• CRÓNICA / El ‘Otro’ Sergio Fajardo

    “No a las cajas de chicles envenenados con billetes de 50 mil pesos, en Dosquebradas”…

    Llegó  puntual, con su melena alborotada, jeans desteñidos y sin correa, zapatos cómodos de color negro, cambió a última hora un pastel de carne por  huevos revueltos preparados al estilo de la tradicional comida paisa, se mostró amable, cauto, sencillo “tibio” como le dicen a la hora de responder inquietudes de la prensa.

    Asistimos  a un evento  organizado del Partido Verde, trascurren los segundos, las pequeñas anécdotas las fotos, y algunos videos promocionando a sus candidatos.

    Aparece la nube de periodistas, le disparamos toda clase de preguntas me turno fue el número 13, como cábala de entrada le pregunto si es verdad que él es el único responsable de la derrota de Gustavo Preto en los recientes comisión presidenciales y se defiende sacudiendo de nuevo su cabello recientemente embadurnado y con inocultable olor a champú fino,  responde así:

    “Son tres razones, para mi respuesta, primero durante toda la campaña yo dije ni Petro, ni Duque, todos los días, yo estaba en una competencia y así fue, yo voy a votar en blanco, pero si ser tibio es no votar por Petro, entonces soy tibio, pero además le voy a dar otros argumentos bien potentes, uno de los elementos en principio que tenemos en común, es que votamos por la paz, yo estoy y estaré siempre con la paz, toda nuestra política actual tiene a la paz como eje central de nuestro discurso, y es necesaria para Colombia, pero hay una diferencia muy profunda, y es que  las personas como el señor Petro, en el caso particular mío con quien es diferente, él responde con agresión, entonces la paz no se va a hacer con una persona llena de rabia, resentimiento, venganza, que a cualquiera que piense distinto, inmediatamente lo va a insultar, pero usted cree que esa persona va a lidera la construcción de la paz,  en un país, pues no la va a poder liderar”…

    Luego agregó vea es que a mí “me ha dicho narcotraficante, uribista,paramiliar, corrupto, que hago negocios sucios, de todo me ha dicho, ese señor que me dice todo eso quería entonces que estuviera con él, eso  no tiene sentido,  con otras personas podemos discrepar y tener argumentos, pero hay otras, que se limitan a repetir mentiras y agresiones, pero así no se construye la paz ni llegará un proyecto de esa naturaleza a la Presidencia de la República de Colombia, por eso nosotros estamos hoy acá para cambiar la política, contra aquellos que  dicen o está conmigo o en contra mía, esa es la forma equivocada como ven el mundo, o amigo o enemigo, y si es enemigo pues escoja su trinchera que lo voy a destruir, no, nosotros somos otra política en Colombia, que cambiamos para construir y no destruir, por eso no vote con él”.

    De pronto, alguien comenta en voz baja que supuestamente en Dosquebradas, Risaralda, se estarían repartiendo billetes de 50 mil pesos en cajitas de chicles,  él sale al paso del comentario y sentencia:

    “Mire que esto es una vergüenza, el daño que le están haciendo a Dosquebradas es enorme, todos los días otros para la cárcel, un alcalde que está detenido porque llegó allá?,  pues porque votaron por él, porque quizás los chicles hace cuatro años eran de 40 mil pesos y no de 50 mil,  y cuantos más funcionarios han estado en la cárcel, no hay derecho, usted  pregunta  y le responde que en Dosquebradas hay una mano de ladrones, que es en  esencia que lo realmente significa ese puñado de corruptos y no hay derecho”.

    Y agrega con mayor vehemencia:

    “Vea si le van a dar esa cajita de chicles envenenada con plata, pues recíbala pero nunca vote por esa persona que le entrega ese detallito, porque son chicles envenenados, con plata de la corrupción, pero no hay derecho, por eso tenemos candidatos como Albeiro Cárdenas, y Lina Arango para que voten por personas que no tienen precio, a mí  me duele por Dosquebradas no hay derecho, porque cual es la imagen que queda ante el país, pues  que es municipio de ladrones”, Dice.

    Hace una pausa, le pregunto por las marchas estudiantiles, por otras realidades del país, pero cuando apago la grabadora veo que este no es el “otro” Sergio Fajardo, en realidad es el mismo…

    Sale raudo, un semáforo  dibuja una luz roja en la transitada vía, él se detiene rodeado de un equipo de seguidores gira de nuevo su  singular melena, entrega un volante, repite entonces ante conductores, el mismo discurso…

    Compartelo

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *