• Mujeres, Agua y Reconciliación: una iniciativa referente para la sostenibilidad, la inclusión y el desarrollo de la mujer en el campo colombiano

    El programa recibió el Reconocimiento a las Buenas Prácticas de Desarrollo Sostenible por parte de Pacto Global y la Cámara de Comercio de Bogotá, además de ser una de las iniciativas dentro de la Lista de Empresas INspiradoras 2020 de la ANDI.

    Mujeres, Agua y Reconciliación ha impactado comunidades papicultoras en Toca, Boyacá, y se encuentra en expansión en los municipios de Chivatá, Oicatá y Soracá.

    Las familias con las que inició el programa han logrado mejorar su calidad de vida a través de ingresos más estables, mejorando la calidades y volúmenes de producción. 

    Boyacá ha sido históricamente una región con vocación agrícola. No obstante, en las últimas décadas esta labor se ha visto afectada por el desaprovechamiento de la tierra, miedo al trabajo colectivo, bajos ingresos, incertidumbre al momento de definir la producción, roles tradicionales y dificultades para la obtención y manejo de agua, entre otras problemáticas.

    Bajo ese panorama, en el año 2016, PepsiCo, su Fundación y la Corporación Reconciliación Colombia deciden unir esfuerzos para fortalecer las capacidades productivas y sociales de familias campesinas lideradas por mujeres en Toca, Boyacá, para hacerlas parte de la cadena de valor de la compañía, como proveedoras de papa para marcas como Margarita y DeTodito. De esta manera surgió el programa Mujeres, Agua y Reconciliación.

    Este fue diseñado según las necesidades identificadas en el territorio y se desarrolla bajo cuatro ejes de trabajo fundamentales. El primero, el eje reconciliador que busca recomponer relaciones y crear vínculos de colectividad. El segundo eje busca resignificar el rol de la mujer e impulsar la participación de nuevas generaciones en los procesos del campo. El tercero, es el eje ambiental y el manejo del agua. El último eje busca el fortalecimiento de las capacidades y habilidades organizacionales y técnicas para la producción de papa y su comercialización con altos estándares de calidad.

    Desde entonces se ha logrado formalizar un proyecto agrícola sostenible a través de la creación de Asoagrotoca; empresa compuesta por un grupo de 22 familias campesinas, lideradas por mujeres dedicadas al cultivo de papa. A lo largo de estos años, sus ingresos mensuales han aumentado de manera significativa y se ha promovido el relevo generacional con la vinculación de jóvenes a la organización. También, a través de un fondo colectivo, la asociación logró la compra de 5.5 hectáreas de tierra que son desde ya un epicentro de productividad y procesos de investigación, innovación y reconciliación agrícola. Gracias a los logros alcanzados se están desarrollando las primeras fases de expansión junto a campesinos de los municipios de Soracá, Oicatá y Chivatá, en el mismo departamento, con el objetivo de replicar el modelo.  

    Sobre este trabajo, Pilar Rodríguez, líder de Asoagrotoca, comentó que: “Pasamos de producir para sobrevivir a producir para soñar y en todo este proceso reconocemos el apoyo de nuestros grandes aliados. Sin la cooperación como valor central es difícil lograr estos resultados“.

    La ejecución del proyecto se ha realizado desde Reconciliación Colombia con el apoyo de la Fundación PepsiCo. Paralelamente, a nivel comercial, se ha logrado firmar contratos con PepsiCo que garantizan la compra de la papa a precios convenidos por ambas partes. Este es un claro ejemplo de cómo la integración entre diferentes actores y sectores permiten consolidar procesos sostenibles de alto impacto.

    Gracias a sus resultados a nivel productivo, social y organizacional, Mujeres, Agua y Reconciliación ha comenzado a llamar la atención de diferentes organizaciones que reconocen su labor. Este es el caso de Pacto Global Red Colombia y la Cámara de Comercio de Bogotá, quienes, en el marco de la Tercera Edición del Reconocimiento a las Buenas Prácticas de Desarrollo Sostenible, celebrada el pasado 19 de agosto, le otorgaron el primer lugar en la categoría de Acciones que promuevan el emprendimiento en el campo (ODS 5).

    Adicionalmente, por el proceso de encadenamiento productivo con PepsiCo, fue una de las iniciativas reconocidas en la lista de Empresas INspiradoras de la ANDI, publicada en el cierre del V Congreso Empresarial Colombiano. Este reconocimiento destaca los mejores casos de empresas que han logrado resolver desafíos sociales como parte integral de sus estrategias de negocio en Colombia.

    “Estos reconocimientos son un reflejo de este gran proceso. Destacan la importancia del trabajo en conjunto y, principalmente, el esfuerzo de estas mujeres y sus familias. Ellas son las protagonistas de esta historia y las responsables de que este programa siga creciendo y se pueda convertir en un ejemplo para más comunidades de nuestro país. Estamos muy orgullosos de ver cómo ha crecido este sueño y comprometidos con impactar cada vez a más personas del campo colombiano”, comentó Luisa Fernanda Lindo, Gerente de Asuntos Corporativos para la Región Andina de PepsiCo.   

    Esta alianza hizo posible que un grupo pequeño de agricultores se convirtiera en uno de los proveedores de PepsiCo en Colombia, beneficiando a la comunidad, impulsando el empoderamiento de la mujer, reconstruyendo memoria e incentivando el uso de materias primas locales. Mujeres, Agua y Reconciliación es hoy una iniciativa referente en términos de inclusión y de sostenibilidad. El rol de PepsiCo, al partir de la lógica de negocio, se convierte en una herramienta poderosa para lograr grandes trasformaciones sociales en el país.

    Compartelo

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *