Sector avícola de Colombia: atractivo en las subastas virtuales

En los últimos diez años, el sector avícola ha tenido un crecimiento exponencial el cual le ha permitido posicionarse como la segunda industria que alimenta a Colombia, después del ganado. Actualmente, los colombianos consumen al año 34,8 kg de pollo y 281 huevos per cápita, cifras que ubican al país en el puesto 23 y 26 con respecto al consumo mundial, según la Federación Nacional de Avicultores de Colombia.

Este hecho, ha permitido a su vez, impulsar la producción nacional convirtiendo a Colombia en el cuarto país de Latinoamérica más importante en la industria avícola, después de Brasil, México y Argentina. “Este crecimiento sin precedentes es el reflejo de una clase media consolidada que ha hecho que el consumo de proteínas animales aumente, siendo el pollo y el huevo los más beneficiados”, afirma Gonzalo Moreno, presidente de Fenavi.

De esta manera, el sector avícola ha logrado consolidarse como una oportunidad de negocio rentable que cada día llama más la atención de los inversionistas nacionales y extranjeros. Por esta razón, para Gustavo Quiñónez, Gerente Comercial de Superbid Colombia, es fundamental habilitar escenarios alternativos donde las personas interesadas tengan la posibilidad de invertir en el sector.

Uno de ellos son, las subastas virtuales, un novedoso mecanismo donde se busca obtener la mayor rentabilidad para las empresas que ofertan sus bienes o servicios, brindándole la oportunidad a los compradores de adquirirlos de manera fácil, segura y transparente.

“Este mecanismo ha permitido a los usuarios acceder a mercados que antes eran totalmente cerrados e informales, como el avícola. Hoy, a través de la puja de ofertas, los usuarios pueden decidir cuánto quieren pagar por el bien de su preferencia”, agrega Quiñónez.

Actualmente, en la plataforma Superbid, se encuentran habilitados 53 lotes que poseen entre 750 a 4.800 gallinas ponedoras que poseen un valor inicial de oferta desde $2.250.000 mil pesos, subastas en las que cualquier persona con acceso Internet tiene la posibilidad de participar e invertir.  

“Las subastas de proteína animal son muy comunes en países como Brasil, donde se realizan habitualmente de ganado. Con esta iniciativa, buscamos facilitar la labor de los procesadores de aves e intermediarios en la comercialización de aves de corral para que la venta de estos alimentos a restaurantes y surtidores de carne congelada sea más fácil, accesible y económica”, puntualiza Gustavo Quiñónez.

Compartelo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *