• Lactancia Materna, el mejor seguro para nuestros hijos

    Del 1 al 7 de agosto se celebra en más de 170 países la Semana Mundial de la Lactancia Materna, con el fin de fomentar esta práctica natural y mejorar la salud de los bebés de todo el mundo.

     De acuerdo con la OMS y Unicef, la lactancia materna reduce la mortalidad infantil por enfermedades de la infancia como diarrea o neumonía,  tiene beneficios sanitarios que llegan incluso hasta la edad adulta, promueve el desarrollo sensorial y cognitivo, protege al bebé de enfermedades infecciosas y crónicas y favorece un pronto restablecimiento en caso de enfermedad.

    De la misma manera, la lactancia materna contribuye a la salud y el bienestar de la madre, ayuda a espaciar los embarazos, disminuye el riesgo de cáncer ovárico y mamario, ayuda a bajar de peso , es una forma segura de alimentación y resulta inofensiva para el medio ambiente.  Ésta se recomienda de manera exclusiva durante los seis primeros meses de vida del bebé y a partir de ese tiempo, debe ser reforzada con alimentos complementarios al menos hasta los dos años.

    Para tener un periodo de lactancia exitoso, sin contratiempos y obtener todos los beneficios mencionados, es importante contar con acompañamiento profesional, con el fin de encontrar respuestas acertadas a las diferentes inquietudes que surgen en esta etapa.

    Amamantar es todo un desafío, porque casi que estamos imitando la alimentación en el útero, cuando el bebé permanentemente estaba recibiendo nutrientes a través del cordón umbilical. A los recién nacidos puede darles hipoglicemia, entonces lo ideal es que estén ahí pegaditos a la teta, explica Yenny Esperanza Daza, consejera en lactancia materna y cuidados del recién nacido en casa, del programa Con Sabor a Mamá de AXA COLPATRIA.

    Precisamente, para apoyar a las familias en este proceso es que AXA COLPATRIA creó “Con Sabor a Mamá”, una iniciativa que ha tenido bastante acogida, pues les ha permitido tanto a madres primerizas como multíparas despejar dudas sobre la lactancia y sentirse acompañadas en el proceso.

    De acuerdo con Daza, se busca hacer un primer contacto con las pacientes cuando todavía están en gestación, con el fin de efectuar una visita en la que se aclararan dudas y se rompen algunos mitos que las madres tienen sobre el tema.

     “Hay mamás que piensan que nace el bebé, lo empiezan a amamantar y en pocos días pueden reanudar sus actividades sin mayores contratiempos, pero la realidad es que la lactancia exige total dedicación, sobre todo en los primeros meses. Por eso es que ahora la licencia de maternidad es de 18 semanas, porque lo ideal es que ella pueda levantarse, comer, lactar, dormir y que este ciclo se repita durante todo el día”. Comenta Daza.

    Gabriel Sanabria, Líder de Salud de AXA COLPATRIA menciona que entre las complicaciones más comunes que se presentan en el inicio de la lactancia se encuentran, el que la madre tenga pezones invertidos, pezones totalmente planos, grietas, senos muy grandes o que el bebé presente mal agarre. También, algunos padres se inquietan cuando el bebé es muy dormilón y no es fácil despertarlo, posicionarlo y que realice un correcto agarre.

    Otro problema que se pueden presentar es la Ingurgitación mamaria, que es el aumento de la producción de leche. Éste puede acompañarse de calor, dolor y plenitud en las mamas, por lo que se recomienda:

    • Aplicar compresas de agua caliente y masajear las mamas.
    • Procurar que sea el bebé quien vacíe los pechos.
    • Si se dificulta el enganche del lactante, vaciar parcialmente los pechos de forma manual o con sacaleches antes de la toma.
    • Entre las tomas, aplicar compresas frías en las mamas para aliviar el dolor y la tensión.
    • Después de la toma, aplicar unas gotas de leche sobre la grieta y dejarla secar al aire durante unos minutos.
    Compartelo

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *