• Un 30% de los colombianos elige tomar préstamos de manera online

    A partir de la pandemia por Covid-19, los préstamos adquirieron nuevas características: la flexibilidad con la que cuentan, además de ser más accesibles que antes. Incluso el avance de la digitalización también fue impulsor para que se puedan realizar de manera remota.

    Actualmente un 30% de los clientes eligen acceder a los mismos de manera online para una reestructuración de su economía que pone en foco a las Fintech y este medio de préstamos como una gran alternativa para los usuarios. De 30 millones de colombianos bancarizados, entre 8,5 y 10 millones son clientes digitales en la banca. Es un sector que se encuentra en una etapa de crecimiento y expansión sostenida.

    Durante el 2020, el sector Fintech tuvo un crecimiento del 11% en el país según el radar de Fintech Lab, pasando de 180 a 200 startups. Se puede decir que la pandemia consolidó a Colombia como hub financiero en la región, ya que hoy está posicionado como el tercer centro Fintech en Latinoamérica, sólo detrás de México y Brasil.

    El segmento de Préstamos se sitúa como líder por primera vez en la oferta de servicios Fintech, con 48 startups abarcando casi el 25% del sector, desplazando en participación a Pagos y Remesas. Son las denominadas “Fintech de lending”, que buscan abrir camino a distintos usuarios que no pudieron acceder con anterioridad a estos servicios y así dar paso a nuevas herramientas para sobrellevar la crisis económica que deja el 2020.

    Dentro de las razones por las que los colombianos acceden a este tipo de préstamos, se pueden remarcar las siguientes:

    ● muchos ciudadanos jamás tuvieron una cuenta o una tarjeta de crédito,
    ● otros no cuentan con el perfil que solicitan desde los bancos para otorgar este servicio y
    ● otros usuarios han sido reportados por su riesgo con anterioridad por lo que se le niegan los créditos por las entidades bancarias.

    La digitalización se encuentra en pleno auge debido a la necesidad de disminuir el contacto de las personas, de la masividad en lugares cerrados, largas colas que hacen imprescindibles los canales digitales. De esta forma, las Fintech se afianzan como sector tecnológico que fue captando a los usuarios que no estaban atendidos o conformes por las bancas tradicionales.

    De acuerdo a Fintech experta en otorgamiento de créditos, se reciben aproximadamente 60 mil solicitudes de crédito por mes, que comenzó su aumento en el 2020 con la pandemia. Se encontró que un 37% del dinero que se facilita mediante préstamos es para inversión en negocios, un 25% para pagar deudas, el 12% para deudas referidas a la salud y el otro 12% para pagar gastos y servicios. El último 14% en otros rubros.

    Destino de los Préstamos tomados:

    ● Inversión en Negocios
    ● Pagar Deudas
    ● Salud
    ● Gastos y Servicios

    La mayoría de los préstamos tomados de manera online se destinan a invertir en un negocio y al pago de deudas.

    Según un reporte realizado por la Superintendencia Financiera, Colombia es el país con mayor adopción de la tecnología Fintech en Latinoamérica, con un 76%; porcentaje que es incluso superior a países como Estados Unidos (46%).

    Pese a lo cual, uno de los mayores obstáculos para su aceptación, es el medio a las estafas cibernéticas: es muy recurrente que los usuarios tengan dudas de compartir por medios digitales sus datos por miedo a este tipo de estafas.

    Fintech en la competencia con la banca tradicional

    Si bien muchos usuarios ya tienen la autonomía de la consulta de saldo, de realizar transacciones o solicitar créditos, la cultura colombiana no admite aún el 100% de la digitalización del sector bancario.

    Es por esta razón que la banca tradicional en transición brinda prestaciones de manera digital, como las transferencias en línea, los pagos, cuentas, inversiones y solicitudes de préstamos, entre otras; sin dejar de lado la atención física.

    De todos modos, en los últimos cinco años se ha registrado el cierre de unas 334 oficinas bancarias mientras que los canales digitales crecen de manera veloz: el uso de plataformas de banca digital aumentó en un 59% en total en la pandemia, destacándose que algunos bancos reportan aumentos de hasta un 90% de las transacciones por web.

    A raíz de la competencia digital, continúan los desafíos para la banca tradicional como lo es el llegar a conectar a zonas rurales de la sociedad, acompañando con educación financiera a estos territorios y a todo el país. Además, tomar espacios importantes para aumentar la transaccionalidad frente a los canales tradicionales o físicos e ir disminuyendo en el mercado la informalidad y el gota a gota.

    Préstamos más elegidos por los colombianos

    En base a datos recolectados por Fintech de Gestión Financiera Personal (PFM Comparison), los préstamos más elegidos por los colombianos son los que no tiene una finalidad puntual, que pueden destinarse para diversas utilidades. Estos son los denominados libres de inversión y son préstamos que se adjudican rápidamente. Dentro de las entidades que tienen mejor respuesta a los clientes en este tipo de préstamos, se encuentra en primer lugar el Bancolombia con su crédito para inversiones libres.

    Por otro lado, si la finalidad del crédito está definida para algún gasto en particular, como la educación de un hijo, la compra de una casa o un automóvil, la mejor opción será los préstamos con mínimos requisitos, que sean inmediatos y con interés competitivo. Esto se puede conseguir en el Banco Bogotá con un crédito de libre destino.

    Si por el contrario lo que el usuario busca es un préstamo personal, el préstamo con menor interés está en el Banco Agrario Colombia en su Crédito Libranza Libre Destino.



    Cómo se puede adaptar los préstamos a la “nueva normalidad”

    Es de suma importancia para migrar a la digitalización en avance impuesta por la pandemia, que los comercios, puntualmente los informales, comiencen a recibir medios de pagos electrónicos, para incluir ventas de productos con bajos valores dentro de las transacciones digitales. Se debe replantear, la disminución del costo de las operaciones digitales, lo que sin duda impactará en la elección de los usuarios por sobre el pago o transacciones en efectivo.

    A la hora de solicitar el crédito, debe pensarse en la estrategia que no genere costos extra y qué cantidad de dinero es necesario para cada cuota ya que esta decisión influirá tanto en qué valor se paga mes a mes, como también los intereses al finalizar el plan crediticio. Lo más recomendable, es adquirir el préstamo en el menor plazo posible ya que se terminará pagando un costo menor al que se abonará con plazos más largos. Es esencial que los usuarios hagan un balance del poder de pago en el plazo elegido para poder sostener en el tiempo dicho compromiso.

    Por el lado de la oferta, es el momento para brindar opciones nuevas y competitivas a los tomadores de créditos; como préstamos destinados a trabajadores formales e independientes que se han visto afectados por la pandemia en su arista económica; préstamos “rápidos”, como los que ofrece Lineru, con 15 minutos de demora en el proceso y un día hábil para el desembolso y micropréstamos personales, como interesante opción para personas no bancarizadas.


    Editora: Cra. Analista Melisa Murialdo

    Fuentes: Superintendencia Financiera de Colombia; Cámara de Comercio de Bogotá; Fintech PFM Comparison EMT; Finnovista Frontier Ltd; Banco Interamericano de Desarrollo; Fintech Créditos Bogotá RC; Banco BBVA; EY-Parthenon

    elmejortrato.com.co

    Compartelo

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *