• ANÁLISIS / Gerente de hospital que aspira a la Alcaldía

    La prestación de los servicios de salud se realiza en los municipios a través de las Empresas Sociales del Estado (E.S.E) que son entidades públicas del orden municipal, direccionadas por un gerente designado por el Alcalde, de conformidad con lo establecido en la Ley 1797 de 2016, previo cumplimiento del artículo 22 del Decreto – Ley 785 de 2.005.

    Estos gerentes son servidores públicos que manejan presupuesto público, tienen   dirección administrativa y poder político. En consecuencia, si aspira a la Alcaldía de su municipio debe someterse al régimen de inhabilidades señalados en el numeral 2º, artículo 37 de la Ley 617 de 2.000, cuyo texto señala:

    “Quien dentro de los doce (12) meses anteriores a la fecha de la elección haya ejercido como empleado público, jurisdicción o autoridad política, civil, administrativa o militar, en el respectivo municipio, o quien como empleado público del orden nacional, departamental o municipal, haya intervenido como ordenador del gasto en la ejecución de recursos de inversión o celebración de contratos, que deban ejecutarse o cumplirse en el respectivo municipio”.

    Es decir, debe renunciar un año antes de la elección, que para este particular de los actuales momentos, su renuncia debe producir antes del 27 de octubre de 2.018.

    Ahora bien, si se trata de un gerente de una IPS, que tiene un carácter privado, que presta un servicio público de salud, también se sometería a esa misma disposición si dicha entidad manejó dineros públicos o del régimen subsidiado en beneficio de pacientes del mismo municipio. En este sentido se la aplicaría el numeral 3º, del artículo 37 de la Ley 617 de 2.000, cuyo texto dice:

    “Quien dentro de los doce (12) meses anteriores a la fecha de la elección haya ejercido como empleado público, jurisdicción o autoridad política, civil, administrativa o militar, en el respectivo municipio, o quien como empleado público del orden nacional, departamental o municipal, haya intervenido como ordenador del gasto en la ejecución de recursos de inversión o celebración de contratos, que deban ejecutarse o cumplirse en el respectivo municipio”. 

    Por: Francisco Cuello Duarte
    Abogado experto en Derecho Electoral 

    cuellofrancisco@gmail.com

     

    Compartelo

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *