• Un revolcón para Dosquebradas

    Propongo que el próximo alcalde de Dosquebradas asuma el reto de merecer el imaginario “Premio a la honestidad pública” y que la Contraloría General de la República, del pereirano Felipe Córdoba, declare el municipio: Observatorio anticorrupción.

    Todos queremos saber para dónde va Dosquebradas. A Pereira corresponde el papel del buen hermano, que como mínimo, se preocupar por la suerte de su igual. Todos quisiéramos ver a los alcaldes de Pereira y Dosquebradas trabajar como hermanos por la misma causa. Nunca lo han hecho.

    Es así como en las elecciones, queremos saber qué grado de conciencia han adquirido sus habitantes con capacidad de voto. Recién había esbozado mi teoría del “Pastel pellizcado”, según la cual todo quien haya pillizcado una torta alguna vez, volvería a hacerlo si las condiciones se repiten. En la primera vuelta presidencial la mayoría de Dosquebradenses votó Fajardismo y en la consulta anticorrupción se alejó de los partidos tradicionales.

    En el debate con los candidatos a la Alcaldía de Dosquebradas organizado por la Universidad Libre y Noticias UnoA, fue evidente que los ciudadanos saben que allí la corrupción se repite una y otra vez por acción, como ocurrió con el robo de dineros sociales; o por omisión, como ocurre desde hace 20 años con el negocio del volteo de tierras, razón por la que Dosquebradas no tiene un POT. Corrupción, incluso en el proceso electoral, con las 4.200 cédulas detectadas por la Registraduría como flagrante trasteo de votos en Dosquebradas. Vergüenza que clama un revolcón.

    ¿Qué falta en Dosquebradas? Yo afirmo que hace falta un alcalde con jerarquía. Un líder transformador, convocador y gestionador. Alguien inspirado que inspire respeto y confianza. Alguien que no use ni abuse de la alcaldía para aspirar al Congreso.

    Dosquebradas necesita un alcalde que convoque una matriz de gobernanza institucional con los sectores empresarial, social y academia. Todos a una para recuperar la ciudad por la vía de la restauración moral salvándola de las costumbres podridas de los últimos años.

    Dosquebradas necesita un alcalde comprometido con la historia, no con las mafias “inversionistas” ni secuestrado por los concejales y los contratistas.

    Dosquebradas necesita un alcalde que firme un código de buenas prácticas administrativas y un pacto de buen gobierno contra la corrupción. Sencillo: un alcalde con liderazgo efectivo para que no se roben la platica y evite las trampas de la pobreza extrema, construidas por algunos políticos.

    Quedó claro en el debate de la Libre, que la bandera de Dosquebradas debería ondear con dignidad y jerarquía en todos los escenarios. Ya veremos si el pueblo se da el gobierno que merece. Por ahí es la cosa.

    Esta columna fue publicada originalmente en EL DIARIO

    Compartelo

    2 thoughts on “Un revolcón para Dosquebradas

    1. ES BIEN CUESTIONABLE, la mafia que han montado la CHEC, y aguas y aguas, para elevar los costos de los servicios domiciliarios a los ciudadanos al tanto que los últimos tres años, han subido por encima del 170%. LOS IMPUESTOS en general en DOSQUEBRADAS son de los mas costosos del país, y quien y donde están los defensores de los dolientes? Jamas aparecerán porque los dueños de las empresas y privados se han apoderaron entre bambalinas de los destinos de los gobiernos locales con los cuales han montado una verdadera; monarquía en favor de unos cuantos; porque los demás debemos pagar lo que estos 4 sinvergüenzas se embolsaran.

    2. Además de un líder Dosquebradas necesita cambiar todo ese concejo municipal que es un alcahueta completo espero que quienes vayan a votar piensen en caras que nuevas investigar si alguien de los corruptos los patrocina. Va uno a solicitar un servicio que por obligación les corresponde y hacen lo imposible por atajar y no dejan; la sacudida debe ser total fuera malos alcaldes, fuera concejales alcahuetas y corruptos que son casi todos y tienen el descaro los que están encarcelados de postular el nombre de sus familiares para seguir con lo mismo, fuera funcionarios inútiles. Lo peor es que como vamos pronto pasaremos de nuevo a Santa Rosa de Cabal y por allá sigue que polula la corrupción en últimas es la misma gente que controla a Dosquebradas.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *