El Día V

Fue el día en que al ser humano incrédulo y lleno de egos y vanidades, convencido de ser el rey del universo, le llego el DIA DEL VIRUS y entonces para la humanidad todo cambio. Nada más parecido a lo surgido de la creatividad humana, a partir de la ciencia ficción de muchos escritores, guionistas, y productores del séptimo arte, capaces de vislumbrar con exactitud asombrosa a lo que estamos expuestos quienes habitamos en el planeta tierra, frente a situaciones que solo rige la naturaleza y sobre las cuales los seres humanos no tenemos dominio alguno: un cataclismo, un gran deshielo de la Antártida, un gran terremoto o como en la actualidad una pandemia que en menos de dos meses, desde su aparición, a hoy, hace presencia en 177 países, infectando a más de 330.000 personas y que ha cobrado la vida de más de 14.000 personas. 

Referirnos por ejemplo a ROLAND EMMERICH con su excelente producción cinematográfica del día de la independencia, (EL DIA D), en la cual los habitantes del planeta tierra se ven amenazados en su extinción total por parte de un ejército de extraterrestres, o mejor aún, la más cercana situación que en los actuales momentos está viviendo el homo sapiens, único “animal racional”, descendiente de los homínidos, que por el desarrollo de su inteligencia y raciocinio son considerados como “hombres sabios”, es decir, capaces de conocer, de saber, de deducir, de pensar de manera compleja, caracterizada de manera magistral en la película CONTAGIO, en la cual su productor y guionista, STEVEN SODERBERGH.  Narra cómo el mundo se ve asolado por la rápida propagación de un virus desconocido, que se transmite a través del aire y que es capaz de acabar con una vida humana en pocos días, son ejemplos más que suficientes para saber cuál frágil es el ser humano frente a las diversas fuerzas de la naturaleza, que se constituyen en amenazas permanentes, pero que por la soberbia y la altivez del ser humano, sumido en las  veleidades profundas del poder y el dinero, poco se les ha tenido en cuenta, solo hasta ahora, que como por arte de magia, apareció de manera real en las vidas de todos los humanos una pandemia de inmensas proporciones que amenaza con cobrar la vida de miles de millones de hombres y mujeres en todo el mundo.

Pero profundizando un poco más acerca de la fragilidad en la que estamos los seres humanos frente al CORONAVIRUS, elemento microscópico diez millones de veces imperceptible al ojo humano pero devastador en su accionar, lo importante es saber que como seres inteligentes y pensantes tenemos la oportunidad de contraatacar este minúsculo enemigo, observando las recomendaciones científicas frente al tema. Acciones como el aislamiento forzoso por un periodo prudencial de tiempo, la desinfección de los lugares donde permanecemos, el lavado permanente de las manos y sobre todo, en lo posible mantener nuestro sistema inmunológico con niveles altos, son medidas preventivas que deben ser de obligatorio cumplimiento por parte de todos los humanos.

Refieren los expertos el termino PANDEMIA a una enfermedad que se propaga no solo a nivel regional sino entre países y continentes, causadas por lo general, por virus de reciente aparición, virus mutantes o inclusive, en los casos en se transmiten de animales  a humanos, lo que ocasiona que al ser un virus nuevo, muy pocas personas sean inmunes a dicha infestación y si a esto se le suma la falta de la vacuna apropiada, lo mejor es acatar las recomendaciones de aislamiento y las recomendaciones preventivas de los científicos en la materia.

Dentro de las recomendaciones más acertadas y los conceptos recogidos de experiencias anteriores de pandemias aparecidas a lo largo de la  historia, se afirma que han tenido menor afectación y pueden estar a salvo aquellas personas que permanecen en zonas aisladas  individuales, como las islas, las regiones montañosas, y los pequeños poblados. Como quien dice: debemos cuidar la Colombia de provincia, la Colombia rural y eso es responsabilidad de todos y cada uno de los que en ella habitamos. Cierre total de fronteras mientras pasamos la crisis.    

Compartelo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *