• EE.UU. llama a una transición para compartir el poder en Venezuela

    El presidente Donald Trump pidió el martes un gobierno de transición para compartir el poder en Venezuela compuesto por la oposición y algunos miembros del Partido Socialista del presidente Nicolás Maduro, y expuso por primera vez cómo se podrían levantar las sanciones de Estados Unidos, incluso en vital sector petrolero.

    Con la nación sudamericana presionada por las sanciones de Washington, los bajos precios mundiales del petróleo y la creciente pandemia de coronavirus, Estados Unidos reveló un enfoque más moderado destinado a promover nuevas elecciones este año para poner fin a la crisis política venezolana, dijeron funcionarios estadounidenses.

    El secretario de Estado, Mike Pompeo, debía anunciar formalmente el “Marco de transición democrática” del gobierno de Trump para Venezuela, que, según un documento visto por Reuters, ofrece una “ruta de salida” de las duras sanciones si Maduro y sus aliados cooperan.

    La iniciativa se produce menos de una semana después de que el gobierno de Estados Unidos acusara a Maduro y a más de una docena de otros altos funcionarios y exfuncionarios por cargos de “narcoterrorismo”, acusaciones que Maduro, quien cuenta con el respaldo de China, Rusia y Cuba, calificó de falsas y racistas.

    “El régimen está ahora bajo una presión más fuerte que nunca”, dijo a Reuters el representante Especial de Estados Unidos para Venezuela, Elliott Abrams. “Quizás esta presión conduzca a una discusión seria dentro del régimen”.

    La propuesta de Estados Unidos, que Abrams dijo que fue aprobada por Trump, pide que Maduro “se haga a un lado” y que la Asamblea Nacional controlada por la oposición “elija un gobierno de transición inclusivo aceptable para las principales facciones” y luego supervise las elecciones a fines de 2020.

    Pero Abrams dijo que el plan no requería que Maduro fuera obligado a ir al exilio e incluso sugirió que “teóricamente podría presentarse” en unas elecciones.
    RESISTENCIA SOCIALISTA

    Con expertos que consideran que la nación OPEP podría estar entre los países más afectados por el coronavirus, el líder opositor de Venezuela, Juan Guaidó, propuso el fin de semana la formación de un gobierno de emergencia de miembros en todo el espectro político.

    La propuesta estadounidense representa un tono significativamente menos belicoso de la administración desde enero del año pasado, cuando Guaidó invocó la constitución para asumir una presidencia interina, argumentando que la reelección de Maduro en 2018 fue una farsa.

    Maduro llama a Guaidó un títere estadounidense.

    “Hoy anunciamos un Marco de Transición Democrática para ayudar a los venezolanos a escapar de la crisis nacional que la caída de los precios del petróleo y el coronavirus se han profundizado”, dijo Abrams en un artículo de opinión publicado en el Wall Street Journal.

    Pero el éxito del plan, que exige compartir el poder entre la oposición liderada por Guaidó y los oficialistas, dependería en última instancia de que los jefes del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) se vuelvan contra Maduro, la misma estrategia que Guaidó no ha podido ejecutar.

    Las autoridades estadounidenses en 2019 ofrecieron levantar parte de las sanciones individuales a funcionarios y militares a cambio de acciones específicas de Maduro, pero tal oferta no llevó a sus aliados a aceptar un acuerdo, dijeron fuentes familiarizadas con la situación.

    Se considera nuevamente que los oficialistas no estarán de acuerdo con el nuevo plan de Washington. Sin embargo, una nueva oferta de alivio de sanciones busca persuadirlos para que se alejen de Maduro, cuya reacción inmediata, dijo Abrams, “será rechazar esto”.

    Las sanciones individuales contra decenas de funcionarios del gobierno venezolano podrían levantarse tan pronto como renuncien a sus cargos, dijo Abrams.

    Las sanciones económicas más amplias, incluso para el sector petrolero de Venezuela y la compañía petrolera estatal PDVSA, se eliminarían solo después de que Maduro deje el cargo y se retiren todas las “fuerzas de seguridad extranjeras”, una referencia a los operativos cubanos y un pequeño contingente ruso, dijo Abrams.

    Agregó, sin embargo, que la propuesta no tendría un mecanismo para revocar las acusaciones contra Maduro y sus leales. “La gente debería contratar abogados y comenzar a hablar con el Departamento de Justicia”, agregó.

    Al mismo tiempo, el marco exige la amnistía y la creación de una “Comisión de la Verdad y la Reconciliación”, al tiempo que permite que altos oficiales militares, gobernadores y alcaldes permanezcan en sus puestos durante el período de transición, dijo Abrams.

    Según el plan, el Tribunal Supremo y el Consejo Nacional Electoral serían reemplazados y los presos políticos liberados, según el documento del Departamento de Estado.

    Guaidó también renunciaría, pero podría buscar la presidencia en las elecciones.

    Abrams dijo que si se adoptara el marco, habría la posibilidad de recibir ayuda del Fondo Monetario Internacional y la administración Trump también solicitaría al Congreso que apruebe la ayuda.

    Texto tomado de / Reuters

    Compartelo

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *