Carlos Antonio Lozada confesó detalles del crimen de Álvaro Gómez Hurtado

El excabecilla de la exguerrialla de las Farc, y hoy senador de la república, Julián Gallo, alias Carlos Antonio Lozada, reveló ante ante la Jurisdicción Especial para la Paz – JEP, detalles sobre el asesinato del dirigente conservador Álvaro Gómez Hurtado.

Gallo dijo que el la orden de asesinar a Gómez Hurtado, se derivó a que cuando el político fungió como senador impulsó una ofensiva militar contra los lugares de asentamiento de algunos campesinos, bajo el argumento de que habían “repúblicas independientes”. Estas zonas fueron El Pato, Sumapaz; Riochiquito, en la región del Ariari; el municipio de Planadas en el Tolima y en el Vichada.

“Reconocimos a Álvaro Gómez Hurtado como una de las personas responsables de haber desatado un conflicto que se prologó por más de 53 años”, señaló alias Antonio Lozada.

En su testimonio, el senador de las Farc especificó que la Red Urbana Antonio Nariño (Ruan) fue quien la encargada del magnicidio el 2 de noviembre de 1995 y dijo que la acción fue coordinada y dirigida por alias Danilo, abatido el 23 de octubre de 2005 por la Policía Nacional entre los municipios de Pasca y Arbelaez, Cundinamarca. Federico Quesada, alias Chayanne; alias Freddy y alias Sebastián acompañaron la operación contra el líder conservador. El primero murió al otro día de la masacre de Mondoñedo cuando salía de su casa a manos de un grupo encargado de la Dijín, según el ahora senador Gallo.

Alias Freddy habría sido una de las víctimas asesinadas e incineradas el 6 de septiembre de 1996 en Mondoñedo. Por su parte, alias Sebastián desertó de la red urbana y, de acuerdo a su testimonio, no conocen de su situación actual. Gallo recalcó que solo participaron estas cuatro personas.

“El operativo se desarrolla cuando, por información de algunos contactos, se conocen los horarios de clase del doctor Álvaro Gómez en la Universidad Sergio Arboleda y luego se le comunica al comandante Jorge Briceño, alias el Mono Jojoy, quien da la orden. Cuando se tuvo la información y, como estaba próximo el inicio de periodo de vacaciones, se aceleró la ejecución del hecho. Eso no fue ni en un mes”, confesó el exguerrillero.

Compartelo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *