Por qué comer pescado en tiempo de cuaresma y cómo asegurarse que esté fresco

La cuaresma ha sido siempre uno de los periodos más importantes de la fe cristiana y de diversas religiones en el mundo. Este tiempo contempla 40 días previos a la fiesta de Pascua, que simbolizan los 40 días de Jesús en el desierto de Judea. Según la tradición, la cuaresma da inicio el miércoles de ceniza hasta la tarde del Jueves Santo.

Durante este tiempo, se hace un llamado a la reflexión de todos los cristianos, hacer penitencia, perdonar y ser generosos con el prójimo, una época para encontrar momentos de recogimiento, privarse de privilegios como el consumo de carne roja ya que algunos devotos evitan hacerlo durante la cuaresma.

Entonces, ¿Por qué es permitido comer pescado? La carne de pescado cuenta con diversas menciones en las Sagradas Escrituras, generalmente representando la alimentación y la vida. De esta manera, varias lecturas bíblicas hacen referencias a pescadores, siendo la más importante aquella que cuenta el milagro de Jesús hizo al multiplicar panes y peces para saciar el hambre a una población hambrienta.

Cabe señalar que los discípulos fueron llamados “pescadores de almas” y que el pescado, junto con el pan y el vino, son considerados símbolos de la Eucaristía.

Ahora bien, la cuaresma es también una época de consumir variados tipos de pescado y aunque muchas personas aún no identifican el buen estado de este alimento, el chef y docente de Areandina, Román Correa, comparte aspectos importantes para asegurarse de la frescura del pescado y una receta sencilla de preparar para compartir en la mesa con toda la familia.

  1. CARNE (MÚSCULOS)

La carne debe ser firme pero a la vez elástica al tacto, que esté bien adherida a la espina dorsal (huesos) y que no se desprenda de ellos. La clave está en hacer presión con los dedos y que la carne retorne rápidamente al estado que se encontraba, se debe asegurar que el color sea brillante. Si la carne es blanca y las espinas se desprenden con facilidad, es una clara señal de que el pescado no está freso.

  1. ESCAMAS

Se debe verificar que estén unidas entre sí y bien pegadas a la piel con un brillo metálico y no viscosas. En caso de verse viscoso el pescado, es mejor no consumirlo.

  1. CAVIDAD ABDOMINAL

Debe estar completamente eviscerado (sin ninguna víscera) y limpia, superficie sin desgarres (carne firme), brillante (lustrosa). En caso de encontrarse desgarrado el interior del pescado, se recomienda dejarlo ya que puede ser perjudicial para la salud.

  1. OJOS

Los ojos del pescado ocupan toda la cavidad orbitaria y éstos deben ser transparentes, brillantes, sobresalientes y la pupila oscura. Un pecado que no esté fresco tendrá a simlpe vista los ojos opacos o nublados, hundidos y su pupila será grisácea.

  1. OLOR

El pescado fresco tiene un olor agradable y fuertemente marino. Pero cuando se deteriora, desprende un hedor característico que está causado por la trimetilamina (TMA). Si se detecta este olor, se recomienda no consumirlo.

  1. BRANQUIAS

Su coloración debe ser rosada a rojo intenso, húmedas y brillantes y no deben tener sustancias blanquecinas y viscosas. En caso de que el pescado presente una coloración a café pardo, mucosidades amarillentas y espesas, es mejor dejarlo a un lado.

Compartelo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *