El Covid-19 obliga a media humanidad a confinarse para evitar el contagio

RAM / El coronavirus Covid-19 ya obliga a confinarse a la mitad de la humanidad, pese a lo cual avanza a pasos agigantados y está a punto de superar las barreras simbólicas del millón de infectados y 50.000 muertos.

Las restricciones, imprescindibles para salvar vidas, amenazan sin embargo con una parálisis económica y hasta la falta de alimentos por la disrupción de la cadena productiva y el temor al control de las exportaciones.

Estados Unidos, que teme caer en una depresión como la que sufrió hace casi 100 años, vio cómo las demandas de subsidio de desempleo aumentaron en nada menos que 6,6 millones la semana pasada.

En España, que ya batió la cifra de 10.000 muertos, el desempleo subió en 300.000 casos en marzo, una cifra histórica.

La principal agencia de respuesta a desastres en Estados Unidos ha solicitado al Pentágono 100.000 bolsas para cadáveres, y en Francia, la policía requisó un almacén en el mercado central de alimentos de París para depositar los ataúdes de los fallecidos, ante la falta de espacio.

En el cementerio de Sao Paulo, los entierros ya son «exprés», y los velorios sin abrazos. Y Brasil no es un país aún sometido al «tsunami» del Covid-19, la peor crisis planetaria desde la II Guerra Mundial, en palabras del secretario general de la ONU.

«Aquí enterramos unas 45 personas por día, pero en la última semana son de 12 a 15 más. Es mucho peor de lo que vemos en las noticias, esto es grave», dijo un sepulturero del cementerio, bajo anonimato. 

Confinamiento

Más de 3.900 millones de personas, la mitad de la población mundial, ya ha sido invitada u obligada a quedarse en sus hogares para luchar contra la propagación de virus.

Esas medidas, en forma de confinamientos obligatorios o recomendados, toques de queda o cuarentenas, afectan a más de 90 países o territorios. La instauración del toque de queda en Tailandia (en vigor a partir del viernes) es la medida que permitió alcanzar el umbral del 50 % de la humanidad.

Con 950 personas fallecidas en las últimas 24 horas, un nuevo récord, España ya registra 10.003 muertos, y se acerca a los 13.155 muertos de Italia, el país más afectado, seguidos por Estados Unidos, con cerca de 5.000, Francia con 4.000 y China continental con 3.300.

«El confinamiento paralizó la demanda y la oferta. Muchas empresas se quedaron sin ingresos. Y si no hacemos nada, tienen que despedir a sus trabajadores (…) Esto limitará nuestra recuperación», dijo la titular de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, que propone ayudas extraordinarias.

Y mientras los gobiernos europeos discuten entre sí cómo repartirse el enorme fardo del gasto, los mercados siguen enfebrecidos, buscando señales de optimismo donde sea.

Un tuit del presidente Donald Trump, advirtiendo de la posibilidad de un acuerdo de producción petrolera entre Rusia y Arabia Saudita, levantó un 30 % el precio del crudo. Pero la desmoralización volvió a invadir rápidamente a los mercados.

Compartelo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *