Estas son las carreras universitarias con mayor demanda en Colombia

Un estudio realizado por el Ministerio de Educación en el año 2022, determinó que las diez carreras universitarias más buscadas por los jóvenes son Administración de Empresas; Derecho; Psicología; Contaduría Pública; Ingeniería Industrial; Ingeniería de Sistemas; Medicina; Ingeniería Civil; Licenciatura en Educación o Pedagogía Infantil; Trabajo Social.

Fuente – RAM / Al respecto, algunos especialistas explicaron que lo anterior puede estar relacionado con una sobre oferta de carreras universitarias. Ellos son el viceministro de Educación Alejandro Álvarez; Óscar Domínguez González, director ejecutivo de la Asociación Colombiana de Universidades (Ascun); y Ana Salazar; analista de Datos de la Fundación Empresarios por la Educación, para indagar sí en Colombia hay sobre oferta de carreras universitarias.

Inicialmente, el viceministro de Educación Alejandro Álvarez, explicó que este fenómeno es una inercia perversa del sistema de educación y actualmente el Gobierno busca una reforma educativa que permita ofrecerle a los estudiantes una amplia variedad de programas; no solo en universidades, sino también en institutos de educación técnica y tecnológica, que son la base del sistema formativo en el mundo.

Por su parte, Óscar Domínguez, manifiesta que no es un exceso en oferta, sino de una alta concentración de profesionales en determinados programas académicos y en ciudades principales del país. Lo que dificulta que no haya disponibilidad suficiente en diversos territorios donde se requiere la prestación de servicios profesionales en diferentes áreas.

A su turno, Ana Salazar insiste en que no se puede determinar cómo sobreoferta en programas universitarios las carreras profesionales, porque la educación superior en Colombia es lo que ocurre después de grado once cuando un joven culmina sus estudios de secundaria e inicia un proceso de capacitación, lo que se considera dentro del rango de educación superior como un sistema integral de post media”.

Por lo tanto, actualmente, las instituciones estarán promocionando un mayor número de profesionales, entonces, ¿en comparación con la oferta de trabajo? Alejandro Álvarez afirma que los jóvenes reclaman carreras más cortas, ya que el sistema productivo está en una etapa de cambio e implica que la educación se adapte a esas nuevas dinámicas.

Óscar Domínguez dijo que Ascun promueve espacios de diálogo con el sector productivo para buscar alternativas que permitan responder a la necesidad de profesiones y graduados en las regiones.

Así las cosas, Ana Salazar, explica que en la medida en que los estudiantes sean capaces de demostrar las habilidades que buscan los empleadores, es decir que haya una congruencia entre el trabajo a realizar y la habilidad del estudiante para hacer la labor, eso ayudará a que muchos jóvenes logren ubicarse laboralmente en medio de su desarrollo formativo”.

Las técnicas

El viceministro Alejandro Álvarez destaca que no se pueden olvidar las carreras técnicas y tecnológicas, que hacen parte de programas universitarios tradicionales y que ofrecen una mejor estabilidad al momento de acceder al mercado laboral, por utilizar un proceso más corto de tiempo en el desarrollo del pensum académico.

Bajo ese entendido, para el director de Ascun, dada la concentración de la oferta de programas en las principales ciudades de Colombia, el número de graduados es superior a la demanda del mercado laboral que se concentra principalmente en determinadas regiones y Colombia requiere cubrir la atención profesional en otras regiones que no están siendo atendidas de manera suficiente.

Al respecto, Ana Salazar señala que aún existe la idea de que los jóvenes no contemplan la posibilidad de estudiar una vez concluido el Bachillerato; sin embargo, los datos oficiales de matriculados en Colombia para 2021 en programas universitarios había 1.568.000 estudiantes aproximadamente; mientras que en 2022 hubo 1.588.000 matriculados. La lectura advierte que hubo un leve incremento de personas formándose en instituciones universitarias u otras.

Igualmente, el viceministro Alejandro Álvarez señaló que las universidades e instituciones tienen en sus manos la posibilidad de modernizar el proceso formativo y que éste se adecúe a las necesidades de los estudiantes y que la reforma que se tramita en el Congreso dará herramientas para que las instituciones públicas y privadas ingresen a ese proceso de modernización y cobertura en ciudades y regiones del país

Por tradición

De la misma manera, Óscar Domínguez asegura que por tradición algunos programas cuentan con reconocimiento por parte de las familias debido a las oportunidades y al aporte del desarrollo económico, los salarios competitivos, las tendencias del Mercado Global y las opciones de movilidad internacional, el impacto social y de bienestar, las posibilidades de emprendimiento.

En el mismo sentido, Ana Salazar, indica que no solo se trata de jóvenes que buscan un empleo en medio de sus procesos educativos, sino que en este momento existe una desalineación en términos de habilidades y eso también afecta la empleabilidad y que está generando un descontento en esas personas que no encuentran trabajo.

Aunque el reconocimiento y la trayectoria en educación de las instituciones es importante en la búsqueda de un futuro, el viceministro Alejandro Álvarez señaló que eso no debe ser la principal motivación, ya que, también debe ser fundamental la calidad de los profesionales. Un factor de suma importancia para la educación pública.

El director de Ascun, afirmó que las instituciones de educación superior están desarrollando diversos programas de apoyo y acompañamiento académico a los estudiantes como parte de sus estrategias que inciden en el acceso, la permanencia y la graduación, mediante alternativas que ofrece programas como los de bienestar universitario, las becas por el buen desempeño en su proceso educativo, el financiamiento directo y los estímulos por la participación en proyectos de investigación, encuentros deportivos y culturales, monitorias, entre otras acciones inherentes a su vínculo con la universidad”.

Por su parte, Ana Salazar menciona que el grupo de individuos en procesos formativos técnicos y tecnológicos aún son una minoría en comparación con quienes integran el nivel de educación superior, porque se debe tener en cuenta que en regiones apartadas muchos jóvenes no conocen como ingresar a un programa de formación en términos de matrícula, qué programa se ofrece, cómo se ofrece, virtual o presencial, y sobre qué programas hay más demanda en relación a carreras técnicas o tecnológicas.

Finalmente, el viceministro Álvarez indicó que la importancia de adelantar estudios a nivel superior, radica en que los estudiantes culminen los programas, para ello, el Gobierno tiene políticas públicas para que los estudiantes reciban incentivos que les permita culminar su formación en educación superior.

Respaldo con recursos

Óscar Domínguez dijo que el incremento de los presupuestos de los gobiernos para el sector educación es una de las mejores evidencias de su interés por facilitar el acceso, la permanencia y la graduación de los estudiantes, pero el programa de Gratuidad (aplica únicamente para estudiar en instituciones estatales) y los estudiantes de entidades no oficiales reciben apoyos del Icetex.

Estas alternativas responden al interés de tantos estudiantes de contar con una formación de alta calidad; sin embargo, es importante destacar que el apoyo es inequitativo cuando se comparan los beneficios que reciben las universidades públicas frente al que obtienen las privadas, lo que pone a los estudiantes que quieren acceder a estas últimas en desventaja.

Las 95 instituciones de educación superior que hacen parte de Ascun cuentan con programas de financiación dirigidos a jóvenes de instituciones no oficiales de los estratos 1, 2 y 3 para estudios profesionales; También ofrecen alternativas mediante becas a estudiantes destacados por su desempeño académico, cultural, deportivo, investigativo; sin tener en cuenta a los estudiantes que quieren ingresar a las instituciones privadas porque no le facilita el acceso al proceso educativo.

En cambio, Ana Salazar opinó que es muy importante tener en cuenta que según los registros del Sistema Nacional de Información de la Educación Superior (Snies) del Ministerio de Educación, la tasa de cobertura bruta en educación superior es cercana al 55%. Lo que indica que no todos los estudiantes estén llegando a educación superior ni que estén cubiertos en la educación superior, entonces, el llamado es a que todas las entidades relacionadas con la educación busquen alternativas para ofrecer una mayor cobertura.

Compartelo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *