidad de la selva, donde hay 200 estudiantes y sólo 20 hacen parte del plan de alimentación escolar, adultos mayores que almuerzan un día a la semana; del gobernador indígena recordando que personas llevan años muriendo por ausencia de puentes, etcétera, dolor, etcétera, abandono… Tamayo inició su intervención, relató que “Risaralda tiene 63 puestos de salud, 13 funcionan, 8 están en Dosquebradas” y en un momento determinado dijo “al resto del país le importa un pito que se nos  muera un niño ahogado porque sólo hay una guadua para atravesar un río y eso NO puede volver a suceder” quebrando su voz y con lágrimas en los ojos, luego le pidió a la Defensora del Pueblo coordinar la intervención integral en esa zona  (https://www.facebook.com/tvanoticiassas/videos/605588336948950/ minuto 37)

Personas que conocen al Gobernador –creo que habré hablado con él una vez- dicen que es muy sensible a las vivencias de las personas en condiciones vulnerables, especialmente indígenas. ¡Excelente!. Las gobernaciones necesitan enfocarse para justificar su existencia. ¿Qué hacen realizando obras en capitales departamentales o ciudades principales? ¡absurdo politiquero!, las gobernaciones deben ser las grandes aliadas de los municipios más débiles, los que necesitando planeación, proyectos, a duras penas tienen a alguien para esa búsqueda de recursos nacionales e internacionales, públicos y privados. Entre más lejos esté un municipio, un corregimiento, una vereda del palacio de una gobernación, más importante, prioritario debe serlo, y al revés: ¡Ni un peso más de la gobernación en Pereira por ejemplo! ¡ya es suficiente con los sueldos y honorarios de sus trabajadores que se quedan aquí!

Tamayo tiene una larga experiencia en los menesteres del estado. Ya sabe qué funciona y que no. En el tema de los puentes hay una valiosa experiencia de http://www.puentesdelaesperanza.org/es. En el caso del hambre el ejercicio de la Fundación Cáritas, son valiosos referentes. Es un acierto colocar la Defensoría del Pueblo a coordinar la acción en esas zonas. Articular al ICBF, SENA, ICA, a una serie de instituciones nacionales que hacen presencia en esas zonas hace rato es clave. A las alcaldías de Pueblo Rico y Mistrató.  Lógicamente se requiere seguridad.  Pero lo más importante es que tanto en el Plan de Desarrollo, en el presupuesto, la agenda de Víctor Manuel, es decir en su corazón, siga siendo prioridad.

TRINO 1: ¿ya se vio Parasito? https://ciberplural.blogspot.com/2020/02/parasitos-y-el-matecana.html  // TRINO 2: La honestidad … discrepo de quienes dicen que la mayor parte de las personas son deshonestas.  Por el contrario, la mayoría son honestos.  Necesitamos resaltarlos más, especialmente a quienes llevan años, lustros, décadas manejando dineros públicos, esos que salen de nuestros impuestos o de los descuentos que nos hacen por nómina-contrato y nunca jamás se ha tenido una queja. Es hora de hacer que lo positivo, y los positivos, sean noticia.  

Instagram.com/orlandoparragopinion – Facebook.com/orlandoparragopinion – twitter.com/orlandoparrag

Compartelo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *