Petro y Maduro acordaron recobrar el vigor comercial y reconstruir la frontera

Con una declaración conjunta formal y unos sendos pronunciamientos separados en las que destacaron el alcance de los acuerdos iniciales alcanzados y los propósitos hacia un futuro inmediato, entre ellos recobrar el vigor comercial y reconstruir la frontera «que está en manos de las mafias, de las organizaciones multicrimen», terminó el encuentro de los presidentes de Colombia y Venezuela, Gustavo Petro y Nicolás Maduro, en Caracas.

El mandatario venezolano consideró el encuentro con su homólogo colombiano como “fructífero, auspicioso, intenso y extenso, con buenos resultados», y se declaró ‘receptivo’ frente a la propuesta de Petro para que Venezuela regrese al sistema interamericano de Derechos Humanos y a la Comunidad Andina, CAN.

Por su parte, Petro calificó de “antinatural, en términos más humanos» y «antihistórico el que Colombia y Venezuela se separen porque somos el mismo pueblo” y consideró el encuentro como un paso para «recomenzar un camino, que es difícil, pero que hay que andar» y puntualizó: «Ese camino comienza por reconstruir la frontera», pues, advirtió, «la frontera está en manos de las mafias”.

En el encuentro Petro y Maduro, que se produjo después de seis años en que dos presidentes de Colombia y Venezuela no se encontraban, acordaron emprender acciones conjuntas para que la frontera recobre su vigor comercial, así como para reconstruir las relaciones de inteligencia para golpear a los dueños del capital del narcotráfico.

Sobre las relaciones comerciales, el presidente Petro afirmó: “Hemos hablado de que esa frontera recobre su vigor comercial. Planteamos hacer una reunión de empresarios colombianos y venezolanos en Cartagena”, para que “ellos mismos construyan los lazos, de manera libre, que fortalezcan las bases de un comercio, ojalá poderoso”.

En cuanto a la lucha conjunta de los dos países en contra el narcotráfico, el mandatario colombiano dijo que es necesario reconstruir la frontera, porque está en manos de las mafias, es decir, de las organizaciones multicrimen.

“Vamos a reconstruir, incluso, las relaciones que había a nivel de inteligencia para poder golpear ya no tanto al obrero del narcotráfico, que por ahí anda, sino a los dueños del capital, que son los que casi nunca se han golpeado”, sostuvo.

Respecto a la COP27, que se realizá en Egipto, el Jefe de Estado colombiano afirmó que con el Presidente Maduro habló de “llevar, como una política común, a la COP27, la defensa de la selva amazónica”.

Además, consideró que Brasil debe reintegrarse a “una lucha que tiene que ser de la humanidad, que es la defensa, la revitalización, la recuperación de la selva amazónica, como un pilar climático fundamental para la existencia humana”.


El Presidente Petro dijo, además, que “ahora queremos invitar a Chile, a Ecuador, a Bolivia, a Perú, a que acepten el reintegro de Venezuela en la Comunidad Andina, como miembro con todos los poderes, con todos sus derechos y deberes”.

También destacó: “Hemos solicitado el que Venezuela pueda integrarse al Sistema Interamericano de Derechos Humanos”, ya que en la región “podemos ser una antorcha, un faro, si queremos”.

Por su parte, el presidente Nicolás Maduro declaró: «Hemos tenido una jornada fructífera, intensa y extensa con el presidente Gustavo Petro y su delegación. Hemos conversado diversos temas de cooperación bilateral entre Colombia y Venezuela, dos países que tenemos un destino común».

“De aquí en adelante habrá buenas noticias para ambas poblaciones, iremos encaminando los pasos de integración y fortalecimiento de relaciones de nuestro pueblo, Gobierno y nuestros dos países”, puntualizó Maduro.

“Sobre los pasos de una reconsideración sobre el Sistema Interamericano de Derechos Humanos he sido muy receptivo, y así será en el transcurso de las próximas semanas en relación a este interesante tema planteado por el Presidente Gustavo Petro”.

Maduro expresó igualmente que en el encuentro también se contempló “el reingreso de Venezuela a la Comunidad Andina de Naciones, la CAN”, hecho que calificó de “buena noticia para Suramérica” y de “buena noticia para la CAN”.

También subrayó que, como parte de estos temas multilaterales, “hemos conversado sobre el fortalecimiento de la Comunidad de Estados Latinoamericanos, la CELAM y se avanzó en “el fortalecimiento de la visión multilateral, desde nuestro continente y, en general, hacia el sistema de Naciones Unidas”.

“Hemos conversado sobre la necesidad de llevar una posición común, como América del Sur, como América Latina y del Caribe, a la COP 27 en Egipto; y todos los temas del cambio climático como temas fundamentales hoy por hoy de supervivencia de la especie humana”, destacó el presidente de la República, Nicolás Maduro, durante la firma de la declaración conjunta entre ambos mandatarios.

En contexto, su homólogo colombiano Gustavo Petro, puntualizó sobre la importancia de revitalizar, recuperar y defender “el pilar climático fundamental del planeta para la existencia humana, la Selva Amazónica”.

“Es un esfuerzo común de los países que tenemos responsabilidad de la selva amazónica (…), debemos ayudarnos mutuamente y esperemos que Brasil se integre a una lucha que tiene que ser de la humanidad”, acotó Petro.

Al respecto, ratificó que el sistema capitalista es el responsable del desequilibrio ambiental lo que ha provocado la destrucción del planeta. “Es un proceso que debemos detener y que tiene que ver con un sistema económico que se usa intensivamente en el mundo”.

La COP 27, se llevará a cabo del 6 al 18 de noviembre en Sharm El Sheikh, Egipto, y reúne a más de 90 países de la región y altas autoridades vinculadas con la discusión sobre los temas de acción climática de América Latina y el Caribe.

Por otra parte, Petro informó que empresarios de ambos países se reunirán en Cartagena, con el objetivo de impulsar el comercio y producción entre ambos países, a fin de fortalecer “las bases de un comercio poderoso, plural, donde el pequeño campesino y las economías populares tengan participación”.

Finalmente, aplaudió el encuentro en suelo venezolano, lo que permitirá retomar las relaciones de cooperación e integración.

“Estamos mezclados por la historia, por una raíz común y por la sangre. Por tanto, separar a las Naciones se convierte en una aventura suicida (…) la amistad entre los dos pueblos debe mantenerse”, finalizó Petro.

Maduro resaltó, además, que coincidió con el presidente Petro en “los planes de la recuperación del Amazonas, el fortalecimiento de la organización del Tratado Amazónico, al igual que “la necesidad de llevar una posición común, como América del Sur, como América Latina y del Caribe, a la COP 27 (Cumbre Climática Anual de las Naciones Unidas) en Egipto y todos los temas del cambio climático como fundamentales, hoy por hoy, de supervivencia de la especie humana”.

Esta fue la primera visita de trabajo que realiza un mandatario colombiano desde el año 2011, cuando el entonces presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, se reunió con Hugo Chávez en el contexto de la I Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac).

La recepción se caracterizó por la ceremonia de honores correspondientes a la alta envestidura de Gustavo Petro por parte de la Agrupación de Parada, quienes entonaron las gloriosas notas de los Himnos Nacionales de Colombia “¡Oh, Gloria Inmarcesible!” y Venezuela “Gloria al Bravo Pueblo”.

Después del pase de revista a la Agrupación de Parada, ambos mandatarios coincidieron en la Plaza Central del Palacio de Miraflores, donde serían homenajeados con la presentación de la Orquesta Alma Llanera del Distrito Capital, del Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela, que interpretó los temas “Porro N°2” y “El gabán de Figueredo” bajo la dirección de Edward Bogado.

Una vez culminada la presentación musical, los Jefes de Estado de Colombia y Venezuela protagonizarían un encuentro privado para abordar temas de interés establecidos en la agenda de complementariedad positiva.

La voluntad de reanudar los vínculos de amistades entre Colombia y Venezuela, interrumpidos desde el año 2019, quedó plasmada en la conversación telefónica sostenida entre los presidentes Gustavo Petro y Nicolás Maduro, respectivamente, el miércoles 22 de junio, donde se reafirmó la disposición de avanzar hacia la paz y el futuro próspero de ambas naciones.

El jueves 28 de julio tendría lugar el primer encuentro entre funcionarios de Colombia y Venezuela, representados por los cancilleres Álvaro Leyva Durán, y Carlos Faría, respectivamente. En la reunión se delineó una agenda de trabajo de 14 temas que incluían planes de paz y seguridad, la apertura progresiva de la frontera y el restablecimiento de embajadores de ambos países.

En este sentido, las autoridades diplomáticas de Colombia, Armando Benedetti, y de Venezuela, Félix Plasencia, quedaron acreditados como embajadores a finales del mes de agosto con el compromiso conjunto de sumar esfuerzos para reconstruir la hermandad.

La vocación pacifista de Nicolás Maduro quedó refrendada el 13 de septiembre, luego de que Venezuela aceptara ser garante de la reanudación de las negociaciones entre el Gobierno de Colombia y el ELN. Al respecto, el 4 de octubre, La Casona Cultural “Aquiles Nazoa” serviría de escenario para la firma de un acuerdo para reiniciar las conversaciones de paz.

El lunes 26 de septiembre, siete años después de su cierre, el paso fronterizo (peatonal y tránsito de carga) quedó restablecido en el espíritu de la hermandad defendida por el Libertador Simón Bolívar.

Compartelo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

404 Not Found

404 Not Found


nginx