“La protesta pacífica es un derecho ciudadano, la violencia no”: alcalde Maya

El alcalde Carlos Maya dio un balance de los disturbios que se presentaron al finalizar las marchas del 28 de abril en Pereira.

La jornada de protestas realizada en la ciudad de Pereira transcurrió con normalidad hasta las 6 de la tarde, cuando algunos manifestantes decidieron emprender una serie de hechos lamentables bloqueando el viaducto César Gaviria Trujillo, para posteriormente desencadenar un caos en donde se vieron afectados tres Centros de Atención Inmediata CAI en el sector de Corocito, San Nicolás, 20 de julio y otro más en el barrio Valher, en el vecino municipio de Dosquebradas.

Adicionalmente, la estación de Policía Pereira, ubicada en la carrera 9ª con calle 10 fue objeto de ataque a piedra.

Así lo indicó el alcalde Carlos Maya, al dar un balance de los hechos de alteración del orden público, registrados al finalizar la jornada de marchas. Indicó que, hacia la 1:00 p. m., había por lo menos 7 mil personas concentradas en su mayoría en la Plaza de Bolívar.

Y aunque a esa hora todo había trascurrido en normalidad, las autoridades notaron encapuchados y presencia de elementos explosivos, por lo cual fue necesario introducir al Esmad, decisión que se tomó de manera conjunta con la Dirección de la Policía.

Los actos vandálicos continuaron: se registraron daños materiales en tres estaciones del sistema masivo de transporte Megabús: Villavicencio, La Popa, del Café, en la noche del 28 de abril y Aeropuerto. Esta última fue vandalizada hacia la una de la mañana del jueves 29 de abril, en tanto que en Dosquebradas la estación La Popa resultó afectada.

Por su parte, 12 establecimientos de comercio se vieron afectados por el accionar delincuencial, la mayoría ubicados en el centro de Pereira. Un policía integrante del Esmad resultó lesionado, quien fue trasladado al hospital San Jorge, donde actualmente se recupera.

Las autoridades capturaron tres adultos por los delitos de daño en bien ajeno, ataque a servidor público y asonada, 4 menores de edad que fueron aprehendidos por quebrar vidrios, con la intención de generar caos en la ciudad.

En medio de esta situación, una persona fue arrollada por un vehículo durante los disturbios, quien posteriormente falleció.

Por su parte, en otros barrios de la ciudad se realizaron cacerolazos en rechazo a la propuesta de Reforma Tributaria planteada por el Gobierno Nacional, sin hechos violentos que lamentar.

El alcalde Carlos Maya, hizo un llamado vehemente para que el derecho a la protesta pacífica no se vea entorpecido por hechos de violencia, toda vez que para el día de hoy hay previstas nuevas marchas. Resaltó que si bien la protesta pacífica es un derecho ciudadano, no lo es la violencia.

“El Gobierno de la Ciudad ha sido respetuoso con la marcha pacífica. Hemos dejado claro cuál es su posición sobre la Reforma Tributaria. Si atacamos las estaciones de Megabús, le estamos haciendo un daño a la ciudad. El patrimonio público es de todos. Y si hay daños en el patrimonio público, sus daños los pagamos a los ciudadanos”, afirmó el alcalde Maya. Agregó que, “los negocios particulares no tienen la culpa de la reforma tributaria”.

El alcalde solicitó a los manifestantes que la participación en nuevas marchas, se haga con compostura y preservando el orden público.

Compartelo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *