Me vacuno

El desarrollo de la civilización a lo largo de la historia se ha cimentado en inventos extraordinarios que han permitido a la sociedad dar un salto cualitativo en la época en que se produjeron y generar mejores condiciones de vida para el colectivo. Para muchos investigadores de las dinámicas sociales, son diez los inventos que revolucionaron la vida de las comunidades en aspectos relacionados con el conocimiento, la economía y muchas otras áreas del quehacer humano: la rueda, el fuego, los clavos, el engranaje, la electricidad y la bombilla incandescente, la máquina de vapor, la imprenta, el telégrafo, la televisión y la computadora. En la medicina, se considera que se han producido doce grandes hallazgos que han permitido una disminución significativa de la tasa de mortalidad en todas las edades, especialmente en la población infantil. Los tres primeros lugares –casi que por acuerdo unánime– han sido para la descripción de los protozoarios y bacterias (1676), el descubrimiento del óxido nitroso (1799) y la creación de la vacuna (1796).

A finales del siglo XVIII, la humanidad entera era azotada por una enfermedad producida por un virus denominado, Variola major. A las dos semanas de exposición al virus, ¡fallecía el 30% de las personas! En la historia de la medicina, se considera que la viruela ha sido una de las enfermedades responsables de mayor cantidad de muertes. Para hacernos una idea de su letalidad, digamos que si la infección por el actual Coronavirus hubiera sido igual de peligrosa como la ocasionada por  la Variola major, en este momento, en el mundo habrían fallecido el 30% de los infectados, ¡o sea 33 millones de personas! Pero todo cambió gracias a la investigación minuciosa del médico inglés Edward Jenner (1749-1823), quien inoculó por primera vez a un niño de 8 años (James Phillips) con material infectado proveniente de una persona que padecía la viruela bovina. Meses más tarde, le introdujo el virus de la viruela procedente de una persona enferma, y este niño no desarrolló la enfermedad. A Jenner se lo aprecia como el científico que más vidas humanas ha salvado, además  de ser el padre de la vacuna y de la inmunología.

Por las razones expuestas en los párrafos anteriores, el día que me sea asignada la vacunación y pueda verlo en la plataforma del Ministerio de Salud (https://mivacuna.sispro.gov.co/MiVacuna/), haré como mi señor padre el día de las elecciones: me pondré mi mejor vestido, y esperanzado acudiré, con el objetivo de contribuir a la inmunización contra esta enfermedad que, en el último año, se ha convertido en un verdadero flagelo, causante del sufrimiento de millones de personas en el mundo. Afortunadamente, tenemos la vacuna como el arma más poderosa creada por la ciencia para combatir a este enemigo invisible que tanto daño ha causado.  www.urielescobar.com.co

Compartelo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *