• Operan a niños embera chamí de Mistrató con labio leporino y paladar hendido

    Fundación Sonríe con el apoyo de la Gobernación de Risaralda y el Hospital San Jorge operó a niños embera chamí de Mistrató con labio leporino y paladar hendido.

    Las entidades están llegando a las comunidades con valoraciones, seguimiento a pacientes que ya han sido intervenidos y entregando kits del programa Sonrisas Brillantes de Colgate y la FND a través del Despacho de la Primera Dama de Risaralda. La siguiente jornada será el 14 de octubre en Kemberdé, Pueblo Rico.

    Cinco niños menores de 12 años de la comunidad embera chamí de Mistrató que nacieron con labio leporino y paladar hendido – LPH, tendrán una mejor calidad de vida, gracias a las operaciones realizadas la semana anterior por cirujanos de la Fundación Sonríe.

    Diana Duque, directora de la Fundación Sonríe, referente en el manejo de esta condición, explicó que la entidad a través de sus cirujanos con el apoyo del Hospital San Jorge y de la Gobernación de Risaralda, están atendiendo esta semana en controles pre y post quirúrgicos a menores de edad, luego de la jornada que se realizó en Mistrató en el mes de julio, cuyo balance fue de 15 niños menores de 12 años con LPH, de ellos siete requieren cirugías urgentes, cinco ya han sido operados y los demás necesitan procesos de ortodoncia y ortopedia maxilar.

    Informó que se están realizando las jornadas en las comunidades indígenas embera chamí y katío que no tienen acceso a la información frente a la atención real a su condición y expuso que “les explicamos a los padres, parteras y médicos ancestrales de qué manera deben recibir a un paciente que nazca con labio leporino y paladar hendido, de esta manera podemos prestarle una mejor atención. Lo más importante es que les estamos cambiando el estigma cultural de ver al niño LPH como un castigo, pues bajo ninguna circunstancia lo son, ya que tienen todas las facultades para que a través de las cirugías y los tratamientos que la Fundación les presta, puedan incorporarse sin ningún problema a una vida normal.

    Nathalia Sierra Ramírez, gestora social de Risaralda, indicó que “continuará trabajando por las comunidades indígenas, con el fin de garantizar los derechos de los niños que por residir en zonas de difícil acceso no cuentan con los recursos necesarios para una vida digna”.

    Aseveró que la Gobernación continuará apoyando a la Fundación Sonríe en estas campañas, con el fin de calmar en gran medida las preocupaciones de la comunidad por los posibles efectos a nivel biológico, funcional, estético y en mayor medida, en la dimensión psicológica, social y el área educativa de nuestros niños indígenas.

    Jorge Iván Cardona, cirujano maxilofacial de la Fundación Sonríe, informó que según las cifras nacionales nace un niño con labio y paladar hendido por cada 700 nacidos vivos, sin embargo, hay poblaciones más afectadas porque se ha descubierto que las personas que tienen deficiencia de consumo de vitamina B12 durante el primer trimestre del embarazo, pueden desarrollar malformaciones de cualquier naturaleza, entre ellas paladar hendido.

    “Nosotros tenemos énfasis en la población indígena, ellos requieren atención especial por la forma en que abordan las malformaciones, por eso hemos querido poner un ojo más cercano en toda su vivencia para apoyarlos y solucionar más rápido la condición de los niños. Cada vez ha habido mejor recepción de parte de los gobernadores indígenas para ingresar a los niños ágilmente a consulta”.

    Por su parte, las madres de los pacientes en su escaso español, manifestaron su agradecimiento a la Fundación y la Gobernación por esta labor, María Queragama Guatiquí, mamá de Aneixa, de 2 años reveló que luego de la operación la niña está bien, come bien y todo ya lo hace con normalidad.

    Rosa Daliana Siágama Tascón mamá de Yeiron Estiven de 3 años, declaró que su hijo está bien, su situación perfecta, y relató las ocho horas de viaje por las que tiene que pasar con su hijo y una bebé de brazos para llegar al control desde la vereda Río Mistrató hasta la ciudad de Pereira.

    Convenio Gobernación

    La Fundación Sonríe a través de la Gobernación de Risaralda, cuenta con un espacio en el Hospital San Jorge, que sirve para centralizar las atenciones que los pacientes con LPH requieren, enfocados especialmente en niños, “el consultorio es un proyecto que se ha venido trabajando desde hace tres años y que se frenó en pandemia, pero este año ya se le ha dado la continuidad que se requiere, actualmente estamos en el proceso de habilitación, seguramente en un mes realizaremos la apertura”, finalizó.

    Compartelo

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.