De lo lógico a lo reflexivo

Se clasifican los seres vivientes en  especies, que para su subsistencia han desarrollado disímiles  métodos de supervivencia. En el reino animal vemos por ejemplo como cada especie, en su instinto natural crean estrategias que les permiten no solo buscar su alimento, sino también la forma de cuidarse y defenderse, en un ambiente agreste que a cada instante genera un peligro inminente, en el cual, cada ser se convierte en la posibilidad alimenticia del otro, (un ser vivo se alimenta del que lo precede en la cadena y, a la vez, es comido por el que lo sigue) en lo que se denomina la cadena alimenticia de unos seres con otros.

Las hormigas y las abejas, en sus instinto natural, en su corto periodo de vida trabajan incesantemente en aprovisionar sus habitáculos o colonias, las fieras en la selva crean verdaderas estrategias para lograr la presa con que alimentar a sus manadas, en un interminable ciclo de vida que preserva su especie, como regla natural de todos los seres vivientes.

Los seres humanos o seres inteligentes, con capacidades creativas, inductivas y analíticas, dentro de todo el contexto de los seres que habitamos el planeta tierra, al igual  que los otros seres vivos, luchamos por nuestra propia subsistencia, pero en nuestro caso, más que por instinto, lo hacemos cimentados en la racionalidad lógica, derivada de la facultad natural denominada inteligencia y es precisamente ahí, donde hemos venido fallando y cometiendo atropellos contra nuestra propia subsistencia, debido en buena parte, precisamente, a que siendo los únicos seres vivientes que tenemos tal facultad no la sabemos usar.

La depredación  actual del planeta no tiene sino un solo responsable; ha sido la mano del  hombre la causante del alto grado de contaminación, la utilización indiscriminada de los recursos naturales, y el desaforo  por producir bienes de capital mediante la transformación de recursos naturales, extraídos de manera inmisericorde de las entrañas de la tierra son los causantes de los inmensos índices de contaminación y polución por los que estamos atravesando y su responsable directo es precisamente el Homo Sapiens o ser inteligente, que en su afán desmedido por lograr acumular riqueza, perdió el norte de lo que verdaderamente somos y representamos para el planeta, que hoy nos pasa factura.

Frente a la pandemia del covid 19 (coronavirus), que amenaza de manera contundente  con diezmar la población de todo el globo terráqueo; es el hombre el único responsable, insanas prácticas, han generado la aparición de incontrolables virus,  los cuales cobran la vida de millones de personas antes de encontrar la vacuna o el control a dicha enfermedad.

Aquí no importa si son de los llamados países desarrollados o los tercer mundistas o subdesarrollados, porque para el virus lo único importante es atacar al ser inteligente, situación aún más diciente, si tenemos en cuenta que la conformación anatómica y corporal de muchos animales, podrían presuponer, que igual estarían en las mismas condiciones de vulnerabilidad, por fortuna no es así, porque,  ahí sí sería el acabose completo…!

Debe servir este encierro obligatorio pero voluntario del ser inteligente y racional, para que desde lo interior reorganicemos nuestro papel frente a nuestro hogar y nuestras familias, frente a la sociedad a la que pertenecemos, pero de manera muy especial y definitiva frente a la casa y el hogar de todos los seres vivos, nuestro planeta tierra.

Compartelo

1 thought on “De lo lógico a lo reflexivo

  1. Que buen y apropiado artículo, gracias. Ojalá a los que son elegidos para dirigir correctamente nuestro país lo hicieran, y a partir de este suceso el cuidar nuestra tierra, nuestros recursos naturales fuera después de la salud y la educación, lo más importante y que en las escuelas,.colegios y escuelas de padres el cuidar el.medio ambiente, nuestra casa ocupe un lugar muy destacado en la formación de las.nuevas generaciones.
    De nuevo gracias por este artículo y Dios quiera que usted continúe reforzando estas enselanzas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *