¿Cuál es la lección del Covid-19?

Nada sucede por azar. Todo fenómeno obedece a unas leyes que gobiernan al universo. Cuando se revisa la historia evolutiva del planeta Tierra, nos encontramos que este ha sido golpeado por muchos cataclismos, ciclones, inundaciones y otras grandes catástrofes, que antes de la aparición del ser humano exterminaron a casi todas las especies vivas que poblaban su superficie. Se puede decir que desde el nacimiento de la Tierra, hace más de 4.500 millones de años, han sucedido miles de tragedias que demuestran que es un planeta vivo, en un período permanente de reacomodo o de ajuste, que puede parecer inexplicable pero que funciona de acuerdo a sus propias leyes. Solamente cuatro verdaderas tragedias han amenazado con su propia extinción: la primera, el choque con otro planeta; luego, los bombardeos de meteoritos; después, el período de glaciación; y, finalmente, la gran extinción o mortandad ocurrida entre los períodos pérmico-triásico, hace 250 millones de años.

El ser humano se ha visto sometido en distintas épocas y, en diferentes sitios, a fenómenos naturales que han provocado la muerte de muchas personas, como es el caso de la erupción de los cráteres de Laki en Islandia, que produjo 6 millones de muertes; o la sequía de la cuenca del río Amarillo en China en 1876, donde murieron 13 millones de habitantes; o el terremoto de Tokio en 1923, con más de 142.000 víctimas. Muchas pandemias también han arrasado con grupos de población muy importantes, como la plaga de Justiniano o la peste bubónica, que mató  

a 100 millones entre los años 541 al 542; o la gripe española o influenza, que apareció a finales de la primera guerra mundial y entre 1918 y 1920 acabó con la vida de cerca de 50 millones de seres humanos; y ni se diga de la epidemia del VIH/SIDA, que desde 1960 hasta la actualidad ha sido responsable de la muerte de más de 39 millones de individuos.

La pandemia actual provocada por el Coronavirus, que ha movilizado a todo el mundo, ha afectado a 194.909 personas, con 7.876 muertes en 146 países. Esta situación nos recuerda que la especie humana no es la dueña de la Tierra, sino que es una más, entre las 7.77 millones de especies actuales que la pueblan. Una lección de humildad que jamás debemos olvidar. El Covi-19 ha llegado, está entre nosotros y ha desatado un pánico colectivo que nos debe invitar a la siguiente reflexión: por mucha tecnología y conocimientos que hayamos desarrollado, las fuerzas de la naturaleza siempre nos dicen que debemos vivir en armonía con el entorno y con nuestros semejantes.    

www.urielescobar.net
@urielescobarb
Uriel Escobar Barrios

Compartelo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *