• Domiciliario delató la fiesta de 41 personas en Usaquén violando aislamiento

    RAM / Un domiciliario a quien los asistentes a la rumba no le pagaron el pedido que hicieron, fue el encargado de denunciar a las autoridades que en una vivienda de la localidad de Usaquén se realizaba una fiesta con más de 40 personas, a pesar de las restricciones de aislamiento obligatorio para combatir el contagio con COVID-19.

    El coronel Nelson Quiñones, de la Policía de Bogotá, indicó que el grupo de jóvenes llevaba alrededor de tres días al interior de una casa hotel ubicada en la calle 117 con carrera Novena.

    El domiciliario hizo la denuncia luego que no le pagaran el pedido de bebidas alcohólicas y comidas rápidas que los participantes de la fiesta habían solicitado.

    Al lugar acudieron unidades de la Policía por Cuadrantes, pero al no permitírsele la entrada pidieron apoyo de unidades del Cuerpo de bomberos de Bogotá, quienes lograron romper un candado del antejardín y luego forzar la cerradura principal.

    Es así como la Policía encontró al interior de la casa a 23 hombres y 18 mujeres, entre ellas algunas menores de edad, que estaban violando la medida de aislamiento obligatoria, le pagaran sus servicios.

    En el sitio, las autoridades hallaron botellas de desocupadas, bebidas energizantes y hasta drogas.

    Compartelo

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *